Política / 24 de octubre de 2018

La increíble pelea entre Massot y Llach: “¿Hasta cuándo me va a pegar?”

El diputado de Cambiemos, que este miércoles se cruzó con Moreau, protagonizó muchas contiendas. Una vez golpeó al ex vicepresidente del Banco Central.

Por

En la sesión de este miércoles por la Ley de Presupuesto hubo de todo: incluso el intento de agarrarse a trompadas entre Nicolás Massot y algunos diputados del Frente para la Victoria. Sólo la pericia del resto de la Cámara logró que el papelón no pasara a mayores.

Sin embargo, la actitud del diputado oficialista no sorprendió a sus más conocidos. Massot tiene un largo historial de riñas en su vida. “Es muy calentón”, dicen quienes lo conocen de su tiempo de estudiante en la Universidad Di Tella.

El curso de Economía que le tocó al actual diputado será más recordado por su temperamento que por sus dotes deportivos. Es que él y sus compañeros se empecinaban con jugar al fútbol, aunque no tuviesen las condiciones para hacerlo. Y, en muchas oportunidades, la pelota le daba paso a las piñas.

La anécdota más recordada incluye a otro que pasó por la función pública: Lucas Llach, el ex vicepresidente del Banco Central que era profesor de Massot y compañía y que no les caía bien: “era demasiado canchero”, recuerda uno de sus ex alumnos.

(Lea también: Yamil Santoro: más ajuste y eliminar los feriados y las paritarias)

En un partido de estudiantes contra profesores, Llach (de reconocidos dotes deportivos) se cansó de pisarle la pelota al actual jefe de bloque PRO, que reaccionaba una y otra vez con patadas. El profesor no se quejaba.

Pero en un momento Llach intentó quitarle la pelota a Massot y le hizo falta, una normal, según los testigos. Sin embargo el actual diputado reaccionó de una manera exagerada: “¿Hasta cuándo me vas a pegar?”, protestó y al profesor se le subió la temperatura por el descaro de su alumno. El árbitro terminó por expulsar a Llach. Massot se había salido con la suya, una vez más.

Sin embargo no todo terminaría bien para el estudiante. Salió distraído de la cancha en su vehículo, discutiendo con sus compañeros que iban al lado. No vio que el semáforo se había puesto en rojo y se chocó el auto de adelante: con tanta mala suerte que era su profesor de Historia, uno de los menos simpáticos de la carrera.

Fue apenas uno de los ataques de furia de Massot. Pero sus ex compañeros recuerdan muchos otros. Lo que nadie imaginaba era que llevara esos arranques violentos a la Cámara de Diputados, tal como hizo este miércoles.