EMPRESAS | 20-01-2024 08:44

Estrategias defensivas: convivir con inflación

Con cifra récord desde 1990, el alza del IPC cambia las formas de ahorro, producción y consumo de los agentes económicos.

Lo que parecía un giro de 180 grados se convirtió en uno de 360 grados: la economía argentina fue subiendo escalones hasta llegar al mismo lugar al que había alcanzado hace más de 35 años, en lo que maliciosamente se llamó la “década perdida”, caracterizada por mucha inestabilidad en un marco de altísima inflación. Es decir, lo que llama la atención a inversores y analistas económicos extranjeros de cómo empresas locales y consumidores logran subsistir a un entorno sumamente adverso: fuerte carga impositiva para los que están en la formalidad, una maraña burocrática que ralentiza la producción y mediatiza las decisiones, un sistema financiero que no da crédito y un entramado jurídico-institucional que desconfía de inversores y productores como aportantes de valor agregado. Y como frutilla del postre, una posición de liderazgo absoluto en el bochornoso ranking de inflación anual: 211% en 2023 y una proyección de 50% para el trimestre enero-marzo, lo que haría arañar el 100% el salto de precios post devaluación del 12 de diciembre pasado.

Precisamente por esa resiliencia heredada y lo aprendido a fuerza de quiebras y erosión de la rentabilidad, la adaptación al nuevo vértigo en el que la economía argentina ingresó al salir de la pandemia, se pueden destacar algunas líneas de decisión que intentan amoldarse al nuevo escenario y no quebrar en el intento:

1.Colocaciones financieras UVA. Las tasas de interés fijas positivas no existen desde hace tiempo en Argentina. Como una forma de financiar el crédito público a través de letras y bonos colocados a los bancos que a su vez los respaldaban con plazos fijos en su público minorista y empresas, los únicos que ganaban en ese juego eran las entidades que vivían gracias al “spread” financiero. Y el propio Estado que de esa manera podía obtener fondos más baratos. Pero el rojo continuado del déficit fiscal agotó también este tipo de colocaciones por el temor de un desborde expansivo que súbitamente se volcara al dólar. La otra alternativa era para los ahorristas la de sacrificar tasa, pero asegurar su capital al indexarlo con el coeficiente UVA, el mismo que se utiliza para la actualización de los créditos hipotecarios. La aceleración inflacionaria del segundo semestre de 2022 y el salto en diciembre luego de la devaluación empujaron al IPC que tocó el récord de 25,5% por lo cual la demanda por esta cobertura explotó (+150% desde el 11/12). Para mitigar su demanda, se puso el plazo mínimo en 180 días y así, aunque se a mediano plazo, existe una cobertura adecuada que gana en seguridad lo que pierde en liquidez.

2.Negociación salarial. Otra vieja lección de los vertiginosos años ’80 es la de analizar, al momento de elegir un empleo o de cambiarse, cuál la actualización en contraposición al salario presente. Con inflación anual de tres dígitos, no sólo es importante el sueldo pactado sino la frecuencia y la magnitud de la actualización pautada en la paritaria sectorial o los términos del acuerdo interno, en caso de tratarse de un profesional contratado o un nicho específico. Recientemente, por ejemplo la Unión Trabajadores de Carga y Descarga de la República Argentina (UTCyDRA), el sindicato bajo el cual está encuadrado el personal de Mercado Libre, acordó un aumento del 51% para el primer trimestre del año que se aplicará en tres cuotas del 17% con cláusula automática por inflación para todo el personal encuadrado. Durante el año pasado, por ejemplo, una referencia salarial que hubiera proyectado la misma inflación que durante el año anterior (94,5%) y hubiera tenido sólo una actualización anual, hubiera perdido un 37% de su poder adquisitivo..

3.Acopio de materiales. Otra forma de compensar la carrea de precios es atar el destino de un ahorro al valor del bien que se quiere adquirir a futuro. Un ahorro con fines determinados pero que, a diferencia de los planes de auto ahorro, deben carecer de letra chica y no tener gastos de administración. La construcción es un sector en el que, si bien la mano de obra es el insumo más gravitante, el costo de los materiales, muchas veces con fuerte preeminencia de insumos importados, está sujeto a una devaluación, o faltantes por dificultades de abastecimiento. Para ello, algunos corralones y firmas de materiales de construcción habilitaban la posibilidad de acopio para facilitar el “ahorro” en el bien que se precisa y retirar todo cuando se abone posteriormente. “El acopio de materiales se presenta como una opción de inversión especialmente atractiva para aquellos involucrados en proyectos de construcción. Al comprar materiales durante momentos favorables del mercado, los inversionistas pueden capitalizar en futuras alzas de precios y escasez, maximizando así sus ganancias potenciales", explicó Federico Lawler, gerente regional de Familia Bercomat, una empresa líder en el sector.

4.Dinero en cuenta. Otra forma de sacar el máximo jugo posible a los sobrantes de liquidez es el de las petroleras que invitan a sus clientes para transferirles dinero anticipadamente y así obtener beneficios que, en el caso de YPF, por ejemplo, está en el 12% para los combustibles premium y con límites semanales ($1.200). Shell lanzo un sistema parecido, pero con el atractivo de poder utilizar las cuentas de Mercado Pago, en constante disputa con los bancos para retribuir algo de interés a los ahorristas que ven licuarse sus cuentas sueldo a lo largo del mes cada vez más rápido.

5.Oportunidad para fidelizar. Cuando todo sube, el anuncio de una retracción voluntaria de parte de alguna empresa es un signo que cambia ganancia presente por rentabilidad futura al fidelizar al cliente. Por ejemplo, en medio de aumentos de entre el 40 y 50% para enero en la medicina privada, Boreal Salud decidió que los aumentos vayan a ritmo de los salarios (con el índice RIPTE) para no afectar tanto el bolsillo de sus más de 250 mil afiliados. “Nosotros vivimos, dependemos, funcionamos y crecemos sobre la base del mercado interno y para nosotros el mercado interno son los trabajadores registrados y ellos están sintiendo el impacto del aumento de los precios que es lo único que se liberó, pero no se ajustaron los salarios.” expresó Mario Koltan, presidente de la entidad.

Enseñanzas que tanto a nivel individual (para regular honorarios) como a nivel colectivo (por paritarias o con masa de clientes) hay que cotejar no sólo montos sino el factor tiempo. Un círculo.

 

 

 

También te puede interesar

por Tristán Rodríguez Loredo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios