Menú
Clásica / 27 de noviembre de 2018

Elegancia vienesa

Orquesta de Cámara de Viena. Mostró precisión, expresividad y ductilidad desde el inicio, con el “Concierto para cuerdas”, de Stravinsky.

Por

Foto: Liliana Morsia

La Orquesta de Cámara de Viena regresó a Buenos Aires para cerrar la temporada del Mozarteum Argentino, esta vez con Stefan Vladar, director de la agrupación desde 2008. En formato de orquesta de cuerdas, el ensamble presentó un programa tan atractivo como variado: obras no demasiado extensas, de períodos y estilos diversos, en un recorrido musical bien balanceado.

La orquesta mostró precisión, expresividad y ductilidad desde el inicio, con el “Concierto para cuerdas”, de Stravinsky, una de las obras del período neoclásico del compositor, que conjuga giros dieciochescos con rugosidades y desarrollos rítmicos propios del siglo XX.

En el Concierto para piano N°12 de Mozart, Vladar fue un “primus inter pares”. Además de director es un pianista estupendo. Conocedor cabal del estilo, de refinada musicalidad y alejado de virtuosismos vacuos, logró una cohesión camarística con los miembros de la orquesta. Para cerrar su intervención pianística, Vladar brindó una exquisita versión de la Consolación N°3 de Liszt.

“Silouan’s song”, la obra de Arvo Pärt que abrió la segunda parte, fue un momento de inflexión en el programa. Inspirada en los escritos de Silouan de Athos, un monje de la Iglesia Ortodoxa, la obra es una suerte de meditación musical de profunda introspección. El contraste entre la espiritualidad de Pärt y la vivacidad mozartiana, con el Divertimento en re mayor, fue contundente y a la vez armonioso. En el final se escuchó la Suite de los tiempos de Holberg, de Grieg, enérgica, elegante y con sonido aterciopelado. Merecidamente ovacionados, los músicos se despidieron interpretando, fuera de programa, otra breve pieza del genial Amadeus.

Concierto de la Orquesta de Cámara de Viena. Director y solista: Stefan Vladar (piano). Obras de Stravinsky, Mozart, Pärt y Grieg. Mozarteum Argentino. Teatro Colón.