Menú
Sociedad / 20 de agosto de 2019

San Miguel del Monte, el elegido de los narcos

Tras la tragedia que le costó la vida a 4 jóvenes, las autoridades prometieron mejorar la seguridad de la zona, pero el pueblo sigue siendo un punto narco. La connivencia policial en el punto de mira.

Por

Masacre de Monte
La comisaría. Luego de relevar a la cúpula, efectivos de otras localidades fueron llevados a Monte. Foto: Marcelo Escayola

La pequeña ciudad de San Miguel del Monte sufrió hace tres meses una tragedia que la cambió para siempre.  La persecución policial que derivó en la muerte de Camila López (14), Gonzalo Domínguez (14), Danilo Sansone (13) y Aníbal López (22) es una herida que aún no cicatrizó.  Y aunque Rocío Guagliarello (14), la única sobreviviente, podrá aportar a la Justicia su testimonio clave para determinar qué pasó aquella madrugada del lunes 20 de mayo, lo cierto es que Monte sigue en estado de alerta por algo que los vecinos ya denunciaron cuando ocurrió la tragedia: el pueblo se convirtió en un punto estratégico para el narcotráfico.

El pasado 19 de agosto, en el marco de una investigación realizada por el Juzgado Federal 4 a cargo de Ariel Lijo, la Policía de la Ciudad  incautó  un cargamento de aproximadamente 2 mil kilos de marihuana en un campo aledaño a la ciudad, situado sobre la ruta 41. Además, se procedió a la detención de dos hombres de nacionalidad paraguaya acusados de narcotraficantes.

Si bien no trascendieron mayores detalles de la causa, lo cierto es que la existencia de bandas narcos en la zona ya había sido denunciada por los vecinos. “Monte está estratégicamente ubicada. Hay campos donde se sabe que aterrizan avionetas con drogas pero nadie hace nada. Si lo sabemos todos los vecinos, ¿cómo es que ellos no?”, dijo un vecino a NOTICIAS, aunque no quiso dar su nombre “porque en el pueblo todos nos conocemos”.

Según el testimonio de los montenses, la policía formaría parte del entramado delictivo, ya sea mirando para otro lado o, según algunos aseguran, siendo parte del negocio. “Los efectivos son los dueños de la ciudad”, graficó otra vecina.

Así, a cumplirse tres meses de la tragedia los vecinos volvieron a manifestarse para exigir justicia en la plaza principal mientras el pueblo vuelve a ser noticia por otro hecho delictivo.

 

 

En esta nota: