Lunes 14 de junio, 2021

ECONOMíA | 12-05-2021 16:00

La economía y el salvataje de la soja

Los precios de los productos agropecuarios siguen subiendo y con ello traen algo de paz a las cuentas públicas en el año electoral.

La máxima que “al país lo salva una buena cosecha”, parecía una exageración y quizás lo sea, pero al menos, para el núcleo duro de la economía del Gobierno, les alcanza para ampliar un margen de maniobra que se creía sin crédito.

La cosecha gruesa, este año fue 10% inferior en cantidad a la del año pasado por la sequía, pero los precios récord de la última década (desde 2012 que la soja no pasaba los US$ 600 en las pantallas de Chicago) alcanzaron para que las proyecciones para 2021 ya hablen de un 75% más del monto por exportaciones. Y esto implica que los ingresos por retenciones también crecerán y así podrán engrosar las reservas o pagar algunas de las cuentas pendientes que vencen próximamente a pagar en moneda dura.

Ya durante el último verano se notó una fuerte corriente alcista en el precio de los principales productos de exportación de Argentina, pero la duda era la de si constituía una tendencia firme y sostenible para oxigenar las economías regionales.

Para David Miazzo, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), los precios actuales se deben, principalmente a una mayor liquidez en los mercados mundiales y a las políticas expansivas de Estados Unidos que hacen sostenibles a estos valores. “Son precios ya muy altos y la verdad es que no sé cuánto más pueden subir. De mediano plazo espero que estemos en el rango de US$ 550/ 600”, explica.

Para la calculadora del ministro Martín Guzmán, en plena batalla por achicar en algo un déficit muy difícil de financiar, la estimación del economista de FADA es que “mirando los precios de hace un año y los precios de hoy, la suba de recaudación por derechos de expotación es de US$ 2.500 millones”. Casi la misma cantidad que el Club de París espera que Argentina cancele en dos semanas. El valor adicional de la cosecha 2021 la estiman en $15.000 millones y en 10.500 millones el plus de exportaciones, por lo que esa suma adicional de retenciones.

¿Alcanza para salvar el año? El déficit previsto en el Presupuesto 2021 hablaba de 4,5% del PBI que debería financiar básicamente por emisión monetaria. Este alivio monetario podría ser utilizado para muchas finalidades: fortalecer las reservas, vender dólares y emitir menos o financiar un gasto adicional que se prevé por más auxilios de emergencia por la segunda ola de la pandemia.

Pero hay que acotar tanta ilusión: aun cuando la tendencia alcista se confirme, a esta altura del año ya se liquidó parte de la cosecha, por lo que se sobreestima el impacto en este año. Y también que las exportaciones y las retenciones se calculan sobre el valor de los granos y no sobre el mix de granos y subproductos que finalmente terminan vendiéndose. O sea que, si bien es el principal rubro de exportación agropecuaria, no es el 100% aun cuando el resto de los productos también se vieron transportadas en este boom de precios.

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Tristán Rodríguez Loredo

Tristán Rodríguez Loredo

Comentarios