Menú
Ciencia / 23 de mayo de 2019

Carrera espacial: ¿querés mandar tu nombre a Marte y juntar millas de viajero frecuente?

A poco más de 48 horas de lanzada la campaña, 2.791.017 personas enviaron los datos. 15.890 son nombres argentinos, lo que ubica a nuestro país en el puesto número 23 de remitentes.

Por

Hasta el 30 de setiembre. La oportunidad de enviar el propio nombre a Marte viene con una tarjeta de embarque de recuerdo y puntos de "viajero frecuente".

La NASA, agencia espacial estadounidense, lanzó una campaña para que todas las personas que quieran se anoten vía internet y envíen sus nombres, impresos en fichas a Marte. Y para que, además, acumulen millas de “viajero frecuente” al planeta rojo.

Los nombres surcarán el Cosmos con el robot científico Marte 2020 que la NASA estará lanzando en julio del 2020 y que se espera llegue a suelo marciano en febrero de 2021. A poco más de 48 horas de lanzada la campaña, el total de nombres enviados a las 17 horas era de 2.791.017: de ellos, 15.890 son nombres argentinos, lo que ubica a nuestro país en el puesto número 23 de remitentes de salutaciones a la atmósfera roja.

El rover o robot científico a enviar, que pesa más de mil kilogramos, “buscará signos de la vida microbiana pasada, caracterizará el clima y la geología del planeta, recolectará muestras para el futuro retorno a la Tierra y allanará el camino para la exploración humana del planeta rojo”, dicen en la agencia.

(Te puede interesar: Viajes interestelares: cuál es el costo de explorar)

La oportunidad de mandar el propio nombre a Marte viene con una tarjeta de embarque de recuerdo y puntos de “viajero frecuente”. Se otorgan millas (o kilómetros) por cada “vuelo”, con los correspondientes parches digitales de misión disponibles para descargar. Cada “viajero” potencial ha recibido ya 500 millones de kilómetros de viajero frecuente.

El nombre se puede enviar hasta el 30 de setiembre, entrando al link https://mars.nasa.gov/participate/send-your-name/mars2020

Carrera espacial y China, siempre China. El presidente Donald Trump le pidió a la NASA acelerara los planes para regresar a la Luna y que los seres humanos pisen superficie lunar para el año 2024”, comunicó Jim Bridenstine, administrador de la agencia espacial estadounidense. Y advirtió: “Iremos con nuevas tecnologías y sistemas innovadores para explorar más lugares. Esta vez, cuando vayamos a la Luna, nos quedaremos. Y luego usaremos lo que aprendamos en la Luna para dar el siguiente gran salto: enviar astronautas a Marte”.

(Te puede interesar: Agujero negro: la sombra de un gigante, retratada por primera vez en la historia)

Desde la NASA dan algunas explicaciones oficiales, más allá de que hay algunas cosas que no dicen y que son, básicamente, el hecho de que una nueva carrera espacial se intensificó hace un lustro, con flamantes contendientes, que incluyen al actual gran enemigo comercial de Trump, China, y hasta a la mismísima India.
“A más de 45 años desde la última vez que pisamos la Luna, nuestro presidente ha renovado el enfoque de la nación en expandir la presencia de la humanidad más allá de la Tierra. La Directiva de Política Espacial-1 establece que la NASA debe organizar con mayor eficacia esfuerzos gubernamentales, comerciales e internacionales para desarrollar una presencia permanente fuera de la Tierra que genere nuevos mercados y oportunidades, tanto científicas como económicas”, dicen oficialmente. Con la aclaración de que se utilizarán los recursos de la Luna “para permitir una mayor exploración” y para probar tecnologías que permitan ir al planeta Marte.

El programa de la agencia espacial para volver a poner astronautas en la Luna se llama Artemisa, y el objetivo es que alunice en el año 2024 en el Polo Sur del satélite natural de la Tierra. La misión tendrá la particularidad de incluir, por primera vez, a una mujer.

“Como resultado de Artemisa, la NASA podrá establecer una presencia humana sostenible en la Luna para 2028 para descubrir nuevos descubrimientos científicos, demostrar nuevos avances tecnológicos y sentar las bases para que las empresas privadas construyan una economía lunar”, aseguran desde la NASA. La mayor ambición: que astronautas estadounidenses pisen Marte en el año 2030.