Domingo 4 de diciembre, 2022

EMPRESAS | 10-08-2022 18:13

La ciencia como base del negocio

El conocimiento y la tecnología cada vez más amplían la frontera para generar empresas.

La caricatura indica que, entre tantas grietas ancestrales, está la del científico encerrado en su laboratorio y el mundo de los negocios repitiendo modelos extractivos sin vinculación entre ellos. Pero no es lo que podría parecer.

“En Argentina proliferan procesos truncos de apropiación de los beneficios del conocimiento por la comunidad toda. Esto es así porque el conocimiento no produce derrame en forma automática y para que suceda y perdure es necesario ‘avivar la llama’. Varias regiones de nuestro país cuentan con las capacidades en investigación, desarrollo e innovación y esta es una condición necesaria pero no suficiente para que ese proceso suceda”, explica María Luz Martiarena, secretaria de Vinculación e Innovación del Instituto Balseiro y directora de la región Patagonia Norte del CONICET. Además, sabe de lo que habla. Formó parte del equipo que desde 2009 organiza el concurso de proyectos de innovación científica en Argentina para jóvenes profesionales menores de 35 años. Este año prevé contar con US$ 50.000 en premios y 10 equipos finalistas.

Para Martiarena, doctora en Física que también fue innovadora en aplicaciones para maquinaria agrícola, saltar de la academia al “mundo real” para avanzar con un desarrollo desde la investigación hasta la producción competitiva, requiere aceptar y correr riesgos. “Podemos modelar estas acciones con el modelo de los trapecistas, esos expertos que en el circo suben a las alturas y se balancean en trapecios enfrentados y nos asombran saltando al vacío con la seguridad de que serán recibidos por una persona que los espera en el otro trapecio”, grafica.

Los números parecen darle la razón. En un estudio de Microsoft y la Asociación Argentina de Capital Privado, Emprendedor y Semilla (ARCAP), una asociación sin fines de lucro que tiene el objetivo de promover el desarrollo del sector en el país, durante 2021 las 110 transacciones que se realizaron en el sector involucraron inversiones por US$1337 millones de fondos de capital privado. Además del volumen en sí mismo, es un 19,6% más en cantidad de transacciones y 18,5% más en fondos que lo ocurrido antes de la pandemia, en 2019. “Emprender desde la ciencia de avanzada no es ‘traicionar’ a la esencial tarea de investigar, sino permitir que el conocimiento se transforme en bienestar para miles o millones de personas. Los resonadores magnéticos, los materiales aislantes, los audífonos, y tantas otras cosas tuvieron en el origen una mente brillante …y también alguien que arriesgó su capital para que esas ideas no quedaran atrapadas en un paper”, sostiene Alicia Caballero, la directora del UCATec (Unidad de Vinculación Tecnológica de UCA).

Los casos. Alexis Atem participó del mencionado concurso en su edición inicial, en 2009, con un equipo integrado por tres ingenieros industriales de Mendoza (Leonardo Scollo, Sebastián Pérez y él) con un proyecto de fabricación en serie de colectores solares planos. El emprendimiento se transformó en Energe, empresa líder en el país en energía solar distribuida. Actualmente trabajan más de 70 personas y cuenta con una red de puntos de venta en muchas localidades del país.

Distinto fue el caso de Demian Bellido, un genetista y doctor en Farmacia (Virología) que participó del concurso, donde declara su enorme satisfacción porque “los que venimos de la ciencia podemos entender y aprender el universo de la empresa, una dinámica y lenguaje que no nos resulta familiar, pero del cual aprendemos mucho”. En su caso, el proyecto que habían desarrollado sobre vacunas bovinas ya tenía financiación asegurada en una asociación de la empresa (Vilnovo) con el INTA de Castelar que salió al mercado con éxito en 2018, pero les facilitó contactos y reconocimiento que resultó vital para futuras innovaciones, como la que están desarrollando ahora sobre fármacos de nueva generación.

Por su parte, Santiago Romero Ayala es parte del equipo de Paraná (bioingenieros, especialistas en metalurgia y estudiantes) que desarrolló LUMI-UV, que en 2020 enfocó su actividad en la desinfección por luz UVC de espacios, aire y superficie del SARS-CoV.2, hongos, virus y bacterias en general. Lo innovador fue el desarrollo que hicieron a través de un equipo móvil trasladable a una habitación para purificarla con sensores que lo activaban automáticamente. Durante este proceso ensayaron esa tecnología en INTI, con científicos CONICET de la UNER y con laboratorios privados, demostrando una baja significativa de los microorganismos en el aire. Luego del concurso, el emprendimiento decidió avanzar en otras áreas: equipos para evitar el uso de pesticidas y con ello ganaron premios (EUREKA 2022 de San Miguel e Inicia, de la Fundación Sadosky). “Para nosotros poder crecer desde Paraná es una gran satisfacción, aquí el 70% de la población es empleado público. Creemos que es la única ecuación que nos permite desarrollarnos como región, producir y dar trabajo”, concluye.

Finalmente, en el caso de Marcos Mammarella, finalista del concurso en 2019 con el proyecto DeepAgro, se propuso transformar a través de una aplicación selectiva de herbicidas, tuvo un gran crecimiento de la compañía, logrando una inversión buscada. Si bien el equipo fundador es de formación técnica (cuatro ingenieros electrónicos y uno de Sistemas) con el crecimiento de la compañía se fueron profesionalizando en la dirección de gerencial y de equipos. “Además, ya veníamos con experiencia en el mundo emprendedor y el desafío IB50K fue una de las mejores experiencias por las que pasamos, logramos inversión y hoy somos más de 22 personas trabajando en DeepAgro”, concluye.

Un círculo que se cierra, sobre la base del conocimiento científico y a través de tecnología aplicada, para transformar los cabos sueltos en una red que se retroalimenta. Siempre con uso intensivo del capital más valioso: el humano.

Galería de imágenes

En esta Nota

Tristán Rodríguez Loredo

Tristán Rodríguez Loredo

Editor de Economía.

Comentarios