Domingo 16 de mayo, 2021

DANZA | 01-10-2020 15:24

Flamenco, jazz y otras yerbas

VII edición del Festival Flamenco On Fire. Pitingo, Farruquito, y Chano Domínguez con la Orquesta Sinfónica de Navarra. Dir.: Oliver Díaz. Coliseo On Line, hasta el 4 de octubre.

Esta edición de Flamenco On Fire rindió homenaje al navarro Sabicas, maestro de la guitarra flamenca, a 30 años de su muerte. La cita fue en agosto pasado en Pamplona y Tudela (España), donde se reunieron artistas del género con propuestas innovadoras y diferentes entre sí.

De los tres shows ofrecidos, el de Farruquito es el único íntegramente dedicado a la danza, y el más apegado al flamenco tradicional. Juan Manuel Fernández Montoya tiene hoy el sitial de patriarca de los gitanos sevillanos, heredado de su legendario abuelo Farruco, no solo sobre las tablas sino también en la vida real. Esta mezcla de roles resintió su imagen pública ante las turbulencias de su vida privada –homicidio culposo incluido, “sí señó”–, pero hoy día cuenta con un grupo de seguidores que lo consagran como el gran bailaor de esta generación. Razones no les falta: en “Íntimo”, Farruquito hace suyo un repertorio que lo presenta como un artista solvente y comprometido. La cantaora Remedios Amaya aporta experiencia y garra.

Consecuentes con el espíritu del Festival, los otros dos segmentos proponen cruces interculturales. “Mestizo y fronterizo”, tal el título del show de Pitingo, resume el punto fuerte del artista: la ductilidad de su voz, que se desgarra en la seguidilla, se dulcifica en “Cucurrucucú paloma” y se enmascara al abordar discutibles versiones de “Oye como va”, “Guantanamera”, “Proud Mary” o “Quimbara”. Excelente guitarrista, Jesús Núñez del Puerto es el otro gran protagonista de la noche.

Ejemplar en el distanciamiento entre sus integrantes, la Orquesta de Navarra da un marco adecuado al crossover de Chano Domínguez, pianista capaz de unir bulerías y fandangos con jazz y blues. “De Cai a New Orleans” es una interesante obra en tres movimientos que Domínguez realizó a pedido de Wynton Marsalis, y estrenó en Nueva York en 2003 dirigida por el trompetista. Pero luego, el Chano se queda solo y allí comienza la magia… se suman después sus cuatro músicos, en una verdadera fiesta sonora.

Con propuestas para todos los gustos, que conviene explorar, estas tres dosis de Flamenco On Fire dan un toque diferente al menú musical virtual.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Patricia Casañas

Patricia Casañas

Periodista crítica de danza.

Comentarios