Teatro / 23 de abril de 2018

Entretenimiento seguro

Por

★★★ ¿Qué sucedería si, en nuestra sociedad occidental, teñida por la ancestral impronta judeocristiana, durante una reunión mundana, todos los presentes dijeran lo que realmente piensan sobre quienes los rodean? La respuesta parece simple: un caos total.
No sólo porque la hipocresía gobierna los vínculos humanos de cualquier índole sino también, o esencialmente, a que las cavilaciones mejor guardadas son aquellas que anidan en nuestras cabezas, cual invisibles globos de un cómic, bajo la autoimpuesta consigna de no develarlas jamás, en pos de la buena coexistencia. Groso modo, este es el planteo inicial de la pieza del afamado dramaturgo francés Florian Zeller (1979), ya conocido aquí por “El padre”, excelente obra dramática que protagonizó Pepe Soriano.
En “L’envers du décor” (“El revés del decorado”, tal su título original) se presenta tanto el exterior como el interior de sus personajes: hablan y actúan el uno hacia el otro, mientras expresan la sustancia de sus verdaderos pensamientos a los espectadores, convirtiéndolos en cómplices, para descargar sus deseos, frustraciones y verdaderas naturalezas, más ocultas e íntimas. Como es lógico, una vez entendido y admitido el mecanismo, estamos ante una comedia implacable que mantiene al público en estallidos de risa, gracias a algún que otro brulote e ingeniosas ocurrencias.
El marco argumental es demasiado parecido al de toda la dramaturgia foránea de la actual cartelera comercial porteña: matrimonio de clase media alta, en este caso cincuentón (Gabriel Goity y Carola Reyna), que se reúne a cenar con un amigo de la misma franja etaria (Carlos Santamaría) quién llega con flamante novia, mucho más joven (Muni Seligmann). Entonces quedan expuestas las mentiras piadosas, entre marido y esposa, necesarias para la felicidad y la supervivencia conyugal, y la dificultad de prolongar una amistad, después de la separación de una pareja conocida, con uno solo de sus miembros.
Reyna está sencillamente extraordinaria, Goity muy eficaz, mientras Santamaría y Seligmann acompañan correctamente, bajo la precisa dirección de Carnevale. En suma, resulta ideal para entretenerse. No mucho más.

“Sin filtro” de F. Zeller. Con Carola Reyna, Gabriel Goity y elenco. Dirección: M. Carnevale. La Plaza, Av. Corrientes 1660