Sociedad / 10 de octubre de 2018

Acosos en el Colegio Nacional Buenos Aires: “No nos daba el tiempo para nombrar a todos”

Ema Graña es una de las ex alumnas que se animó a denunciar el comportamiento inapropiado de profesores, preceptores y auxiliares. Es la hija del periodista Rolando Graña y vocera del colectivo.

Por

Acosos Nacional Buenos Aires
Foto: Marcelo Escayola

Ema Graña es una de las ex alumnas del Colegio Nacional Buenos Aires que el viernes 29 de septiembre se pararon frente a las autoridades de la institución, durante el acto de entrega de diplomas, y denunciaron públicamente a docentes, profesores y auxiliares por acoso sexual y abuso de poder. La acusación de las jóvenes generó un revuelo sin precedentes, dentro y fuera del ámbito educativo. “Esta fue la semana más intensa de nuestras vidas. Un montón de gente nos repite que lo que estamos haciendo es revolucionario, que vinimos a cambiar algo muy fuerte”, asegura a NOTICIAS. “Estamos felices y conmovidas”, agrega.

(Lea también: Acosos en el Colegio Nacional Buenos Aires: 25 años después, otra víctima rompe el silencio)

Graña cuenta que el discurso que leyeron fue firmado por 35 chicas, pero que el número de ex alumnas que forma parte de esta acusación asciende a 50. “Algunas se fueron bajando de la firma, otras no quisieron poner su nombre por un tema legal. El discurso que más repercutió fue el del turno mañana, nuestra promoción, porque dimos nombres. Pero en total hubo tres cartas, de los otros turnos, que planteaban cosas similares”, cuenta la joven. A pesar de que buena parte de la comunidad educativa celebró su iniciativa, algunos padres del colegio las cuestionaron: “Nos dijeron que no estaban de acuerdo con que los hayamos mencionado con nombre y apellido. Es decir, no estuvieron de acuerdo con el método pero saben que lo que decimos es verdad. Por eso estamos muy tranquilas. Lo que dijimos, es lo que vivimos”, dijo.

Noticias: ¿Por qué que sucede esto en un colegio de excelencia?
Ema Graña: Desde que entramos, desde que somos chicos, nos inculcan la importancia de este colegio. En algunos aspectos de tu vida, te monopoliza. Para aquel que no hace un esfuerzo por salir un poco, puede llegar a ser un ambiente muy endogámico y un poco abrumador. Igual, más allá de lo que denunciamos, no odio al colegio. Conocí un montón de gente y a nivel académico es muy bueno. Es más, el mismo pensamiento crítico que ellos nos inculcaron es el que nos llevó a volver y replantearnos todo, y hacer lo que hicimos.

(Lea también: Acosos en el Colegio Nacional Buenos Aires: intervención directa de la UBA)

Noticias: ¿Los profesores que nombraron son todos?
Graña: Depende de los casos. Nosotras nombramos a algunos, pero hay muchísimos casos más. No podíamos nombrar a todos porque se nos acababa el año. Son las personas que se nos ocurrieron a partir de las experiencias de las que armamos el discurso, pero hay más profesores y también hay problemas con los alumnos varones.