Sunday 14 de July, 2024

EMPRESAS | 22-01-2024 09:35

Dónde es más fácil comenzar tu startup

Un repaso por las diferentes locaciones de un nuevo emprendimiento, con sus características clave y los riesgos particulares.

En el mundo de los negocios, uno de los primeros desafíos es registrar tu empresa. Este proceso varía dependiendo de la ubicación: hoy en día, algunos países ofrecen soluciones innovadoras para simplificarlo, mientras otros mantienen sistemas más rígidos y tradicionales. Desde Delaware (EE. UU.), hasta Cuba, exploramos estas diferencias.

Innovación y facilidad en el registro de startups. Estados Unidos es considerado frecuentemente el mejor país para iniciar una startup, por la facilidad y rapidez a la hora de hacer trámites. Servicios como LegalZoom permiten registrar empresas de forma 100% online, y algunos bancos, como el Banco Mercury, ofrecen la posibilidad de abrir una cuenta bancaria sin necesidad de ir en persona.

El estado de Delaware, por ejemplo, se convirtió en un imán para emprendedores. Allí, formalizar un negocio puede demorar menos de una hora. También ofrece ventajas fiscales importantes: no cobran impuestos a la venta ni a ingresos por inversiones, y las empresas que operan fuera de Delaware están exentas del impuesto a la renta.

En Asia, Hong Kong también se destaca como un lugar atractivo para emprender. Recientemente, fue clasificada como la quinta mejor ciudad del mundo para iniciar una empresa por el informe Doing Business del Banco Mundial, gracias a la facilidad de inscripción, rapidez y sus bajos costos. Además, tiene un sistema impositivo competitivo y flexible, como explica el South China Morning Post.

La reducción de impuestos es una táctica habitual para atraer inversores, como lo demuestra Dubai. Recientemente, esta ciudad implementó un atractivo impuesto a la renta: las empresas con ingresos superiores a USD 100.000 abonan solo el 9%, mientras que las de menores ingresos están exentas, de acuerdo con la CNBC. Además, se puede registrar una empresa en sólo 15 minutos desde cualquier lugar del mundo, completamente online a través de la plataforma “Basher”, como explica su sitio web oficial.

Dentro de la Unión Europea (UE), Estonia innovó para atraer emprendedores globales creando la “e-residency”, un tipo de residencia virtual a la que puede aplicar cualquier persona del mundo. Según su página web, con ella se pueden acceder a los múltiples beneficios de emprender en el país europeo: procedimientos sencillos y en línea, costos de inicio bajos e incentivos fiscales para startups. Es una forma fácil de emprender en la UE para los extranjeros.

Desafíos de los sistemas tradicionales. En Argentina, el proceso de iniciar un negocio es más complejo. La inscripción de una empresa demanda más tiempo por la cantidad de trámites, y porque es necesario presentar la documentación de forma presencial.

Además, los impuestos en nuestro país son elevados. El impuesto a las ganancias puede alcanzar el 35%, y el impuesto al valor agregado (IVA) es del 21%. Las cargas sociales, por su parte, representan un 41% del salario de un empleado.

Finalmente, muchas veces se vuelve necesario importar bienes para producir, que pueden tener hasta un 35 % de arancel. Además, si la startup planea exportar, los impuestos pueden llegar al 20%.

Otros países de la región avanzaron hacia una postura más amigable para los negocios. En Chile, por ejemplo, es posible registrar una empresa de forma 100% online y en menos de un día.

En Uruguay, los trámites para abrir una empresa también son relativamente sencillos. Una empresa puede operar oficialmente en menos de una semana, con la opción de registrarla por internet. Además, el país ofrece exenciones impositivas de hasta 11 años sobre ingresos extranjeros y no aplica impuestos sobre las ganancias de capital ni sobre la riqueza para activos extranjeros.

Por su parte, Paraguay se destacó en los últimos años por ofrecer un sistema de impuestos muy atractivo para las empresas, llamado “10-10-10”: 10% a la renta empresarial, 10% de IVA (impuesto al valor agregado), y 10% a la renta personal. Con excepción del IVA, son los porcentajes más bajos para América Latina. Adicionalmente ofrecen la posibilidad de abrir una startup en tan solo 72 horas, sin costo y de forma virtual.

En el extremo más restrictivo de Latinoamérica se encuentra Cuba. Hasta hace poco, no había un marco legal que permitiera a los cubanos emprender. Actualmente, es posible crear las llamadas “mipyme”, organizaciones con entidad legal pero que sólo operan en sectores considerados no esenciales por el gobierno. Además, la aprobación de su registro es discrecional y puede demorar semanas.

Finalmente, China captó el interés de los emprendedores, con reformas destinadas a mejorar el ambiente empresarial. Pero el registro de una startup puede tardar más en comparación con otros lugares. El proceso, que implica cuatro pasos y se puede hacer de manera virtual, tarda hasta nueve días, según el informe Doing Business del Banco Mundial. Para extranjeros, este proceso puede ser todavía más complejo: se necesita asesoramiento de consultoras especializadas.

En mi experiencia personal, al haber emprendido en los EE. UU., pude comprobar cómo las facilidades para comenzar negocios ayudan enormemente al desarrollo de un entorno más competitivo, donde constantemente surgen ideas innovadoras. Además, la claridad y previsibilidad en las reglas de juego animan a potenciales emprendedores a poner en marcha sus proyectos, a diferencia de otros países, donde puede ser un desafío complejo y riesgoso.

Al reflexionar sobre cómo es el proceso de registrar un negocio alrededor del mundo, se destaca una tendencia: los países donde resulta más sencillo crear empresas adoptaron herramientas digitales y convirtieron los procesos burocráticos en procedimientos más eficientes y accesibles. Fomentar el emprendedurismo contribuye al desarrollo económico y tecnológico de cada país.

*Lucas Roitman es investigador en Apple y Stanford.

 

 

También te puede interesar

por Lucas Roitman

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios