Sunday 14 de July, 2024

EMPRESAS | 08-01-2024 11:22

El ámbito laboral y el nuevo Gobierno

La intención oficial de actualizar los parámetros de negociación en el ámbito laboral plantea cambios en el marcro y en los detalles que deberán observar con cuidado las partes intervinientes.

Argentina fue gestionada en un escenario de incertidumbre permanente, con medidas restrictivas, de regulación, donde no sólo nos decían lo que había que hacer sino cuando y cómo también, procesos burocráticos, autorizaciones muchas veces absurdas, pase por escritorios y oficinas que no agregaban valor al proceso, emisión indiscriminada e incontrolada, en un contexto de desorden. Así viajamos y llegamos hasta aquí, que es bastante atrás de lo que estábamos hace 50 años. Peor imposible.

Lo que vemos en estos días es esperanzador porque tiene rumbo opuesto a todo lo anterior, y esto ya es positivo. La visión del Poder Ejecutivo es global, clara y respetuosa de la libertad individual y colectiva de las personas.

Por primera vez, vemos un presidente calificado desde su formación para gestionar, administrar, gerenciar, liderar, aún con un estilo que puede resultar para muchos cuestionable: hay un fuerte quiebre en el perfil de competencias entre él y sus predecesores. Identifica con claridad el problema, respalda su diagnóstico con explicaciones claras y completas, no juega a la política, no tiene expectativas propias sino para los argentinos, siempre habla para todos. Habla de un desarrollo de país que habilite el desarrollo de personas o, a la inversa, desarrollar el talento de las personas para desarrollar un país enorme donde se pueda planificar y vivir con confort y seguridad. Ninguno de sus predecesores estuvo cerca de esta visión.

Ámbito laboral

Hace seis años, por lo menos, que los argentinos vienen perdiendo capacidad adquisitiva de sus salarios y este año que inicia será el séptimo, ya que no estarán dadas las condiciones mínimas para iniciar un proceso de recuperación respecto de los escandalosos índices de precios al consumidor que los gobiernos predecesores supieron conseguir.

Este año, con mucha fortuna, se perderá nuevamente un 20% aproximadamente respecto del IPC que se registre, que seguramente será un nuevo récord en la triste historia de nuestro país. La novedad es que en ese lapso se estarán generando acciones en línea para que el último trimestre 2024 y en el 2025 pueda ser un año que nos encuentre con un país más ordenado, escenarios más claros, reinserción en el mundo desarrollado, economía más estabilizada y, como consecuencia, empresas pujantes con inicio de resultados positivos que permitan a su vez distribuirlos entre su personal en todos los niveles y espacialidades.En síntesis:

Empleo. Mantener el empleo es la meta 2024 y en recién en 2025 podría crecer.No veo indicadores para que resulte de otra forma: las variables económicas y sociales necesitan tiempo y acciones para ordenarse del caos y desconfiguración en que se encuentran y esto llevara por lo menos el 2024.

Salarios. Claramente estarán por debajo de la Inflación, cuesta al momento decir cuanto menos, pero asumo un 20%. En algunas empresas los ajustes o actualizaciones de sueldo se realizan de manera diferente para el personal que se encuentra fuera de Convenio Colectivo de Trabajo con respecto al personal de convenio. Esto lleva al incumplimiento de uno de los principales objetivos promovidos por empresas con prácticas de Capital Humano de clase mundial: garantizar la equidad interna dentro de la organización. Saber gestionar las compensaciones del personal será la clave de las empresas. Las que lo sepan hacer mantendrán planteles, las que no perderán.

Pagos en moneda extranjera. A pesar de un dólar más estable y una brecha más angosta es un recurso únicamente para las empresas que facturan en dólares. El resto de las empresas no es recomendable.

Incrementos. No se pueden mantener ajustes la trimestrales y tampoco bimestrales, imperativamente deberán implementarse ajustes mensuales, por lo menos el primer trimestre 2024. Será imprescindible para que las personas puedan sostener la situación que se presentara en su costo de vida.

Rotación. La rotación descenderá por 2 acciones conjuntas: muchas empresas aprendieron los costos de este fenómeno y están adoptando medidas de retención especialmente en el área de beneficios y por otro lado la demanda de personal no será creciente sino de mantención de la situación actual. Las empresas deben esmerarse en cuidar todo su personal, pero con más foco en los perfiles claves de su negocio.

Presencialidad. Los primeros sondeos indican que hay empresas que están revisando la política del trabajo remoto, no para eliminarlo sino para reducir su frecuencia a no más de 2 días a la semana. Es una tendencia.

Talento. Seguirá siendo escaso: la mayor disponibilidad de recursos humanos proveniente del empleo público podrá ser un alivio en determinados perfiles, aunque en otros no resultará.

Relaciones Laborales/ Sindicales. Enorme desafío para los especialistas de RR.HH. El Gobierno está decidido a modernizar gran parte de las rigideces hoy presentes, habrá que tener mucho tacto para mantener relaciones armónicas con sindicatos y el personal. Se moverá toda la estructura de empleo, en estas horas ya se están anunciando iniciativas vía DNU, pero más allá de esto, que en todo caso ocurrirá externamente a la empresa, hay que evaluar impacto interno en cada empresa probablemente este será el desafío del año para las áreas especializadas en procesos de employee relations. No tengo dudas.

Carlos Contino es socio gerente de CONA RH

 

 

por Carlos Contino

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios