Sunday 14 de July, 2024

EMPRESAS | 06-01-2024 07:20

Cinco estrategias para vacaciones “gasoleras”.

La carrera de precios y salarios encuentra un momento decisivo a la hora de poder tomarse el descanso anual sin tener que hipotecar el futuro.

Las esperaste todo el año y ahora parece que la inflación y los precios descontrolados te van a dejar sin vacaciones. ¡Pero no! Siempre hay algo que se puede hacer para bajar los gastos y tener igual el merecido descanso de esta época del año.

Lo primero es entender que estamos pasando meses particulares en los que no queda otra que adaptarnos (aún más de lo que ya lo hicimos) y pensar que es algo temporal. Eso ayuda a cambiar el foco y centrarnos realmente en pasar las vacaciones lo mejor posible con los recursos que tengamos.

Para que no sientas que el ajuste se lleva puestas tus vacaciones, te dejo 5 tips que podés aplicar para gastar menos y disfrutar en familia o con amigos.

1.Tener un presupuesto diario

Es muy común gastar todo el dinero disponible en los primeros dos o tres días, y después tener que recurrir a las tarjetas de crédito o terminar privándose de todo lo bueno de las vacaciones. Para que esta vez no te pase, calculá bien cuánto dinero vas a poder gastar en todas las vacaciones, dividilo por la cantidad de días y manténganse dentro de ese número. Así la familia se asegura de usar un poco todos los días, y no todo junto al principio para después terminar comiendo arroz blanco y galletitas de agua los últimos días. Para que esto no pase, el presupuesto siempre es la mejor ayuda. 

2.Elegir lugares cercanos

Esto reduce mucho los costos de transporte, tanto en combustible como en los peajes. Quizás éste no es el verano ideal para viajar a la otra punta del país, sobre todo si no tenías nada pago desde antes y tenés que hacer todo a precios de ahora. Repito lo que dije al principio: es algo temporal. Es preferible ir más cerca y tener vacaciones igual, antes de tener que suspenderlas porque el costo no permite ir lejos.

3.Controlar los gastos en comida

Siempre es una de las categorías más abultadas del presupuesto. Pero comer tenemos que comer, así que lo mejor es tener a mano ideas para ahorrar como: cocinar todo lo posible (incluso llevar ingredientes desde casa si se justifica por la diferencia de precios), comprar snacks y meriendas en el supermercado y no directamente en la playa. Llevar también las bebidas en la “heladerita”, que volvió a ser una gran aliada para ahorrar, buscar una buena rotisería cerca o usar apps de delivery para evitar comer afuera siempre. Por supuesto hay que darse un gusto, para eso son las vacaciones, pero si lo complementamos con otras estrategias para no gastar de más, todo se hace mucho más amigable para el bolsillo.

4.Aplazar las vacaciones para poder ahorrar antes

Si tenés un trabajo que te da la posibilidad de elegir otra fecha que no sea enero/febrero, o si trabajás por tu cuenta y podés tomarte los días cuando quieras, lo ideal sería dejar las vacaciones para después de julio, cuando se calcula que la inflación va a ser menor. Esto te permite también pagar menos, al viajar fuera de temporada, y la posibilidad de ahorrar desde ahora para no depender sólo de la tarjeta de crédito para financiar tu viaje. Podés usar cualquiera de las opciones que ofrecen las billeteras virtuales o los Fondos Comunes de Inversión de los bancos para separar parte de tus ingresos los próximos meses, y con eso pagar tus vacaciones más adelante, con una economía un poco más estable.

5.Actividades para quienes se quedan

¿Definitivamente el presupuesto no dio para irse ni siquiera dos días? ¿No tenés vacaciones ahora y la única opción es quedarse en casa? ¡Hay varias cosas para hacer sin gastar mucho! Por ejemplo, una noche de cine y juegos en casa, un desafío de fotografía para entretenerse varias tardes, actividades solidarias, al aire libre y más.

En mi nuevo e-book “11 actividades y salidas low cost para toda la familia” te doy muchas ideas para compartir momentos únicos gastando lo menos posible. Porque no es necesario contar con un gran presupuesto, simplemente tener ganas de hacer algo distinto y, de nuevo, entendiendo que es una situación temporal que hay que pasar lo mejor posible. Lo conseguís en la Escuela de Dinero en Orden, junto con clases, cursos e imprimibles para ayudarte a mejorar tu economía de todos los días.

Como ves, te doy opciones para que salgas de la queja colectiva y puedas disfrutar las vacaciones con lo que tengas a mano. Son meses complicados, no lo podemos negar. “Ya vendrán tiempos mejores” decían las abuelas. ¡Claro que sí! Mientras tanto, hagamos lo que podamos para pasarla lo mejor posible en estos meses de calor. ¡Felices vacaciones!

Celeste Sánchez es Comunicadora especializada en finanzas familiares y creadora de @dineroenorden

por Celeste Sánchez

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios