Viernes 23 de abril, 2021

CULTURA | 28-04-2020 12:44

Claudia Piñeiro: "Hay escritores que no tienen para comer"

Preocupada por la situación de sus colegas, la autora de "Catedrales" -la novela del momento- habla de aborto, pandemia y la gestión de Alberto Fernández.

Cuenta que la primera imagen que tuvo de “Catedrales”, su última novela, fue la de una chica en el banco de una iglesia buscando un consuelo que nunca llegó. La escena, convertida en una foto, ilustró la tapa de su libro, publicado apenas unos días antes de que el mundo colapsara a causa de la pandemia. La crisis, sin embargo, no impidió que la historia trepara cómodamente al podio de los más vendidos y no se moviera de allí hasta hoy.

Es que Claudia Piñeiro es una de las escritoras más leídas y queridas de la Argentina, con cerca de dos decenas de libros exitosos, muchos llevados al cine; y ganadora de premios tan importantes como el Clarín de novela, el Planeta, el Pepe Carvalho de novela negra y el Sor Juana Inés de la Cruz, entre muchos otros.

Una de las cualidades de su literatura es llamar la atención sobre aspectos de la realidad que preocupan a todos, incorporándolos con destreza en una trama veloz e atrapante. Porque lejos de vivir en una burbuja de ficción, Piñeiro es una luchadora activa por cuestiones tan importantes como el aborto y la violencia de género.

Justamente, del aborto, de su relación con la religión y los fanatismos trata esta novela, dura y conmovedora. Para quienes todavía no la hayan leído, advertimos que en esta entrevista hay spoilers, pero también, reflexiones muy interesantes sobre la realidad de la Argentina y el difícil oficio de la ficción.

NOTICIAS: En “Catedrales” hay dos problemáticas ligadas: el fanatismo religioso y el aborto. ¿Son fanáticos como ciertos personajes de la novela, quienes se oponen a la interrupción del embarazo?

Claudia Piñeiro: Sí, son temas de la novela pero también el planteo de que no hay nada tan absoluto, ni en la religión, ni en las instituciones, ni en la familia. Porque la familia también está en discusión. En el sentido de que a veces a uno le toca pertenecer a una familia donde no le gustaría estar. Hay personas a quienes sus padres pegan, violan, torturan, y a veces, con el absoluto de la familia se tapan cosas que no deberían ser tapadas. ¿Los que están en contra del aborto son como estos personajes de la novela? Creo que no. Hay personas como ellos y hay personas que tienen una posición en contra del aborto por cuestiones religiosas, pero no con este fanatismo. Personas que lo hacen de buena fe, aunque yo no esté de acuerdo con ellas.

NOTICIAS: ¿Por qué eligió narrar la historia desde distintas voces?

Piñeiro: Fue una decisión importante y la tomé desde el origen. Siempre pienso la estructura del relato antes de empezar a escribir. Esto me lo enseñó en una clase Mauricio Kartun, hablando de teatro, pero para la novela es lo mismo. La estructura es fundamental porque es lo que sostiene al relato, pero a la vez tiene que ser algo que no se vea. Como es una novela que habla de un tema adonde hay distintas posiciones y cada uno entiende estos temas desde su lugar, me parecía mejor dejarlo en las voces de cada personaje. La voz de Ana era la que no debía estar porque es la de la mujer muerta, a la que nadie le dio voz.

NOTICIAS: La llevo a un tema en el que usted tiene una militancia muy constante: la ley de aborto legal. ¿Tiene confianza en que este gobierno logre la sanción?

Piñeiro: Tengo confianza en que este gobierno va a mandar la ley de aborto legal, seguro y gratuito al Congreso y que esa ley va a ser lo más cercana posible (yo quisiera que fuera muy cercana) al proyecto de la Campaña por el aborto legal, seguro y gratuito. Por supuesto que la situación del país ha dejado esto en suspenso, como tantas otras cosas, y está bien que así sea. Pero no es lo mismo la violencia de género. Esto sí no se puede descuidar de ninguna manera en este tiempo. Necesita mucho cuidado desde el punto de vista de los distintos organismos, y recursos para que las mujeres puedan denunciar a pesar de estar encerradas, incluso encerradas por su propio golpeador. Esos mecanismos que ya existían tienen que estar mucho más aceitados.

NOTICIAS: ¿Qué le gusta de Alberto Fernández?

Piñeiro: Me gustan muchas cosas de Alberto Fernández. Me gusta cómo encaro el tema de esta crisis epidemiológica. Me gusta su estilo personal. Cómo habla, cómo está ejerciendo el poder. Lleva pocos meses de presidencia. Por ahora no tengo demasiadas cosas para decir más que las sensaciones de estos primeros meses, en cuanto a la ley del aborto, en cuanto a crear un Ministerio para la Mujer, a cómo está llevando adelante el manejo de la pandemia. Lo veo bien parado y me gusta su estilo. Lo conozco desde antes de que sea Presidente, he tenido algún trato con él por amigos en común y me resulta confiable. Cuando ves a una persona que conocés tener coherencia entre lo que era y lo que es, a mí me da confianza.

NOTICIAS: La llevo a otro tema en el que ha tenido también una participación activa, la protección de los escritores y el libro. ¿Qué debería hacer el gobierno para ayudar a este sector tan vulnerable?

Piñeiro: Imagino que el sector del libro va a necesitar mucha ayuda al igual que todos los sectores de la economía. A mí más que el sector del libro en general, me preocupan los escritores. Hay escritores que no tienen para comer y no por la pandemia, sino porque no les pagaron los derechos de sus libros del año pasado. Tendrían que haberles pagado a principios de año, luego vino el coronavirus y les dijeron: ahora no te puedo pagar. A esto se suma que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires les mandó una carta a los que recibían pensión como escritores (N. de la R.: Régimen de Reconocimiento de la Actividad Literaria de la Ciudad de Buenos Aires), diciéndoles que esas partidas se las iban a quedar por el coronavirus. Me parece que no es el dinero que deberían retener, porque esos escritores viven de esa pensión, no tienen otro ingreso. Casi con seguridad, ellos son los que peor están dentro del sector del libro. Peor que las editoriales, que los imprenteros, que los libreros. Lo que serviría es pensar cómo hay que remunerar a los escritores.

NOTICIAS: La pregunta obligada de hoy. ¿Qué le preocupa con respecto al coronavirus?

Piñeiro: Estoy muy preocupada desde antes de la cuarentena porque tengo amigos en España y en Italia. Me parece que el gobierno tomó las medidas muy rápido, a tiempo y acertadamente. Pero me preocupa cómo va a seguir esto. Me preocupa mucho que va a morir gente. Y me preocupan también las próximas pandemias. Sería bueno que el mundo esté mejor preparado para la que sigue, para que pueda ser transitada con mucho menos daño. Porque seguramente habrá una próxima.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios