Lunes 14 de junio, 2021

ECONOMíA | 05-05-2021 14:37

¿Emisión monetaria o caos sanitario?

La pregunta hasta el final de la carrera electoral será si es menos malo que se pare la economía o que se desborde el sistema de salud.

La pregunta hasta el final de la carrera electoral será “¿qué es lo peor que puede pasar para incidir sobre el voto: que se pare la economía o que se desborde el sistema sanitario?”. La opinión pública contemporánea es muy sensible a ciertas imágenes catastróficas y, además, consume información globalizada. Sin duda, los partes fatales de un año atrás en Europa ayudaron a que gane el terror a la pandemia y eso disparó un disciplinamiento social notable.

Si la Ciudad de Buenos Aires se ve obligada a cerrar el torniquete paulatinamente porque se satura el sistema sanitario, lo más probable es que la discusión sobre un confinamiento mayor y la educación devenga abstracta: al final, no quedó otra alternativa, aunque sea antipático. Y el que tenga una solución mejor que tire la primera piedra. Eso embarcaría al conjunto de la clase política a un mutis por el foro por una ley física elemental de la política: el tema habría dejado de aportar agua para el molino de nadie. Por lo tanto, el fastidio mayor es relativo en términos electorales.

Si hay que cerrar más y eso dispara angustia económica en amplios sectores –sobre todo los de menores recursos- la decisión de volver a una ayuda social masiva se vuelve muy probable. Saturación sanitaria más explosión social: no se banca. La salida más fácil y rápida es volver a emitir dinero para contener el desastre. Pero eso, ¿puede disparar más inflación? Sí, pero mucho peor será morirse de hambre. Sobre todo, para algunos funcionarios que no creen mucho en la relación entre mayor emisión y crecimiento de los precios en la góndola.

 

*Carlos Fara es Analista político.

También te puede interesar

por Carlos Fara

Galería de imágenes

Comentarios