EMPRESAS | 15-10-2021 10:55

Oficinas vacías: por qué los empleados rechazan la presencialidad

El caso Apple que se replica en el mundo. Home office, renegociaciones, y reconversión de espacios de trabajo en viviendas.

Una vez por mes, el ritual se repite. Cada uno de los integrantes del equipo del área de Finanzas de una tecnológica global saben que deben testearse tres días antes de la reunión y que no puede utilizar el transporte público para asistir. Sus encuentros son espaciados y productivos.

La directiva del CEO en la Argentina fue contundente: “hasta que no esté toda la gente vacunada, no volveremos a la presencialidad”. Ocurre en una multinacional de bebidas, en un laboratorio o en una compañía dedicada al entretenimiento. El escenario es el mismo, sin distinción de rubro. Con excepción de la línea de producción, las áreas gerenciales no concurren a sus puestos de trabajo desde marzo de 2020. Y así será hasta bien entrado 2022.

En junio pasado, el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, envió un memorando “invitando” a sus empleados a volver a la oficina en septiembre. El malestar del staff no se hizo esperar. Y la resistencia se hizo pública. El director de Morgan Stanley, James Gorman, llegó a decir que "si pueden ir a un restaurante en Nueva York, pueden ir a la oficina".

El McKinsey Global Institute (MGI) estima que más del 20 por ciento de la fuerza laboral mundial (la mayoría en empleos muy calificados, en sectores como finanzas, seguros y tecnologías de la información) podría trabajar fuera de la oficina la mayor parte del tiempo y seguir siendo igual de efectiva. “Esto sucede no sólo debido al Covid, sino también porque los avances en la automatización y la digitalización lo han hecho posible; el uso de esas tecnologías se aceleró durante la pandemia”, afirma Horacio Llovet, cofundador de Nawaiam.

Tendencia

En un sondeo que incluyó a 395 empresas locales llevado a cabo por la consultora Mercer, el 43% de las compañías consultadas decidió no retornar a los lugares de trabajo en el corto o mediano plazo, debido a la segunda ola de la pandemia; mientras que el 32% postergó los planes de regreso. A su vez, sólo el 3% de las empresas consignó estar nuevamente trabajando regularmente desde sus oficinas.

“La vuelta a la presencialidad se está dando de manera paulatina, se observó que esto varía según los sectores, cargos e incluso las generaciones, ya que no se dan los mismos requerimientos en posiciones de IT (industria tecnológica) que en áreas de consumo masivo o finanzas, sin mencionar que hubo sectores que nunca pararon o lo hicieron en menor medida, como el de salud, transporte o retail”, explica Julián Díaz, profesor de Recursos Humanos de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral.

Exigencias

Si algo provocó la pandemia fue la revaloración de la vida personal y familiar. Esto tuvo un impacto en las exigencias de los empleados, sobre todo en los perfiles de profesionales más jóvenes. “Muchos empezaron a valorar su tiempo en casa, evitando horas de tráfico o inseguridad ‘pudiendo hacer lo mismo desde casa sin necesidad de tener que ir a la oficina’, tal como me lo han comentado diferentes jóvenes profesionales”, agrega Díaz. “Miedo al contagio, pérdida de tiempo y el costo económico son los principales obstáculos”, apunta Teresita Velazco, directora de la consultora HirePartners.

“Hay resistencia que depende de la edad: es decir, los jóvenes de la generación ‘Z’ o ‘Y’ e incluso generación ‘X’ valoran más su vida personal y están prefiriendo una mayor jornada home office que lo que puede preferir un baby boomer, quien viene muy acostumbrado al ambiente de oficina y es más adverso al trabajo desde casa”, agrega Díaz.

En este contexto, surgen instancias de negociación, inéditas para otros tiempos. Fabio Boggino, fundador de WorkON Global y Jobing Consultores, cree que la vuelta no está “todo lo planificada como se esperaba”. “Veo retornos con mucha informalidad y poca previsibilidad”, subraya.

“El mayor obstáculo para el retorno saludable y sin malestar es tomar al regreso como parte de la gestión del cambio. No es que terminó la pandemia y todo vuelve a ser como antes. Nuestros hábitos laborales evolucionaron. El plan retorno tiene que ser parte fundamental de la creación de la nueva cultura de la empresa”, cierra el especialista. Dilemas de la vuelta a la presencialidad.

Reconversión

El microcentro vacío es el reflejo de una nueva era. Edificios vacíos, escaso tránsito y poca gente caminando le dan vida a una nueva City porteña. Este cambio de tendencia se produjo porque muchas empresas “levantaron sus oficinas, resignaron contratos y migraron a la modalidad online total”, indica Teresita Velazco, de HirePartners.

Por esta razón, el Gobierno de la Ciudad apoyará a quienes inviertan en la refacción de inmuebles para vivienda y financiará distintos planes en el microcentro, con el objetivo de convertirlo en una “ciudad de 15 minutos”. Actualmente, solo el 20% del espacio es de viviendas y el 60% corresponde a oficinas que, en su mayoría, quedaron en desuso ante la necesidad de adoptar la modalidad remota por la pandemia.

 

Por Marcelo Alfano

por Marcelo Alfano

Galería de imágenes

Comentarios