Menú
Opinión / 21 de junio de 2019

Alerta editores: La sátira política no es para mujeres

El feminismo bobo exige protección simbólica extra para nosotras, según se desprende de la nueva polémica por la tapa de NOTICIAS.

Por

El teórico de la Comunicación Marshall McLuhan acuñó el concepto “el medio es el mensaje”. De forma simplificada podría traducirse así: más relevante que lo que se dice es quién lo dice. Y esta parece ser la única explicación a la inaudita polémica desatada por la última tapa de NOTICIAS.

Sólo la animadversión contra esta revista, a la que identifican como un potencial enemigo (en su libro “Sinceramente” Cristina manifiesta su rechazo superlativo a Perfil) justifica la reacción.

(Te puede interesar: La historia secreta detrás de la vuelta de los ex Jefes de Gabinete de Cristina Kirchner)

No se entiende de otro modo que se infiera “misoginia” y “violencia de género” de la estampa renacentista que ilustró la edición. Una Cristina empoderada, de la que Fernández y Massa dependen para subsistir. Ellos, por micro-políticos que se los represente, desnuditos y todo, no ofrecen pasto para la hoguera. La sátira política parece sólo habilitada para varones. Las mujeres merecemos una protección extra. En lo personal, agradezco el tratamiento de vaca sagrada, pero paso. Y no creo estar sola.

Lo de “el medio es el mensaje” también viene a cuento del estándar diferencial para abordar la supuesta violencia simbólica en los medios. Porque ninguna de las organizaciones que repudian a NOTICIAS se molestaron por tapas como las de la revista Barcelona en la que una María Eugenia Vidal haciendo shock dice “Los candidatos se achican a la hora de la colectora”, o aquella de Pichetto en slip presentado como “El chongo del momento” sin disparar  alerta de homofobia.

(Te puede interesar: Cristina, Macri & Co. no aprendieron la lección del “que se vayan todos”)

Es atendible que a los kirchneristas militantes les resulten insuficientes las tapas de ironía corrosiva dirigidas al actual gobierno porque así funciona la lógica polarizada. Ni bien asumió Macri, escribí la nota de tapa “El regreso de la mujer decorativa”, en la que se analizaba el cambio de estilo reflejado por el nuevo matrimonio presidencial. Tras muchos años de desaparición de la figura de primera dama clásica,  irrumpía en escena Awada, un paso atrás del marido, apolítica y acompañante. A Macri no le gustó y lo dijo. Ignoramos si le pasó lo mismo al verse con los pantalones bajos, acurrucado a Magnetto, besando a Obama o embarazado en cuero.

El supuesto ensañamiento con Cristina se rebate sólo con repasar las últimas tapas de NOTICIAS: “Cómo será el gobierno de Cristina” la mostró radiante con banda presidencial; “Ojo por ojo, hijo por hijo” relató el ánimo de venganza contra ella del juez Bonadío. “Miedo a perder” exhibió a un Macri vencido, lo mismo que “En terapia”.

El absurdo de proponer que se retire de circulación la edición de NOTICIAS se entronca con la propuesta de una CONADEP para juzgar a periodistas, de todos modos menos desopilante que la iniciativa de eliminar el poder judicial, de una vez y ya.

(Te puede interesar: “Capitana Mariu” y “Taladro Larreta”, los superhéroes de campaña del PRO)

No son ideas tan nuevas. Para mantener los territorios unidos bajo una misma doctrina, los Reyes Católicos introdujeron el Tribunal de la Santa Inquisición. Se encargaba de perseguir y condenar a quienes incurrieran en herejías.

La suma de dogmatismo político y feminismo bobo está generando un híbrido con capacidad de licuar los objetivos más nobles.

 

*Editora ejecutiva de NOTICIAS.