Menú
Showbiz / 24 de febrero de 2018

Boom del pop trans

Con Brasil a la cabeza y figuras como Pabllo Vittar, el pop trans se mete en el mainstream musical con discográficas y sponsors detrás.

Por

A70 años de la génesis del Rock, el género que revolucionó la música a mediados del siglo pasado, está claro que para ser disruptivo hoy no alcanza con ser rockero. Y lo mismo pasa con el Pop, nacido más o menos a la par del rock, pero con explosión en los ’70 y los ’80. Entonces, un grupo de voces femeninas, protagonizaron una nueva revolución: Tina Turner, Cher y Grace Jones en la primera ola; Madonna y Cindy Lauper en la segunda. Fueron las reinas del destape sexual y musical femenino que heredaron treinta años después desde Jlo hasta Beyonce, Gaga y Nikky Minaj. Las referentes más cercanas de la nueva corriente de Pop Trans, el rítmo que acompaña la revolución de la diversidad sexual.

En Brasil

Mientras Chile va por un Oscar con la película “Una mujer fantástica”, protagonizada por la actriz trans Daniela Vega, Brasil se convierte en la meca latina del Pop Trans. Nuestro vecino del norte tiene más de un centenar de artistas drags, trans y travestis. Tanto que se ganó ser un par de capítulos en exclusiva de la temporada 2018 del reality “RuPaul’s Drag Race”, conducido por el drag más famoso del mundo (ver recuadro), que emiten en Latinoamérica VH1 y Netflix.

De ese show saltó a la fama quien es hoy una de las máximas estrellas de la música popular brasilera junto con la pulposa Anitta, el travesti Pabllo Vittar, quien abrió además el camino para otras voces.

“El mercado de la música hoy es favorable para nosotras. Las fiestas LGBT son furos. A las discográficas les interesa nuestro material porque saben que suena, y además aparecieron empresas y sponsors que antes no se acercaban”, explica la drag goiana (un municipio de Pernambuco) Aretuza Lovi, la primera beneficiada del “efecto Pabllo Vittar”, que en noviembre firmó contrato con Sony Music,y hoy prepara su primer disco: Mercadinho”.

“El 2017 fue un año increíle para todas nsosotras. Y Pabllo nos representó muy bien. Realmente fue una revolución. Nos visibilizó, puso a la gente a hablar. Este año vamos a seguir la revolución, con buena música y militancia”, se entusiasma Aretuza que debutó en 2012 con el disco electrónico “Striptease” y sonó el año pasado con los hits “Catuaba” y “Vagabundo”. “Ahora Sony me va dar la chance de hacer un disco mucho más pro”, asegura.

Y no es solo Sony. Las empresas buscan en Brasil a las nuevas estrellas trans para anunciar sus marcas. Es el caso de Coca-Cola, que este verano puso a Pabllo Vittar en una de sus latas. “Ven, no tengo igual”, dice la leyenda en la campaña de la gaseosa de la que participan otras nueve figuras de la música brasilera.

“Hicimos una votación para elegir entre 100 artistas y quedaron los 10 que tuvieron más votos. El caso de Pabllo es doblemente deseable. Porque nos permite conectar con el público desde la música pero también desde su militancia”, explica Javier Rodriguez, vicepresidente de Marketing de Coca-Cola Brasil. Y no es la única artista trans citada por una marca grande. Linn da Quebrada fue convocada por una bebida a base de vodka para ser su cara (en el jingle, canta junto a la banda funk As Bahias).

Trans anglo

Primero fueron las modelos transexuales en subir a la pasarela. Después llego el reconocimiento de la diversidad sexual. El mundo del cine y de la televisión se sumaron como ventanas de íconos de la comunidad LGTBQ que antes eran solo del under. “Transparent” tomó el caso del excampeón olímpico y patriarca del Clan Kardashian, William Bruce Jenner, ahora renacido como Caitlyn Jenner, y lo convirtió en serie: un padre de familia que muta de sexo en argumento de ficción.

El mundo de la música no podía ser menos. El primer trabajo musical de la cantante inglesa Anohni (nueva identidad femenina del ex líder del grupo Antony and The Johnsons), “Hopelessness”, salió en 2016. Atrás quedaba esa imagen fantasmal, confusa, sublimada por la voz que había enamorado al mundo con su álbum “I Am a Bird Now” donde incluía una profética balada, “Por hoy soy un chico”: “Un día creceré / Me convertiré en una bellísima mujer / Pero hoy solo soy un chico”. El sueño finalmente se ha hecho realidad.

Otra reconversión fue la del cantante punk Tom Gabel, lider de Against Me. De su imagen rockera cargada de testosterona pasó a la de una cantante folk con vestido floreado tras un tratamiento hormonal y quirúrgico para convertirse en una mujer, y desarrollar una nueva identidad: Laura Jane Grace.

Aunque algunas de sus letras previas con el grupo ya habían dado señales, la publicación del álbum “Transgender Dysphoria Blues” (2014) marcó un después, como narra en el documental “Trye Trans With Laura Jane Grace”, serie televisiva que protagonizó junto a otras figuras del colectivo transexual norteamericano, entre las que se cuenta también el rappero neoyorquino Mikky Bianco, una de las figuras más enérgicas de la escena arty en la isla de Manhattan.