Política / 30 de julio de 2012

Rebelión en Olivos por una nota de Noticias

Un artículo publicado en esta revista provocó una caza de brujas entre el personal que atiende a la Presidenta en la residencia oficial.

Por

Los empleados de Olivos están enfrentados con la administradora general de la residencia.

Una insólita rebelión se desató entre el personal que trabaja en la Quinta de Olivos. Los empleados que se encargan de atender todos los pedidos de la Presidenta están enfrentados con la administradora general de la Residencia, Mónica Hirschler, a quien acusan de tratar con mano de hierro al resto del staff.

Hirschler es una de las pocas personas en la residencia que tienen acceso a Cristina y responde directamente al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. La intendenta desató una indisimulable caza de brujas entre el personal de Olivos luego de que NOTICIAS publicara que había fallecido uno de los chefs que estaba enfrentado a los Kirchner.

Luego de una ardua investigación, desplazó a dos empleados a sectores donde realizan tareas menores. Hirschler es la que manda. El 16 de julio logró que nombraran a dos personas de su confianza para trabajar junto a ella en Olivos. Se trata de Rubén Germán Gregorini y Carlos Domingo Simón. Este último tuvo que contar con una “autorización excepcional por no reunir los requisitos mínimos establecidos”, según se lee en el decreto 1.126 publicado en el Boletín Oficial. No tiene el secundario completo.