Menú
Mundo / 26 de noviembre de 2018

La Iglesia Universal y el efecto Bolsonaro en Brasil

En poco más de una década, se volvió uno de los actores principales de la política brasilera. El bolsonarismo como fenómeno.

Por

Poder terrenal. La influencia de la Iglesia en Brasil es amplia. El Templo de Salomón, símbolo de ostentación. Edir Macedo, líder con vínculos políticos transversales.

La Iglesia Universal no se reduce sólo a la actividad religiosa sino que, en poco más de una década, se volvió uno de los actores principales de la política brasilera. Incluso, los especialistas indican que el apoyo que Edir Macedo le dio a Bolsonaro fue clave para que este acabara convirtiéndose en presidente, ya que movilizó la voluntad de más de 8 millones de fieles. Pero esta influencia política no es novedosa para la Iglesia Universal, que hace tiempo que tiene injerencia en la democracia brasilera. Incluso, tiene su propio partido político: el Partido Repulicano Brasilero (PRB).

El PRB fue fundado en el año 2005, como aliado del Partido de los Trabajadores (PT) de cara a las elecciones presidenciales del 2006. José Alencar, que provenía del partido liberal y se había convertido en dirigente del flamente PRB, se convirtió en vicepresidente de Lula da Silva. La alianza con el PT continuó durante la gestión de Dilma Rousseff. El presidente del PRB, Marcos Pereira, fue ministro de Industria y el sobrino de Edir Macedo, Marcelo Crivella, fue ministro de Pesca. Precisamente este último se convertiría, en 2016, en intendente de Río de Janeiro, en un cierre de campaña que contó con la entonces presidenta de Brasil.

(Lea también: Ola Bolsonaro: los guerreros de Dios en Argentina)

Pero la alianza se acabaría en la sesión para votar por el impeachment a Rousseff. El PRB rompió relaciones con el PT y comenzó a acercarse a otros sectores políticos, en especial a quien en ese entonces se mostraba como un candidato marginal y con poca expectativa presidencial: Jair Bolsonaro. El flamante presidente brasilero es evangelista aunque no de la congregación creada por Macedo.

Sin embargo, entre ambos trazaron una relación fructífera que acabó con el entonces candidato acudiendo a una entrevista exclusiva en TV Record, el canal de la Iglesia Universal, en vez de ir al debate con el otro candidato, Fernando Haddad, organizado por el canal O Globo.