Tecnología / 27 de enero de 2018

Sin volante ni pedales: el futuro de la movilidad automotriz

Por

El Cruise AV es el primer automóvil sin conductor que tiene planificado empezar a fabricarse en 2019, sólo falta que la regulación vial de los Estados Unidos lo apruebe.
Este prototipo está basado en el Chevrolet Bolt EV, aunque carece de cualquier símbolo de GM.

En interior del Cruise AV es despojado, una pantalla táctil en el centro secundada por comandos. Pero el habitáculo tiene una particularidad, le falta algunos elementos esenciales para reconocerlo como un automóvil convencional, no tiene volante ni pedales, ni otros comandos que los reemplacen. De esta manera, el modelo es completamente automatizado, cada dispositivo estará operado por voz o por una aplicación móvil fuera de la instrumental del automóvil.

En el camino hacia el futuro de la movilidad, ninguna automotriz se atrevió a tanto. General Motors fue muy audaz: dio nombre, fecha de lanzamiento y características del primer vehículo autónomo de producción en serie, según los pronósticos de la firma, comenzará a producirse de manera masiva en 2019. Pero antes deberá ser aprobado por el la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico de Autopistas (NHTSA), la institución gubernamental que regula la actividad vehicular en los Estados Unidos.

La automotriz elevó un pedido de solicitud a la entidad para permitir la circulación del vehículo autónomo en tráfico abierto. Eso ameritará realizar 16 modificaciones a las normas de seguridad preexistentes. Dan Ammann, presidente de la compañía estadounidense, declaró que aguardará la autorización del organismo y que el Cruise AV no ofenderá la reglamentación vigente, sino que “la cumplirá de manera diferente”.

La NHTSA respondió con formalismos, declarando que “revisará la petición y la considerará detenidamente”. Si se concede el permiso, GM podrá lanzar hasta 2.500 vehículos autónomos por año para ser operados como servicio de taxi.

“El propósito es humanitario, nuestros vehículos de conducción autónoma apuntan a eliminar el error humano, que es la causa principal en el 94% de los accidentes, para reducir lesiones y muertes”, expresó Ammann. El Cruise AV será autónomo y eléctrico. Toma, las formas estéticas de un Chevrolet Bolt EV aunque con una silueta modificada por sus cinco sensores LiDAR, cuatro radares articulados, 16 cámaras, 21 sensores de largo y corto alcance, suficiente tecnología para alcanzar un nivel de autonomía cuatro.
El Cruise AV fue desarrollado en alianza con Cruise Automation, una empresa de software instalada en California que le da su nombre al vehículo sin conductor. La automotriz hizo la presentación formal del vehículo en el Salón de Detroit a principios de enero de 2018, el Cruise AV será un vehículo que forma parte de la cuarta generación de los vehículos autónomos, que da comienzo a una nueva era de la industria automotriz, donde volantes y pedales serán historia.l