Menú
Costumbres / 22 de marzo de 2019

Intentan eliminar impuestos en toallitas y tampones

Un colectivo de mujeres impulsa una campaña para establecerlos “de primera necesidad”, garantizar la provisión gratuita de estos en instituciones públicas y la investigación de estadísticas oficiales sobre sus efectos.

Por

“MenstruAcción” es el nombre de la campaña de mujeres para visibilizar que la menstruación es un factor de desigualdad de género. Desde el 8 de marzo de 2017, realizan colectas de productos para donar a sectores vulnerables y asesoran a legisladores para presentar proyectos de ley para la quita del IVA a toallitas y tampones, y la provisión gratuita en escuelas, hospitales y cárceles.

“En un contexto donde 7 de cada diez personas pobres son mujeres, consideramos que el Estado debería tomar acciones sobre el gasto menstrual, que es fijo, obligatorio y muy alto”, afirmó Candelaria Botto, economista y activista en MenstruAcción, en diálogo con Revista NOTICIAS. Una sola persona gasta más de dos mil pesos por año en estos productos, según calculó el grupo.

(Leer también: Movimiento mundial: activistas de la menstruación)

Quieren que la menstruación deje de ser “cosa de mujeres”, y por eso, promueven la eliminación del tabú. Reciben donaciones de toallitas, tampones, copas menstruales y protectores diarios a través de su página web y, en dos años, han recaudado más de 12.000 productos de “gestión menstrual” (como denominan a las conductas adoptadas durante su ciclo por las mujeres). Hasta el momento, participaron en la elaboración de once proyectos de ley presentados a nivel nacional y local para que el tema se transforme en un asunto público.

Botto explica que el propio nombre de la campaña es una declaración política. En el mundo, hay más de cinco mil eufemismos para no utilizar la palabra menstruación: “Andrés, el que viene una vez al mes”, “la regla”, “el período”, “indisposición”, etcétera. “La idea es sacarle el estigma a este fenómeno que nos va a acompañar casi cuarenta años de nuestra vida”, afirma la economista.

El equipo, conformado por economistas, diseñadoras, ilustradoras y una comunicadora científica, Agostina Mileo, la creadora del proyecto, denuncia que los altos precios en este tipo de artículos incide en el ausentismo escolar y laboral. Además argumentan que quienes no pueden adquirirlos por cuestiones económicas, son propensas a incurrir en prácticas insalubres, generando riesgos de infecciones e infertilidad.

(Leer también: Entrevista a Agostina Mileo)

Los proyectos de ley que impulsan tienen tres ejes fundamentales: la quita del IVA a los productos de gestión menstrual para establecerlos como “de primera necesidad”, la provisión gratuita de estos en instituciones públicas y comunitarias y la investigación de estadísticas oficiales que esclarezcan la situación de la gestión menstrual. Hasta el momento, no hay información fidedigna sobre las consecuencias de la exposición vaginal a largo plazo a toallitas y tampones.

Se llama “impuesto rosa” al sobreprecio que algunas empresas de consumo masivo tienden a ponerle a productos destinados a mujeres. En Estados Unidos se estimó en un promedio de 7% adicional y en la Argentina, se pudo conocer que los analgésicos, los desodorantes antitranspirantes y las maquinitas de afeitar, son más caros cuando vienen con etiqueta rosa.