Menú
Política / 23 de octubre de 2018

Victimización: Carrió y el suicidio

Leandro Alem fue un abogado y político argentino que fundó la Unión Cívica Radical. En 1896 se suicidó disparándose en la sien.
Lisandro de la Torre fue otro dirigente radical que también terminó por quitarse la vida.

(Lea también: Los señalados por Carrió en su enfrentamiento con Cambiemos)

Ellos son las dos figuras históricas con las que Elisa Carrió suele compararse. “No es algo nuevo. Hace más de una década que lo hace”, dice un legislador de su entorno. “Soy como Alem o De la Torre, pero no me voy a suicidar porque tengo fe”, repetía “Lilita”.

En la última semana volvió sobre esa idea. “Si no fuese por la eucaristía diaria ya me hubiese suicidado”, dijo en el programa de Mirtha Legrand. Y luego agregó: “Yo al único que le temo es a Dios. Prefiero morir por decir la verdad antes que ser presidente mintiendo”. Carrió está pasando “su peor año”, según confesó.

En ese sentido, atraviesa uno de los momentos más delicados en su vida a nivel personal y en su carrera política: pasa por un duelo tras la muerte de su hijastro Diego Benítez, acarrea problemas de salud y se pelea con el Gobierno.