Personajes / 16 de marzo de 2012

Diego Golombek (47)

“Dios es una creación cerebral”

Doctor en Biología, conduce “Proyecto G” en el canal Encuentro y dirige un laboratorio de Cronobiología. Alondras, búhos y religión.

Estamos preparados para un mundo que ya no existe. Hay días y noches, pero prendemos la luz y la estufa, los modificamos. En el fondo, seguimos esperando esos días y estaciones

Lejos está Biología de ser la materia más popular en la escuela secundaria. ¿Qué razones pueden llevar a un adolescente a meterse a estudiar el fascinante mundo de la naturaleza en la universidad? Uno, sin temor a caer en lugares comunes, podría esbozar varias respuestas, pero Diego Golombek se encarga de demolerlas todas en apenas una frase: “Nunca fui de esos pibes que salen a quemar hormigas con la lupa o a juntar mariposas”, asegura. Golombek, doctor en Biología de la UBA y conductor del programa televisivo “Proyecto G”, que se emite por el canal Encuentro, fue de todo menos un “niño naturalista”: a los 15 años cubrió partidos de cricket para el diario “Buenos Aires Herald”, también estudió música, tocó varios instrumentos y montó obras de teatro. Hoy, entre facturas, mates que pasan de mano en mano y el bullicio del laboratorio de Cronobiología que él dirige en la Universidad Nacional de Quilmes, habla de todo: Dios como una creación cerebral, la evolución, su azaroso camino hacia la ciencia y las claves para volverla amigable.

Noticias: De chico tenía inclinaciones más humanísticas. ¿Por qué se decidió por la Biología?

Diego Golombek: Muchas veces me pregunté por qué empecé a estudiar una carrera así. Mis recuerdos respecto de la ciencia en la primaria y la secundaria son no recuerdos. Fui con un compañero, sin saber muy bien en lo que me metía, y me anoté. No entendía mi elección, al punto que cuando arranqué me iba bastante mal. El comienzo de Ciencias Biológicas es muy descriptivo y yo me aburría. Tenía mucha admiración por los pibes que se enloquecían observando las nervaduras de una hoja. No la pasaba bien en la facultad de Ciencias Exactas de la UBA.

Más información en la edición impresa de la revista