Menú
Mundo / 21 de marzo de 2019

Trump le pasó la pelota a Bolsonaro por Venezuela

El presidente estadounidense recibió al brasilero en la Casa Blanca y le bajó su agenda para el caso venezolano. La respuesta de Caracas: dos jefes de estado “grotescos” que hacen “apología de la guerra”.

Por

"Sé exactamente lo que quiero que pase en Venezuela", le dijo Trump a Bolsonaro.
"Sé exactamente lo que quiero que pase en Venezuela", le dijo Trump a Bolsonaro.

Donald Trump recibió ayer a Jair Bolsonaro en la Casa Blanca. Hubo intercambio de camisetas de fútbol y el presidente de los Estados Unidos le pasó al brasilero la pelota en el tema  Venezuela: “todas las opciones para resolver la crisis en Venezuela están sobre la mesa”, dijo el magnate .

Sé exactamente lo que quiero que pase en Venezuela, pero vamos a hablar sobre un montón de opciones diferentes”, redondeó Trump en la conferencia de prensa antes de la reunión en privado.

“Lo que ocurre en Venezuela es una vergüenza. Es difícil creer que uno de los países más ricos es ahora uno de los más pobres”, insitió el presidente estadounidense y repitió su llamamiento a los militares venezolanos para que dejen de apoyar a Maduro, que “no es más que una marioneta cubana“. “El crepúsculo del socialismo ha llegado a nuestro hemisferio”, sentenció.

(Leer también: El New York Times le da una mano a Maduro)

Desde Caracas la respuesta no tardó en llegar. El gobierno venezolano rechazó las “peligrosas declaraciones sobre Venezuela realizadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, durante su encuentro en Washington”.

“Resulta grotesco ver a dos jefes de Estado con responsabilidades internacionales hacer apología de la guerra sin destemplanza alguna, en flagrante violación de la carta de Naciones Unidas”, indicó el Gobierno en un comunicado, publicado por el ministro de Asuntos Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, a través de su cuenta en la red social Twitter.

Venezuela también mostró su preocupación por la “influencia guerrerista” de Estados Unidos sobre Brasil, e indicó que los presidentes de ambos países “reflejan las ideas más retrógadas para los pueblos de la región”.