Política / 7 de octubre de 2018

Operativo reelección de Mauricio Macri

“Estoy listo para competir”, dijo el Presidente en una entrevista en Bloomberg TV. Pacto de gobernabilidad y de superación definitiva del kirchnearismo.

Desde Nueva York, Mauricio Macri se despachó. “Estoy listo para competir”, dijo en una entrevista en Bloomberg TV. El Presidente había hablado en la ONU, había recibido el premio del Global Citizen y obtenido el apoyo de Donald Trump. Necesitaba dar una señal al mundo de que estaba entero. Pero su señal llegaría al país de la mano del jefe de Gabinete. En un acto, rodeado de intendentes bonaerenses, Marcos Peña despejó fantasmas: “No hay plan B. Mauricio va a reelegir”. La señal para afuera, también se repitió adentro.

(Lea también: El aliado del Papa armó un acto con gremios y se metió en la interna de Cambiemos)

El operativo para no gobernar como “pato rengo”, como se le dice en Norteamérica al último año del presidente que no tiene chances de reelegir, tiene sus riesgos. La encerrona que propone Macri excluye cualquier tipo de alternativa, llámese Horacio Rodríguez Larreta o María Eugenia Vidal ¿Y si sigue cayendo en las encuestas? Nadie lo sabe.

Lo de Macri en Nueva York y Peña en el Conurbano podría tratarse de una sobreactuación para mantener alineada a la tropa. Pero resulta contrario al pedido de grandeza que Cambiemos le hace a la oposición: demandar un “pacto de la Moncloa” para sacar adelante al país no es compatible con el discurso verticalista de que el Presidente buscará la reelección. Más de un peronista, aún los moderados, se plantean si vale la pena acceder al histórico plan que el Gobierno reclama. No vaya a ser cosa, piensan, que el país ande sobre ruedas y Macri acceda sin problemas al segundo mandato. Que los usen de trampolín para tomar impulso.

(Lea también: A Cambiemos le llegó la hora de reinventarse)

El gran pacto de gobernabilidad y de superación definitiva del kirchnearismo podría tener como exigencia que Macri también haga su concesión. Pero en Cambiemos saben que eso no se negocia.
“Siempre nos mantuvimos firmes en lo que creíamos. Y desde 2005 que no perdimos elecciones”, le dijo Peña a los intendentes. No hay más dudas: en Cambiemos, el candidato será el Presidente.