Menú
Sociedad / 29 de enero de 2018

Instagram le gana terreno al periodismo de espectáculos

Tres cuentas en la red social lanzan primicias desde sus celulares con humor ácido. Seguidores fieles y famosos que no se pueden escapar.

Por

Qué hace falta para lanzar una primicia? Un celular, una mirada atenta y, sobre todo, un ejército de seguidores anónimos dispuesto a “cazar” famosos. Las cuentas de Instagram que se meten en el periodismo de espectáculos no paran de crecer y de ganarles terreno a los medios tradicionales. En el último año, fueron tres los perfiles que explotaron: “Follow the caravana”, “Nana in Seúl” y “Chismes de Ker”. En tiempos de redes sociales, nada parece frenar a los chismes 2.0.

A pesar de que cada una tiene un tono distintivo, las tres cuentas se caracterizan por usar el humor como herramienta para contar la vida de los famosos. Critican con acidez los vestuarios, toman partido en los escándalos y lanzan primicias inesperadas. Es que, a diferencia de la televisión o las revistas, estos personajes cuentan con miles de fanáticos desconocidos que pueden tomarle una foto a un famoso en la verdulería, en el aeropuerto o a la salida de un boliche.

En el último mes, por ejemplo, la cuenta “Follow the caravana” reveló una imagen de la reconciliación de Pampita y Pico Mónaco saliendo de “Tequila”, en Punta del Este. Días más tarde, este mismo perfil descubrió que una de las historias que presentó el programa “Ojos que no ven”, de Andrea Politi, era una mentira. Ambas noticias fueron levantadas por los medios tradicionales.

Instagram, la red chismosa

“Nana in Seúl” es la cuenta de Mariana (prefiere no revelar su apellido), una argentina que vive en Corea del Sur. Fue la primera en aterrizar en Instagram hace casi diez años y hoy es la que más cantidad de seguidores tiene: 177.000. “Nana” pasa revista con humor y, sobre todo, con una acidez al borde de la burla. Su cuenta de espectáculos se convirtió en la plataforma que le permite hacer crecer a sus otros dos espacios: “Nana in Seúl brandig” y “Nana in Seúl Viajes”. Pero también, meterse en los chimentos le permitió crear la “Movida dar”, que consiste en hacer pedidos solidarios a sus seguidores. “Empecé como un fetiche. Era algo que me entretenía y me hacía reír junto a un grupo de amigos que después se transformó en la comunidad que es hoy”.

“Nana” fue quien reveló la sorprendente similitud entre un vestido diseñado por Ginebra (la marca de Mica Tinelli) que usó Juliana Awada en una visita oficial a Estados Unidos y otro que había usado meses antes la reina Letizia de España y que había sido diseñado por Carolina Herrera. La observación explotó de inmediato. “Nana” usa, sobre todo, las historias de Instagram, que se caracterizan por desaparecer a las 24 horas. Para ella, las nuevas plataformas entienden mejor a las audiencias. “Los formatos tradicionales están quedando en el pasado. Por ejemplo, en la televisión el programa de una hora es demasiado. La gente quiere cosas más rápidas, más espontáneas, que generen ese ida y vuelta ya. Y eso es algo que la tele y la revista no pueden dar”, cuenta.

Keren Weinstein es quien está detrás de la cuenta “Chismes de Ker”, que nació en Facebook hace siete años pero que con el tiempo se trasladó a Instagram y hoy tiene 65.000 seguidores. “Siento que la noticia es la misma. El tema está en cómo la contás, si elegís el formato informativo o le ponés opinión. Los medios más grandes no pueden jugársela tanto con opiniones. Nosotros podemos decir abiertamente si estamos con Pampita o con la China, por ejemplo”, dice a NOTICIAS.

“Chismes de Ker” fue la cuenta que publicó la primera foto de Agustina Kämpfer y Jorge Rial. “En ese momento todavía no la tenía clara. No le puse marca de agua a la imagen y me la afanaron de todos lados. No hay tantos códigos y hoy es fácil levantar una foto de internet y hacer un copypaste”, cuenta. Desde ese día aprendió.
En las últimas semanas un seguidor le envió una foto de Alejandro Fantino en el aeropuerto junto a su nueva novia, Coni Mosqueira, minutos antes de tomar un avión hacia Miami. “Tengo una sección que se llama ‘Chismes de Ker Hunter’, que son fans caza chismes. Les sacan fotos a las celebrities en situaciones cotidianas y me las mandan. Así surgen muchas noticias”, agrega.

Ese estrecho vínculo con los seguidores es, probablemente, lo que marcó la diferencia con la cuenta “Follow the caravana” que, en sólo un año, alcanzó los 94.000 seguidores. “Una de las cosas que hicimos desde el principio fue responder cada uno de los mensajes que nos mandan. Esa cercanía sólo la permiten las redes sociales”, cuenta una de las creadoras de este perfil.

“Follow the caravana” surgió de un grupo de WhatsApp de siete mujeres que, por ahora, prefieren no darse a conocer. Tienen entre 20 y 45 años. Dos de ellas viven en Europa, dos en Buenos Aires y las otras tres en otros puntos de la Argentina y están unidas por diferentes lazos de amistad o familiares. “Nadie sabe quiénes somos. Entonces, podemos estar con el celular y sacar una foto. Así lo agarramos a Esteban Lamothe solo tres meses antes de que confirmara que estaba separado”, agrega una de ellas.

“Follow the caravana” es la cuenta que más creció y la que más cantidad de primicias propias viene lanzando. Además de seguir la telenovela del verano de Pampita y Pico Mónaco, mostraron imágenes de Facundo Moyano cercano en un boliche a una mujer que no era Nicole.

Nadie puede negar que estas mujeres lograron hacerse un espacio en el periodismo de espectáculos. Y las celebrities tiemblan frente a estas cuentas: pueden esconderse de los tradicionales paparazzi pero no de los seguidores cazachismes.