Menú
Personajes / 8 de abril de 2019

Gabriel Rocca: “Tuve que aprender a bajar decibeles”

Fotógrafo consagradísimo, presentó su retrospectiva en la Usina del Arte. Moda, rock nacional y problema sintomático en la visión.

Gabriel Rocca
FUTURO. Tiene dos hijos, Salvador, director de filmación, y Santo, actor: “Les transmití mi pasión por Spinetta y el arte”. Foto: Juan Ferari.

Moria Casán y su pecho pintado de dorado. Pampita encadenada. Juana Viale desatada, solo vestida con zapatos. Susana morocha. El Potro Rodrigo en taparrabos sobre un toro mecánico. Charly García vestido de primera comunión. Carlitos Tévez llegando desde el espacio. Luis Alberto Spinetta burlándose de un policía en dictadura. Pappo arriba de un escritorio “tocando” una calculadora. Estas imágenes se encuentran en la muestra “Rocca en la Usina – retrato argentino”, una retrospectiva del fotógrafo Gabriel Rocca en la Usina del Arte.

Están casi todos, ya sea de cuando era fotógrafo de la revista Pelo, la publicación de rock argentino que fue parte de la resistencia cultural de los ’70, o de cuando reinventó la moda y la convirtió en cool en los ’90. Gabriel Rocca, este hombre que entre su ojo y su lente congeló en imágenes a los personajes de la cultura popular argentina, parece sencillo, sin pelo en la cabeza pero con una barba tupida y con sus zapatillas All Star que sólo se saca “Para algún evento especial”. Al hablar, sonríe con todo su rostro y no tiene problema en hacer de fotógrafo a un grupo de mujeres que quieren un recuerdo con la gigantografía de Ricardo Darín. Parece no tener real noción de la envergadura de su obra. Para él, esto fue trabajo: como fotorreportero, como fotógrafo de publicidad o haciendo los portfolios de “Sábado bus”. Nunca pensó en revolucionar nada pero lo hizo.

Noticias: ¿Cómo llegó la propuesta para esta muestra?
Gabriel Rocca: El 20 de diciembre me llamaron del Gobierno para inaugurarla el 6 de febrero y me parecía imposible recorrer tantos años en ese tiempo. Me reencontré con el material y con mi gente, como Eva Coscia, mi laboratorista histórica. Un montón de personas a las que llamé en situación de emergencia: “Hay que buscar todo lo analógico”. Con los años, el celuloide se degrada y esto tenía décadas, de los años ’80 y ’90, casi 40 años. Había que procesarlo en poquito tiempo pero llegamos.

Noticias: ¿Qué piensa del rock nacional de aquel entonces y la escena musical actual?
Rocca: El rock nacional propiamente, así como lo llamamos hoy, tuvo una época. No fue sólo la escena musical, fue un movimiento artístico en un momento del país muy terrible. Charly García cantaba “Alicia en el país” y entendíamos sin entender. Sin poder decir nada, nos formaron. Se la estaban jugando. Y Malvinas… Se organizó el Festival de la Solidaridad en Obras. Fue mi primera tapa para la revista Pelo. Fue fuerte estar en el escenario con Charly, León (Gieco), (Raúl) Porcheto, Nito (Mestre). Estábamos diciendo “Esta guerra está mal” pero también juntamos cosas –que nunca llegaron– para mandar porque todos conocíamos a alguien que estaba allá. Soy de la clase del ’62, la que fue al Atlántico Sur. La mitad de mis amigos del secundario fue a Malvinas. Me salvé por número bajo. El movimiento del rock solidario fue maravilloso. Hace unos diez años pasó la tragedia de la Escuela Ecos, que está expuesto porque me reencontré con lo bueno que es colaborar entre la fotografía y la música para generar conciencia.

Gabriel Rocca
“Nunca hay un enrosque para que alguien se quite la ropa. Cuando dicen ‘el desnudo cuidado’, nunca cuidé ningún desnudo. Trato de que salga estético
y sensible”. Foto: Juan Ferrari

Noticias: ¿Cómo llegó a la revista Pelo?
Rocca: Fue mi primer trabajo. No era fotógrafo, estudiaba música en el Conservatorio de San Martín. En Ezeiza se hizo el recital Prima Rock y fui a sacar fotos. Como era caradura, me metía por cualquier lado e hice fotos lindas porque, aunque no supiera, me atraía la imagen. De caradura fui a la revista Pelo, vieron mis fotos y me dijeron: “¿Podés cubrir un recital?”. Así fue, casi sin darme cuenta. Tenía 19 años.

(Leer también Fotografía: el mundo en colores)

Noticias: También hizo tapas de discos.
Rocca: Sí, decidí exhibir varias significativas: una de Los Fabulosos Cadillacs con un fondo con un paisaje como si fuera Hawaii. En esa época, sin Photoshop, se pintaba a mano con lupa y pincel. También la tapa de “Sandra y Celeste”, un grito gay ensordecedor. Las empresas que pegan los afiches se negaban a aceptar el trabajo.

Noticias: Quien mire sus fotos ve la obra de un artista pero lo desplegó en una industria: la música y la moda.
Rocca: Tuve que vivir. Cuando pasamos de la música a la moda, fue una transición. El rock comenzó a vestirse, a usar ropa de marcas. Y las marcas se acercaron a personajes que convocaban desde lo artístico. Con mi socia por 18 años, Andy Cherniavsky, y ya como productora, en el ’92 en Obras Sanitarias, aquel templo del rock, hicimos el primer desfile de Via Vai, la marca de Alan Faena y Paula Cahen D’Anvers. Charly García cerró el desfile estrenando su versión del “Himno Nacional”. Las modelos se habían convertido en celebrities. Y con esa mezcla, Obras se llenó. Fue la primera marca argentina que fusionó la moda con el rock, fue un quiebre y mi paso hacia la moda.

Noticias: ¿Hoy cómo trabaja?
Rocca: Tengo mi estudio y mi productora y trabajo de lo que me apasiona. Vivo de esto y lo haré hasta el día que me muera.
Noticias: ¿Aún siente esa pasión por la fotografía?
Rocca: Hace años que no saco fotos sólo por sacar. Juana (Viale), mi amiga, a quien fotografía desde que tiene 16, me llama y me dice: “¿Hacemos fotos?”, “¿Para qué?”, “Para hacer”. Lo disfruté. De ese día es la foto de Juana desnuda sentada en una silla con la que abre la muestra. Eso lo perdí, esa cosa de hacer por hacer, por jugar. Añoro eso.

Noticias: Muchos de los personajes están desnudos, ¿cómo logra eso?
Rocca: En la muestra hay frases en las paredes de quienes fueron fotografiados, todos muy generosos –Graciela Borges, Darín y una de Julieta Ortega que dice: “Cada vez que hacíamos fotos veía el revuelo que causaba y me preguntaba, ¿por qué hice esto? La respuesta era la misma, porque estaba Rocca detrás del lente”. No logro nada, lo logran los personajes. Nunca hay un enrosque para que alguien se quite la ropa. Lo hablamos y entendemos hacía donde vamos. Cuando dicen “el desnudo cuidado”, nunca cuidé ningún desnudo. Trato de que salga estético y sensible.

(Leer también: Por qué le dicen “Frozen” a Juana Viale)

Noticias: ¿Lo moviliza eróticamente?
Rocca: Si te estoy sacando fotos, sos una manzana. Quiero que salga bien, que al espectador le llegue algo. Sé qué te tengo que decir para que salga así. Me gusta dirigir y logro que el personaje confíe en mí. ¿En el momento se genera algo erótico? No.

Gabriel Rocca
PARADOJA. Conoció a su pareja como paciente, cuando tuvo un problema en su “ojo bueno”, con el que saca fotos. Foto: Juan Ferrari.

Noticias: Tiene dos hijos…
Rocca: Sí, Salvador (24) que es director de filmación y Santo (20) que es actor. Les transmití mi pasión por Spinetta, que escucho día por medio, y por el arte. Estoy en pareja hace cinco años con Gaby Piccoli que trabaja en medicina alternativa.

Noticias: ¿Cómo se conocieron?
Rocca: Como paciente. Tuve un desprendimiento de retina en mi “ojo bueno”, el ojo con el que saco fotos. No vi más.

Noticias: Muy sintomático, justo un fotógrafo…
Rocca: Sí, fue emocional, un llamado de atención. Me pasó de golpe. Vivía al palo y me hizo bajar decibeles, calmarme y ver la vida de otra manera. Cuando trabajaba, no existía el descanso, ni siquiera para almorzar. Saco fotos y me transformo. Todo era válido. Ahora ya no.

Por Constanza Guariglia
@congua