Martes 21 de septiembre, 2021

ECONOMíA | 26-05-2021 15:50

Suspensión de exportaciones: sólo impactos negativos

La medida que afecta los embarques cárnicos ya tuvo su ensayo y error en 2006, que terminó en fracaso.

El freno a las exportaciones de carne vacuna no generará una baja duradera del precio de la carne. En el mediano plazo la inflación y una menor producción de carne, producto de las pérdidas en los eslabones productivos, harán que los precios terminen subiendo igual. Así, vamos a tener el mismo nivel de precios, pero menos producción, empleo y exportaciones.

¿Es el precio de la carne el problema? No. Argentina tiene un proceso inflacionario que no se origina en el precio de la carne vacuna, sino en la emisión monetaria. Cuando un Gobierno gasta más que sus ingresos, necesita financiar ese gasto mediante endeudamiento o emisión monetaria. El primero tiene como efecto un posible default y el segundo, la inflación donde suben todos los productos y servicios de la economía, también la carne.

Entonces, ¿cuáles son los efectos del cierre de exportaciones? En 2006 se aplicaron restricciones a las exportaciones que inicialmente sería por 180 días y duraron 9 años.  Como consecuencia, entre 2006 y 2012 la producción de carne cayó 20%, las exportaciones un 67% y se perdieron 10 millones de cabezas. En este contexto el precio de la carne no cayó: paso de valer US$ 2,70 en 2006 a US$ 8 en 2012. Hoy vale US$ 6,80.

A los efectos adversos se suman: caída de las inversiones, pérdida de mercados internacionales, cierre de frigoríficos y la pérdida de empleos. La carne vacuna en 2020 generó US$ 3.126 millones por exportación, una producción de 3,2 millones de toneladas y más de 100 mil empleos sólo en el circuito exportador.

 

*David Miazzo es Economista Jefe de FADA

 

 

También te puede interesar

por David Miazzo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios