Política / 27 de agosto de 2018

Las preocupaciones de los empresarios en los premios Fortuna

Entre bebidas y canapés, qué comentan los hombres de negocios de Argentina. Los temas más calientes: cuadernos, crisis económica y financiamiento de la política.

Por

Este lunes 27 de agosto se reunieron empresarios de distintos rubros en la Bolsa de Comercio de Buenos, donde se entregaron los premios Fortuna. Allí estuvieron hombres de negocios de la talla de Marcelo Mindlin (Pampa Energía), Eduardo Eurnekian (Corporación América), Luis Pagani (Arcor) y Alfredo Coto (Coto), entre otros empresarios destacados, en el cóctel por el que circularon bandejas con bruschettas de salmón ahumado o empanaditas de pollo al curry que se podían acompañar con vino cabernet sauvignon, rosado o gaseosa.

Además de los canapés, otro asunto ineludible para los empresarios era la situación judicial de sus pares de la industria de la construcción que quedaron atrapados en la causa de los cuadernos del chofer Oscar Centeno, quien anotaba todo lo que hacía su ex jefe Roberto Baratta. El sentimiento más repetido era: ¿hasta dónde llegará todo esto? Las respuestas fueron tan disímiles como los interlocutores. Al agrandarse cada vez más la lista de los arrepentidos, resulta casi imposible limitarse solo al contenido de los cuadernos, por lo que no sorprende el caso de Aldo Roggio, quien tuvo que mencionar al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, para obtener la homologación de su “legajo de arrepentido”.

Entre los hombres de negocios también había comentarios que no solo culpaban al gobierno anterior y los empresarios por haber sido cómplices en el reparto de dinero del Estado. También se escuchaban reproches a la Justicia por no haber investigado los casos de corrupción que se habían denunciado durante el kirchnerismo y que los jueces no avanzaron. No quedó afuera de esta crítica el grueso del periodismo que también jugó un rol de aliado durante la primera etapa del kirchnerismo y que ante los primeros casos de corrupción decidió mirar para el costado. NOTICIAS fue una de las pocas excepciones.

Otros dos temas que circularon por el cóctel fueron la actualidad económica del país y el debate sobre los aportantes truchos para las campañas políticas. Este último tema se analizó en conjunto con la causa de los cuadernos y la conclusión fue la siguiente: “Todo esto sirve para que de una vez por todas se pueda analizar la forma en que se financian los partidos políticos”. Este es uno de los grandes debates que se debe la clase política argentina.

Sobre la actualidad económica había dos tipos de posiciones: en el sector Pyme, la alta tasa de interés y la apertura de las importaciones, sumado al enfriamiento en el consumo, los tiene preocupados: “No vendemos nada”, se quejaban. Por otro lado, los empresarios que tienen una parte de su producción dedicada a la exportación estaban optimistas con la suba del dólar, el cual sigue escalando semana a semana. Entre los empresarios que asistieron, había quienes tenían acuerdos comerciales con China. Ellos celebraban.