Menú
Política / 17 de febrero de 2018

Hugo Moyano y Cristina Kirchner: volver a empezar

Por |

.

El tiempo todo lo cura. Al líder sindical Hugo Moyano y a la ex presidenta Cristina Kirchner esa frase les sirve para explicar un acercamiento que, de otra manera, sería inexplicable. Enemigos íntimos desde el 2011, el Gobierno de Mauricio Macri los puso en la misma vereda otra vez y ellos están haciendo lo posible para sacarle jugo. Sin rencores, dejando el pasado atrás.

Pero la reunión que estaría a punto de suceder (aunque todavía no tenga fecha), se cocinó a fuego lento. La negociación no arrancó ahora que Cambiemos puso a Moyano en el centro de la escena mediática, sino que habría comenzado inclusive antes de las elecciones legislativas del 2017, cuando el gremialista esbozó las primeras críticas al Gobierno y Cristina entendió que convenía tenerlo cerca.

Fuentes del kirchnerismo aseguran que los primeros chispazos de esta incipiente relación llegaron a través de Sergio Palazzo, jefe de La Bancaria y el brazo sindical de Unidad Ciudadana, aunque después los canales se habrían expandido: Máximo Kirchner y Walter Correa, diputado del espacio K y secretario general de los Obreros Curtidores, son los dos que en la actualidad tienen llegada directa a Moyano.

Las segundas líneas también comenzaron a confluir. Desde el rincón K admiten que Wado de Pedro y Andrés Larroque tienen abierto un canal con Facundo Moyano, aunque el diputado del Frente Renovador le baje un cambio ante la consulta de NOTICIAS: “No tengo diálogo con nadie del kirchnerismo, salvo con algunos que me cruzo en el recinto”.

Dos datos evidencian que, ahora sí, Moyano está interesado en el encuentro con Cristina. Y ambos surgieron en un estudio de tevé, para que quedara documentado: el primero sucedió el 5 de febrero, cuando abrazó al ex vicepresidente Amado Boudou. El segundo, dos días después, cuando en TN anunció: “Si Cristina me llama y me dice ‘negro, ¿por qué no te venís a tomar un café?’, voy”. La sutileza no es una característica de Hugo.

Arrinconados

La embestida judicial sobre Moyano es otro de los argumentos por los que prefieren estar juntos. “Igual que Cristina, Moyano pelea para defender su libertad y su patrimonio”, sentenció Graciela Ocaña, la mujer que lo tiene arrinconado con sus denuncias. En el Gobierno celebran el acercamiento: “Se une el pasado, para nosotros es todo ganancia”, aseguran.

Mientras organizan la marcha del 21 de febrero, en el entorno de Moyano desconfían: “Cuando Hugo no criticaba al Gobierno no había denuncias. Ahora le tiran a la Justicia. Es demasiado evidente. Aunque no creo que el Gobierno quiera hacer otro papelón como el que hizo con Boudou”, asegura Facundo. El análisis es claro: ante cualquier eventualidad, mejor estar juntos.