Menú
Economía, Política / 23 de enero de 2019

La insólita incursión de Milei en teatro

Bajo la dirección de Nito Artaza, “El Consultorio de Milei” llenó salas de Villa Gesell, San Bernardo y Mar del Plata. El economista personaje.

Por

Fotos: Chipi González.

Los detractores que intentan ningunearlo ya lo llaman el ‘actor’ y no el ‘economista’. Es que Javier Milei (48), además de volverse un mediático famoso por su salvaje verborragia, está probando suerte en el teatro con una obra llamada “El Consultorio de Milei”, que está resultando un suceso en esta temporada de verano. Bajo la dirección de Nito Artaza, el economista liberal comparte escenario con el periodista Diego Sucalesca, su hermana Karina Milei y el humorista Claudio Rico y ya llenaron las funciones que hicieron en Villa Gesell, San Bernardo y Mar del Plata.

El espectáculo había debutado en diciembre en el teatro porteño Picadilly y la mudanza a la Costa resultó un éxito. A la obra ya la pidieron en Rosario, Mendoza, Tucumán, Córdoba y Corrientes. Y también hay demanda para presentarla este año fuera del país: Uruguay, Miami, Nueva York, Madrid y Barcelona son algunas de las plazas previstas.

(Leer también: Durísimo cruce entre liberales: Milei y Santoro a los insultos)

Milei ya sabe lo que es estar arriba de un escenario: en los años 90 era cantante una banda de rock de nombre “Everest”, donde hacían temas propios y covers de los Rolling Stones. Y ahora también en su vida sentimental está muy cercano al showbiz: su novia es la cantante Daniela Mori (52), famosa por el hit “Endúlzame que soy café”. “Me gusta cómo habla, es una persona que me da mucha confianza, es muy inteligente y por sobre todas las cosas tiene un gran sentido del humor”, dijo ella sobre su novio. Curiosamente, nadie en común los presentó: se conocieron a través de Instagram.

Anarcocapitalismo. El espectáculo se presenta como un consultorio de economía, donde Sucalesca es un paciente que tiene problemas financieros cotidianos y Milei hace las veces de psicólogo económico y lo va ayudando en casa caso, explicándole el porqué de sus males. Las intervenciones humorísticas están a cargo del imitador Claudio Rico, que como lo hace habitualmente en radio, se pone en la piel de personajes disímiles como Néstor Kirchner, Elisa Carrió, Luis Majul, Mauricio Macri, Marcelo Bonelli, Fernando de la Rúa y hasta del propio Milei, jugando a descubrir quién es el verdadero.

El arranque lo tiene al economista enfundado con la Bandera de Gadsden ‘Don’t Tread On Me’ (No Te Metas Conmigo), hoy emblema del anarcocapitalismo, y una canción de punk rock compuesta por el grupo Una Bandita Indie de La Plata, donde la letra tilda a Keynes de ‘basura’ y revela a Milei como ‘el último punk’ (A la mierda los malditos empresarios / A la mierda sodomitas del capital / basta de basura keynesiana / ha llegado el momento liberal / tenemos un líder y él es un gran referente / que al Estado siempre logra incomodar / Javier Milei futuro presidente / Javier Milei el último punk).

(Leer también: Efecto Milei: Frikismo nacional)

Milei, licenciado en Economía en la Universidad de Belgrano y ex arquero en las inferiores de Chacarita, ya es todo un rockstar de traje; en la calle le piden fotos, lo alientan y felicitan. Si bien hay un número importante de público adulto en el teatro, la mayoría que lo sigue son millennials. “La experiencia con la gente en la calle es fenomenal, hay muchas manifestaciones de afecto y todos destacan que les encanta que digo la verdad y cómo dejo en evidencia a los políticos”, le cuenta a NOTICIAS en Mar del Plata. “Y la gente empezó a captar que las ideas de la libertad no son para una élite, sino que son para todos. Los mayores agravios los diseñan los políticos, que defienden sus intereses de casta y yo les resulto una persona muy molesta”, explica.

Y si antes muchos le criticaban su indómita oratoria, ahora los palos también se los dan por esta nueva faceta como actor. “Eso muestra la pésima calidad profesional de algunos, que tratan de descalificarme con falacias, propio de mentes estrechas y rudimentarias. Si mi hobby fuera jugar al golf, entonces para algunos sería mejor economista. Pero como mi hobby es dar conferencias sobre el liberalismo y estar en obras de teatro donde hablo de economía con humor, ¿eso me hace peor economista?”, responde, al tiempo que observa que existen varios ‘enemigos’ de ambos lados de la grieta: “Algunas personas transpiran envidia y resentimiento. Y no solo del lado rojo, hay muchos liberales fracasados también”.

Oferta y demanda. “El Consultorio de Milei” nació cuando junto al periodista Diego Sucalesca comenzaron a subir videos donde se analizaba desde la economía muchos de los males que sufría la gente de a pie en su bolsillo. “Empezamos a subir esos videos a Twitter y en poco tiempo teníamos como 100 mil reproducciones; ahí dije ‘acá hay demanda’”. La idea se la presentaron a Nito Artaza, al humorista correntino le encantó y así se armó este extraño consultorio.

(Leer también: VIDEO | Javier Milei sobre el bono de fin de año: “Es un fascista, Macri”)

“La obra es una charla de economía con humor, a los estúpidos les puede molestar eso, que yo pueda divulgar economía. Es un formato para que todos lo puedan entender fácilmente. Cuando la gente se va de la charla, entendió cómo está la economía argentina y además se divirtió mucho, son dos productos en uno”, contraataca Milei. En el escenario, cuelgan diferentes cuadros: de un lado, sus admirados economistas (Milton Friedman, Robert Lucas) y su perro, el mastín napolitano Conan con sus cachorros. Del otro, el ‘diablo’: John Maynard Keynes. Al final del espectáculo, con un palo rompe una maqueta de papel del Banco Central que desciende del techo.

Noticias: ¿Entonces este consultorio no tiene fecha de vencimiento?
Javier Milei: Voy a seguir. El teatro es un buen mecanismo de divulgación y me divierto mucho. Y mal que le pese a muchos, no dejo de ser economista.

Noticias: Hay algunos candidatos a presidente como Olmedo o Espert que lo quieren para su equipo de economía. ¿Se mete en política?
Milei: Me siento identificado con la batalla cultural, no me interesa hacer nada en política. Siento mucho desprecio, me parece una actividad sucia que se basa en el engaño y en robar al prójimo.

Ahí va ‘el último punk’, enarbolando las banderas del anarcocapitalismo, puteando a todo el arco político (a la cabeza su defenestrado ‘Marquitos Piña’) y vociferando ante cada injusticia. Mientras, la gente se saca selfies, lo abraza, lo rodea y le da aliento. De economista a rockstar, de divulgador académico a actor de teatro. Dos productos en uno.

Alexis Socco (desde Mar del Plata)
Fotos: Chipi González (desde Mar del Plata)