Menú
Personajes / 10 de abril de 2019

Mauricio Dayub: “Me cuesta la vida de los adultos”

Protagoniza “TOC TOC” y “El equilibrista” y será parte de la serie sobre Maradona. Paternidad, anti mandatos y anti parámetros.

Mauricio Dayub
Fotos: Pablo Cuarterolo. Agradecimientos: Maquillaje: Cele Giraudo. Ropa: M.I.A./Bolivia. Locación: Alchemy. @alchemy.ba

Desde hace nueve años Mauricio Dayub se sube al escenario para protagonizar “TOC TOC”, obra récord con más de 2.600 funciones que se presenta en el Multiteatro. Y este año sumó el unipersonal “El equilibrista” en el Chacarerean Teatre. Actor de raza, elige cuidadosamente sus trabajos. Después de todo, quiere compartir tiempo con su hijo Rafael (6) y con la mujer que lo acompaña desde hace 19 años, Paula Siero.

Amable, reflexivo y, quizás, un poco indómito, Mauricio asegura: “No hago lo que se supone que hacen las personas de mi edad”. Y lo muestra con sus rutinas: tiene un monopatín con el que va y viene. “Estoy pensando en comprarme uno eléctrico para ir al Multiteatro. El que uso es a pulmón y no me da”, aclara.

Noticias: “El equilibrista” muestra parte de su historia familiar, ¿cómo fue hurgar en el arcón de los recuerdos de su infancia?Mauricio Dayub: La idea surgió porque estamos viviendo cosas propicias para la adulteración. Todo parece que es, pero no es. Nos arreglamos con sustitutos y vi que al teatro le pasaba lo mismo: todo subía al escenario y ya no era el teatro en el que me formé. Siempre hurgo en el arcón de los recuerdos porque escribo sobre las primeras cosas aprendidas. Mis recuerdos están ligados a mi infancia en Paraná, adonde vuelvo seguido porque están mi madre y mis hermanos. Es un lugar del que no me fui del todo.

(Leer también: Teatro: crisis y oportunidad)

Noticias: Se fue para ser actor. ¿Cómo fue esa partida?
Dayub: Me mudé a Santa Fe con la excusa de estudiar Economía porque le gustaba a mi papá, que buscaba un futuro para mí. Fui cuatro años a la facultad, aprobé doce materias y ninguna fue matemática o contabilidad. Me gané la vida como boletero, acomodador, administrador de teatro, pinté casas, vendí cosas en los colectivos. A los cinco años de mudarme a Buenos Aires me planteé volverme, si no podía hacer el teatro que creía importante. Y me salió una coproducción de una película, además de una obra de teatro que funcionaba y era muy elogiada, “El primero”. Ahí me di cuenta de que entre el público y yo había romance. Sentía que en el escenario era donde tenía que estar.

Noticias: Y ese romance no se cortó nunca…
Dayub: No. Entreno porque creo que el teatro es que te hagan imaginar y no que te muestren o cuenten. Para “El equilibrista” aprendí a caminar sobre una cinta y a tocar el acordeón.

(Leer también: Gonzalo Heredia: “Ir al teatro es un acto de fe muy grande”)

Noticias: ¿Cómo convive “El equilibrista” con “TOC TOC”, que lleva nueve años en cartel? ¿No se aburre?
Dayub: No, porque hacer reír es lo más lindo. No me canso porque el arte de la repetición es extraordinario, aunque tuve que desarrollarlo y encontrarle cosas nuevas para seguir sintiendo ese deseo. Los que padecen un TOC sienten alivio de que se hable del tema y que la gente lo pueda tomar a la risa, como algo natural.

Mauricio Dayub
Fotos: Pablo Cuarterolo. Agradecimientos: Maquillaje: Cele Giraudo.
Ropa: M.I.A./Bolivia. Locación: Alchemy. @alchemy.ba

Noticias: Lo nombraron padrino de la Asociación Argentina de Síndrome de Tourette, el TOC que sufre su personaje.
Dayub: Sí, siento orgullo. Con estas cosas el teatro cumple con un objetivo vital, superior al entretenimiento. Entretener es hermoso, pero producir un cambio en el espectador o ayudar, lo torna sagrado. Me gusta cuando me paran en la calle y me cuentan que ver alguna obra que hice les inspiró un cambio o los impulsó a tomar una decisión. Se trata de animarse. Yo hago sobre el escenario lo que no me animo a hacer en la vida.

Noticias: ¿En qué lo modificó “TOC TOC” personalmente?
Dayub: Tengo hábitos que no llegan a ser TOC porque si no los hago, puedo seguir viviendo. Soy especial con el orden y la limpieza. Mis cosas siempre están ordenadas, ubico todo simétricamente. Es un tic.

(Leer también: Ricky Pashkus: “Conseguí mucho por ser obsesivo”)

Noticias: Contó que su hijo, en la casa de un amiguito, vio al padre y le preguntó si no tenía función.
Dayub: Claro, Rafael tiene seis años y desde que nació, todas las noches tengo función. Pero tiene que ver con un momento de la vida. Me cuesta la vida de los adultos, no me gustan los cumplidos, los bancos ni los remedios. Me gusta la expectativa, la euforia, la posibilidad. Lo que me tocaría hacer, por mi edad, no es lo que estoy haciendo.

Noticias: Es un hombre que va contra la corriente: fue papá grande y hace lo que quiere, en el momento en que tiene ganas. ¿Es así?
Dayub: Es verdad. En un espectáculo escribí algo así como que soy de grande lo que imaginé que iba a ser cuando era chico. Aunque no cotiza en el mercado, soy como me parece y no como dicen que hay que ser.

Noticias: ¿Cómo es Mauricio papá?
Dayub: Creí que no me faltaba nada, y cuando Rafael nació, me di cuenta de que me faltaba lo principal. Comparto lo que puedo compartir. No puedo estar horas jugando a jueguitos porque soy de otra generación y no encuentro la ilusión de perder vidas virtuales. En cambio, compartimos lo que se parece a lo que jugaba cuando era chico: tengo mi monopatín, él tiene el suyo y nos tiramos de rampas. Vamos a nadar, a la plaza. Lo saco de lo virtual.

(Leer también: Millennials: Cuáles son las 10 palabras que más utilizan y qué significan)

Noticias: ¿Qué comparte con su mujer, además de la profesión?Dayub: Compartimos 19 años juntos. Nunca nos casamos. Desde que llegó Rafael, pensamos qué hace cada uno, quién trabaja y quién se queda en casa. Paula decidió estar cerca de Rafael y mientras escribe cine. Escribió y dirigió “El agua del fin del mudo” y da clases de yoga. Su perfil no tiene que ver con la exposición.

Noticias: También elige el perfil bajo.
Dayub: Diría que soy de un bajo perfil auténtico porque últimamente parece que está bueno decir que sos de bajo perfil pero estás en la tele todo el tiempo. No hace falta el escándalo para trabajar. Mi trabajo me lo trae el trabajo anterior. Un electricista me hizo un elogio maravilloso. Después de ver una de mis obras le dijo a su mujer: “El que viste no es el Mauricio que te conté, mi cliente es otro, yo no lo conocí en el escenario”.

Noticias: ¿Por qué no hace televisión?
Dayub: Porque hago teatro. Los primeros años de “TOC TOC” hice “Guapas”, y “Quiero vivir a tu lado”. Luego participé del unitario “Otros pecados” y coproduje las obras “Bajo terapia”, “Todas las rayuelas” y “Casados sin hijos”. Hago trabajos que me permiten hacer teatro todas las noches. Este año interpretaré a Coco Villafañe, papá de Claudia, en la serie de Diego Maradona. Me gusta levantarme temprano, me cuesta la noche. Ningún festejo amerita quedarse hasta pasada la una de la mañana. Los parámetros dicen que a determinada edad se puede tal cosa y creo que cada uno puede hacer lo que quiera porque no depende de la edad sino del ímpetu.

(Leer también: Peter Lanzani: “En el amor, vengo de malas rachas”)

Noticias: ¿Cómo vive el empoderamiento de la mujer?
Dayub: Festejo todo lo que termine con la hipocresía. Está bien decir que te retrasaste por culpa del tránsito y estás a cinco minutos. Pero se nos fue la mano. Que se haya organizado el Colectivo de Actrices  Argentinas para resolver lo que le ha hecho daño a tanta gente, me parece para aplaudir. Solo que refleja que las actrices hacen lo que debería haber hecho el Estado. Refleja el desastre de la clase política. Hemos crecido en muchos rubros pero la clase política no ha crecido y sigue siendo marquetinera, para recibir votos y seguir robando. La grieta es la superficialidad con la que tratamos los temas. Escuchar a alguien para saber si está de un lado o del otro es banalizar lo que dice.

Por Liliana Podesta
@lilianapodesta