Menú
Sociedad / 26 de noviembre de 2018

Ola Bolsonaro: los guerreros de Dios en Argentina

Son los jóvenes de la Iglesia Universal que en Brasil fue clave para el triunfo de Bolsonaro. El crecimiento de los evangelistas más polémicos.

Por

“Altar, altar, altar”. El grito resuena en el amplio templo de la Avenida Corrientes. Un grupo de casi cincuenta jóvenes realiza un saludo marcial de cara al altar y desde arriba de un escenario, un pastor les da la bendición. Luego, se colocan en formación militar y esperan la orden de su jefe para proceder a retirarse, otra vez marchando. Esa fue la presentación en sociedad de los Gladiadores del Altar, parte del movimiento juvenil de la Iglesia Universal del Reino de Dios. Estos jóvenes, que deben ser varones y no superar los 26 años, son los elegidos para llevar adelante lo que ellos mismos llaman la “guerra contra el mal”. Una milicia al servicio de la palabra de Dios.

Mientras la tropa se retira al compás del repiqueteo de sus mocasines contra el suelo, la locutora que los presentó los despide con loas: “Formaremos una nueva generación de pastores guerreros, determinados a hacer la obra de Dios y deshacer las obras del mal. Ellos harán que el Infierno tiemble”, dice, mientras la multitud de fieles levanta sus manos saludando a estos guerreros.

Si bien el video se viralizó la última semana, el evento ocurrió en el 2015 en el enorme templo que la Iglesia Universal tiene en Argentina y se realizó en paralelo con la presentación de las mismas brigadas de Gladiadores en todos los países de América latina. Una demostración de fuerza, de presencia internacional y también del fuerte convencimiento que tienen los fieles de esta religión. Una tropa al servicio de una congregación que siempre tuvo más dudas que certezas a su alrededor y que hizo del secretismo y el hermetismo su bandera. Tanto es así, que luego de que este grupo se diera a conocer, la Iglesia decidió volver a esconderlo y minimizar públicamente el marketing militar que tantas resistencias genera en la sociedad.

(Lea también: Influir en nombre de Dios: el crecimiento de los evangélicos en Argentina)

La Iglesia Universal ya no es sólo una vertiente más entre los varios movimientos que se encuentran dentro del evangelismo, sino que se volvió un importante actor político en la región tras jugar un rol clave en el triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil. El voto del evangelismo fue clave para que el candidato menos pensado se impusiera en los comicios y los fieles de la Iglesia Universal fueron fuertes militantes de esta causa. Su líder espiritual y fundador, Edir Macedo, es uno de los magnates más influyentes del vecino país, que no sólo apoyó públicamente a Bolsonaro, sino que supo también colocar a su sobrino como alcalde de una de las ciudades más importantes: Río de Janeiro. Ahora, a ese gran poder en las sombras le suma una fuerza de choque propia, dentro del marco de una religión que no para de crecer en fieles y de expandirse por 170 países del mundo. Sólo en nuestro país se calcula que la Iglesia Universal reúne a casi 600.000 fieles.

(Lea también: Jair Bolsonaro: una especie de Chávez)

Modelo castrense. El lanzamiento de los Gladiadores del Altar se dio en paralelo en todos los países de América latina. Fueron presentados como la nueva generación de pastores guerreros determinados a hacer la obra de Dios.

Milicia. En este proceso de crecimiento, los Gladiadores tienen un rol fundamental: son los encargados de predicar la palabra de los obispos y de hacer cumplir la obra de su “General Supremo”, tal como se refieren a Dios. Sin embargo, es difícil encontrar información sobre ellos y en las múltiples emisiones televisivas de la Iglesia, la tarea de esta milicia es lo menos difundido. De todos modos, los Gladiadores del Altar existen y están activos en Argentina. Ante la consulta de NOTICIAS, desde la Iglesia Universal explicaron que los integrantes de este grupo no están armados y que el comportamiento militar que se podía apreciar en el video sólo era para cautivar a más jóvenes.

Más aún, aseguran que los protagonistas del video no son argentinos, sino que eran los gladiadores brasileños que fueron convocados para presentarse en el país. “No son un grupo violento ni paramilitar. Lo de gladiadores y el saludo militar es más una cuestión semántica”, afirman. Pero mientras desde la sede argentina de la Iglesia Universal se intenta bajar el tono a las acciones de esta milicia e incluso explican que no se sabe cuántos jóvenes la integran, lo cierto es que su presencia en otros países de Latinoamérica ya ha encendido las alarmas. En Colombia, la página de Facebook de la agrupación fue denunciada luego de que se publicaran mensajes homofóbicos y expresando la necesidad de exterminar a los ateos, mientras que en Perú se trazaron comparaciones con las juventudes hitlerianas luego de que se dieran a conocer imágenes de su vestimenta y el saludo fascistoide que realizaban.

(Lea también: Olmedo en Brasil: festeja el triunfo de la “mano dura” y se siente el “Bolsonaro argentino”)

Pero sin dudas es en Brasil, el país de origen de esta Iglesia, donde la amenaza que suponen los Gladiadores ha cobrado más notoriedad. El diputado federal carioca Jean Wyllys calificó al proyecto como “chocante” e instó a las autoridades a que tomaran cartas en el asunto. Wyllys, el primer diputado abiertamente gay del parlamento brasileño, aseguró que la milicia tenía por objetivo aniquilar a los homosexuales y lo comparó con el grupo fundamentalista islámico Isis.

Pero las sospechas mutaron en preocupación cuando el dibujante Vitor Teixeira fue amenazado de muerte por haber hecho una caricatura en la que mostraba a estos milicianos religiosos como asesinos. Teixeira fue obligado a retirar la imagen de sus redes sociales, pero según él mismo aseguró, siguió recibiendo e-mails en los que lo amenazaban porque había ofendido a Dios.

(Lea también: Moda mano dura: los referentes del bolsonarismo en Argentina)

Desde la sede local de la Iglesia insisten en que el título de gladiadores es “informal” y que cualquiera que forme parte del movimiento joven puede considerarse a sí mismo como uno de los soldados del bien. Sin embargo, un informe del programa de TV peruana “Cuarto poder” reveló que los Gladiadores son algo mucho más grande de lo que se pensaba y que, por eso, preferirían mantenerlo en secreto. De acuerdo con esta investigación periodística se trata de un grupo especial que está dispuesto a dar la vida por Dios y que recluta jóvenes en todos los países en los que la Iglesia Universal tiene presencia. Según afirmaron en Perú, la fuerza de choque religiosa cuenta con más de 4.000 integrantes, aunque esa cifra nunca pudo ser confirmada.

Negocio Universal. La Iglesia cuenta con alrededor de 200 templos en el país. El principal y más lujoso está ubicado en Almagro. Se pagó por el predio 8 millones de dólares, en 2004. Los neopentecostales construyeron un edificio de 2.000 metros cuadrados con lugar para más de 2.500 fieles.

Fenómeno local. En nuestro país, la Iglesia Universal abrió su primer templo en 1989 en Alta Gracia. En el 2004, inauguraron su colosal templo en Almagro, por el que cobraron notoriedad. Adquirieron el predio del antiguo mercado de las flores por 8.000.000 de dólares y montaron allí un salón de dos mil metros cuadrados con capacidad para recibir a más de 2.500 fieles. Esto, sumado a la cada vez más creciente participación en medios de comunicación y a un crecimiento en la cantidad de feligreses, lo volvió un movimiento ascendente. Pero, en paralelo a los fieles, también aumentaron las dudas y sospechas.

Sectores del Gobierno están más que preocupados con el crecimiento exponencial de la Iglesia Universal. “Cierran un teatro y abren otro, tienen un sistema de puerta giratoria de fieles que funciona y que no para de aumentar”, dicen fuentes oficiales. Desde la Unidad de Investigación Financiera (UIF) los vienen siguiendo con atención: aunque nadie pudo probar nada hasta el momento, varios funcionarios sospechan que, detrás de su gran patrimonio, habría algún tipo de actividad ilícita. “Creemos que habría transferencias de dinero desde y hacia el exterior, pero todavía no pudimos comprobarles nada”, explica una alta fuente gubernamental.

Consultados por NOTICIAS, los integrantes de la sede local de la Iglesia niegan cualquier tipo de acusaciones y afirman que están “más que en regla”. Según explican, en nuestro país este credo está registrado como una asociación civil y por tanto no tiene ningún vínculo económico con su contraparte brasileña. “Funciona como un club, con su comisión directiva, un presidente y sus empleados formales, que son alrededor de 400 en todo el país”, detallan y explican que el vínculo con las iglesias de otros países es sólo espiritual. De acuerdo con sus dichos, la Iglesia local se mantiene pura y exclusivamente a través de las donaciones y aportes de sus fieles en cada ceremonia. “Una sola vez recibió dinero del exterior y fue de una federación estadounidense de iglesias pentecostales que aportó parte del dinero para comprar el templo de Almagro”, dicen.

(Lea también: La hora de los neopentecostales)

El show televisivo. La Iglesia Universal paga espacios televisivos en las trasnoches de
Telefe, Canal 9, América y 360 TV.

De acuerdo con la versión de la Iglesia, con el diezmo de los fieles son capaces de solventar los gastos de los empleados administrativos, que cobran según el convenio de Utedyc, y también a los pastores a los cuales la Iglesia les paga un sueldo que figura ante la AFIP como “Subsidio alimentario”. La mayoría de los religiosos vive en los mismos templos y se les otorga, además, movilidad. La Iglesia tiene más de 200 templos en todo el país.

(Lea también: Sintonía entre el Pro y el evangelismo)

La Iglesia Universal siempre se ha movido con hermetismo. Sus pastores no dan notas a medios periodísticos y sus apariciones diarias en las trasnoches de los canales de TV de aire sólo están vinculadas con las ceremonias religiosas. Fue una tarea difícil tratar de entrevistar a sus autoridades. Cuando finalmente accedieron, enviaron a un abogado a dar explicaciones que se encargó de dejar en claro que “todos los papeles de la Iglesia están en orden”. Mucho menos quisieron hablar los integrantes de la Fuerza Joven Universal, brazo juvenil, que entre otros grupos, reúne a Los Gladiadores.

Como cualquier actividad de culto, la Iglesia Universal está registrada en la Secretaría de Culto de la Nación. Con regularidad y extrema prolijidad renuevan su ficha cada año, aunque con una particularidad: desde hace 13 años, cuando se registraron, nunca se presentó a hacer los trámites María Idinei Oracz, quien preside la asociación civil desde hace más de diez años. Siempre acudió un abogado en su nombre.

Desde la Iglesia aseguran que todos los rumores que los involucran en actividades ilícitas no son más que elucubraciones producto de la “envidia” por el crecimiento que esta fe ha tenido. “No sólo hay presunción de inocencia, hay certeza. En 1992, el entonces juez Jorge Ballestero, a cargo del Tribunal Federal N°2 cerró una causa por lavado de dinero que se había iniciado por pedido de Cancillería, e indicó que ni siquiera había indicio de delito”, afirman fuentes cercanas a la Iglesia.

A los funcionarios les llama la atención el poco diálogo que existe tanto con el Estado como con otras instituciones religiosas. A los evangelistas de otras congregaciones eso también les resulta llamativo, aunque consideran a la Iglesia Universal como “poco seria”. Otro de los puntos extraños que rodea a este credo es la fuerte presencia de seguridad privada en cada templo.

Afiches. Las reminiscencias bélicas, presentes en todas las actividades pastorales.

Influencia. La Iglesia Universal brasileña fue creada en 1977 por el obispo Edir Macedo y, en la actualidad, es una de las iglesias evangélicas más importantes del mundo con presencia en más de 170 países.

(Lea también: La Iglesia Universal y el efecto Bolsonaro en Brasil)

Podría parecer insólito, o quizás una casualidad divina, que un grupo religioso como la Iglesia Universal llegue a concentrar US$ 2.000 millones alrededor del mundo. Suena raro: es una verdadera multinacional. Pero la religión y el dinero, a diferencia de lo que suele creerse, tiene mucho que ver. El que patentó esta idea y la hizo famosa fue Max Weber, que en 1905 publicó “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”: en ese texto, el sociólogo alemán investigaba la relación entre el desarrollo del sistema económico imperante y el auge del protestantismo en su país de origen y en otros países de la región. Su razonamiento fue que el crecimiento exponencial de esa religión frente al cristianismo se explicaba porque esa cosmovisión, esa ética, defendía y promovía la realización personal a través del trabajo y del crecimientro patrimonial, que a fin de cuentas, para el calvinismo y para la lógica luteriana, era trabajo ante y para el Dios del protestantismo. “La valoración religiosa del trabajo profesional, sin descanso, constante, sistemático y secular, como el medio ascético más potente y a la vez la condición más segura y más visible del hombre regenerado y la autenticidad de su fe tenía que ser el sifón más potente imaginable de la expansión de aquella cosmovisión, que hemos señalado como el espíritu del capitalismo”, sentencia Weber.

El evangelismo es hijo de aquella Reforma del siglo XVI. Y, de la misma manera en que las ideas de Lutero calzaron justo al espíritu de aquellos tiempos, el evangelismo exaltado que vende la Iglesia Universal penetra por las fibras más sensibles del posmodernismo imperante de la actualidad. Esas ideas van de la mano para el “individuo dedicado al self service narcisista” que describe el filósofo Gilles Lipovetsky, que busca una manera fácil, rápida, poco ideologizada y poco profunda de transitar la vida posmo. Y qué si no eso es lo que transmite la Iglesia Universal: aunque repiten “Dios” de a cientos de veces, este evangelismo multinacional no tiene ni intenta tener una búsqueda intelectual y religiosa profunda, sino una repetición de soluciones fáciles, mágicas, una existencia light y libre de problemas que está sólo al alcance de la Iglesia en once. Sólo hay que creer y, sobre todo, aportar.

En Brasil, la Iglesia Universal dejó de ser sólo un mero actor religioso para expandirse hacia la política, la comunicación y los negocios. Sobre ella, pesan sospechas de lavado de dinero e incluso vínculos con el narcotráfico. Aseguran que son los estratégicos vínculos de Macedo con el poder los que impiden investigaciones. La Iglesia Universal de Dios está lista para librar su propia guerra.