Personajes / 10 de enero de 2018

Martín Bossi: “La política es una causa perdida”

Estrenó “Bossi Master Show” en Mar del Plata. Cambios culturales, Dios propio, fútbol con Mauricio Macri y citas de Aristóteles.

Martín Bossi: “La política es una causa perdida”
Fotos: Ricardo Tamalet (Desde Mar del Plata)

No le gusta cómo está el mundo. Se lo dice a NOTICIAS antes de hacer la entrevista y lo repite más adelante. Cree que todo está cambiando vertiginosamente por la tecnología y que la crisis también va mutando y aumentando. “Hoy no hay tiempo, tocás un botón, agarrás el celular, entrás a la tele, ves series, vas a Instagram, la alarma de los autos suenan todo el tiempo… Estamos estimulados por distintos sonidos, entonces todos los tiempos son más cortos”. Y él tampoco se considera ajeno: “Cuando veo un partido de fútbol, si hay un lesionado y entra el carrito a la cancha, cambio de canal. Ya no hay tiempo ni para esperar que el jugador se levante”.

Martín Bossi está nuevamente en Mar del Plata, esta vez con su espectáculo “Bossi Master Show”. Desde La Feliz admite que estos cambios culturales que se dieron en los últimos cinco años afectan también a su profesión: “Cuando en el teatro querés cambiar de ritmo, ir a algo más profundo, hacer algún silencio, no lo podés sostener… Prenden el celular, se aburren, tosen, van al baño. La gente está hiperestimulada y para sentarlos dos horas en un teatro a ver un show tenés que cambiar mucho de ritmo, darles mucho color”.

Noticias: ¿El público se siente más protagonista que antes?
Martín Bossi: Sí, porque ahora nadie es oyente, todos tienen su propio canal donde son protagonistas de su historia. La médica de un hospital hace humor y tiene seguidores. Mi hermana, que es abogada, tiene seguidores. Ahora vas a un recital y la gente no lo mira, está filmándolo con el celular.

Noticias: ¿Qué conclusiones saca de todo esto?
Bossi: Estamos siendo controlados mucho más intensamente que antes, porque el celular es un arma de control. Hay cinco o seis señores que manejan el mundo que saben todo de nosotros: los gustos, dónde estás, qué hacés, con quién te comunicás… Es un sistema de pelotudización y control. Estamos en el horno.

Noticias: En lo estrictamente teatral, ¿no cree también que hay demasiado stand-up dando vueltas?
Bossi: Hoy hay 40 millones de actores y entre otras cosas, hacen stand-up. El tema es presentarse en un teatro y que durante un año te vengan a ver y paguen la entrada. Hay mucha inmediatez pero hay poca gente que se mete en un taller de teatro a estudiar, entonces las cosas no se sostienen. Por eso no hay nuevas figuras. No sale nadie sólido. No estudian. Y es el estudio lo que te da solidez. Veo YouTubers y está buenísimo, pero se empiezan a repetir. No tienen técnica ni base.

Noticias: Usted solía jugar al fútbol con Mauricio Macri hace algunos años. ¿Cómo fue ese vínculo?
Bossi: Jugaba al fútbol cuando él no era presidente. Fue muy divertido, pero sólo eran partidos de fútbol… No sé de política ni me interesa. Una cosa es la política y otra la vida. Creo que la política es una causa perdida.

Noticias: ¿Se considera apolítico?
Bossi: Totalmente. No hay una grieta, hay muchas más posiciones. A mí me interesa que al que gobierne le vaya bien, sea del partido que fuera. Cuando estuvo el kirchnerismo, deseaba fervorosamente que Cristina y Néstor transformaran esto en Suecia. Todos los días les deseaba lo mejor. Y ahora le deseo lo mejor a este muchacho… Que se levante y transforme esto en algo mejor.

Noticias: Entonces está de acuerdo con la frase del histórico consejero estadounidense Bernard M. Baruch: “Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione”.
Bossi: Es que la política no tiene que ver con la gente. Hace más de 50 años que somos rehenes de poderes que se pelean por tener la manija sin pensar en la gente. Y en el medio estamos nosotros. Somos 40 millones de rehenes mientras papá y mamá se están peleando. El día que descubramos que estos señores de traje no piensan en nosotros, vamos a tomar determinaciones más inteligentes.

Noticias: ¿Va a votar?
Bossi: Sí. Lo hago por respeto a mi abuelo y a mi papá, pero sé que mi voto no va a cambiar nada. Me hacen el amor un poquito más, un poquito menos, me van a estafar más o menos… Lo único que pido es que los políticos me molesten lo menos posible. Ese es mi objetivo cuando voy a votar.
Noticias: Hace dos años comentó que se había hecho ‘Francisquista’, que el Papa le había devuelto cierta fe que ya creía haber perdido. ¿Sigue pensando lo mismo?
Bossi: Sigo siendo Francisquista. El me trajo un poco de verdad entre tanta angustia que tenía por lo que me habían vendido. Yo partí de una enseñanza católica donde me impusieron diez mandamientos y me dijeron que Dios estaba en todas partes. Imaginate el nivel de subestimación que tuvieron conmigo, contándome la historia de Adán y Eva y de un señor hermoso hollywoodense que se murió en una cruz con la sangre que le caía perfectamente sobre el cuerpo. Francisco, con sus palabras, me ayudó un poco a encontrar mi propia religión, mi Dios, mi historia. Hablo con mi padre, que es Dios, pero no rezo.
Noticias: ¿Y qué le pide?
Bossi: Le mangueo todo, hasta lo más insólito. Y le agradezco. Porque este sol que hay hoy se lo debo a él. A la noche me voy al teatro a actuar y después me voy a mi casa a ver Netflix o un partido de fútbol. Y tal vez mañana salga con una mina que me gusta… Qué más puedo pedirle.
Noticias: ¿Alguna vez necesitó evadirse un poco de la realidad?
Bossi: No, jamás. No sé si habla bien o mal de mí eso, soy muy limitado. Tengo tanto rock encima que nunca necesité. Nunca me puse en pedo ni probé drogas. Diría que soy un alcohólico y un cocainómano sin ingerir nada. Soy el éxtasis caminando, soy un tipo extasiado de la vida, ¿para qué voy a tomar esas cosas? Además, soy abstemio. Cuando tomo alcohol, me duermo. Cuando salgo, a veces las minas me dicen: “tomate una copita de vino” y yo le pongo onda, pero pruebo un dedo y me duermo.

Noticias: Vive sólo desde los 27 años. ¿Cómo se lleva con la soledad?
Bossi: Maravillosamente. Tengo una convivencia buena conmigo. Ojo, puedo sentirme mucho más solo si estoy acompañado por alguien que no me interesa. Pero también hay momentos. ¿Sabés la soledad que se me viene encima cuando salgo del teatro? Es difícil. En el teatro te dicen cosas lindas, te sacan fotos, y de repente, te vas en el auto a tu casa solito con tu alma. Somos todos iguales. La fama es un bullicio momentáneo.
Noticias: Toquemos el tema de su carrera. ¿Le molestan que lo sigan llamando imitador?
Bossi: Es que no hago muchas imitaciones. En este show hago comicidad en un 80%. Aristóteles decía que la comedia era para entretener a la plebe, creía que era un género menor. Si hacés Edipo o si hay muertes, entonces es teatro serio. Si te reís, no. Yo, por el contrario, creo que los actores serios son los que hacen reír. No me disfrazo para que vean que me parezco a otro. Ya no me parezco a nada. La otra vez hice un homenaje a (Juan Carlos) Calabró en lo de Susana y me dijeron: “Martín, te re banco, pero esta vez me fallaste, la voz no era igual’. Me chupa un huevo; es el Calabró que hay en mí. La actuación es un acto de convencimiento.
Noticias: De los actores contemporáneos, ¿a quiénes admira?
Bossi: Me gustan mucho Ricardo Darín, Guillermo Francella, Dady Brieva, Gasalla, Pinti, Casero, Capusotto…
Noticias: ¿Qué le depara este 2018?
Bossi: Voy a hacer en Fox algo muy novedoso que es fusionar géneros. Será una comedia varieté, un “La La Land” actuado, con mezcla de ficción, comicidad, music hall. Es el proyecto más importante que me ha tocado enfrentar en mi vida desde que empecé a trabajar.

Noticias: ¿También lo contrataron de los Estados Unidos?
Bossi: Sí, para Univisión. Hace varios años mi socio, Diego Djeredjian, y mi autor, Emilio Tamer, empezaron a avivarme. Me dijeron: “si querés llegar lejos, la historia está en las redes sociales”. Entonces armé un canal en YouTube y empecé a tirar videos virales. Pegaron mucho en España, México y los Estados Unidos. De hecho, me llamaron de Estados Unidos para que vaya a trabajar durante el Mundial de Rusia en un late night show. Y eso ocurrió por los videos virales. Después vuelvo tres meses al Teatro Astral. Tengo que laburar, no soy ninguna estrella ni un iluminado, soy un laburante.
Noticias: ¿Cómo se ve de acá a diez años?
Bossi: No me proyecto. Soy actor hasta el día que me muera, pero tengo el deseo de dejar una señal. Lo digo humildemente. No soy quién para dar consejos, pero quiero seguir haciendo preguntas en voz alta y ver si alguno las capta. Después quiero seguir transpirando mientras juego al fútbol o al tenis, comer un asado, disfrutar del sol, compartir un vínculo que dure dos horas o diez años con alguna chica que me guste, tener un escenario para poder cantar, bailar y divertir a la gente… Qué más quiero, ¿un auto caro o a la modelo de moda? Olvidate, todo eso es para problemas.

 

Alexis Socco
(Desde Mar del Plata)
@detectivesco