La Balanza / 3 de febrero de 2012

Rolandro Graña

Pasa una tarde viendo vidrieras con hija chiquita e hijo adolescente con cara de aburrido.