EMPRESAS | 01-10-2021 11:50

Camino al unicornio: las empresas locales que aspiran a sumarse al club

Argentina ya tiene 11 compañías que superaron la valoración de los 1000 millones de dólares, pero va por más a base de innovación, talento y crecimiento sostenible.

Con el ingreso de Ualá y TiendaNube a la categoría de unicornios, Argentina ya cuenta con 11 compañías que forman parte de ese selecto club de empresas valuadas en más de mil millones de dólares. Y es referente en la región detrás de Brasil con 20 pero por delante de México, Colombia, Chile y Uruguay. Incluso de España.

Los pioneros argentinos fueron Mercado Libre, Despegar, OLX y Globant, y sus referentes siguen siendo los emprendedores que abrieron el camino para un puñado de empresas con base tecnológica que logaron dar ese enorme salto con inversiones extranjeras pero también con trabajo e innovación. Así se sumaron en un segundo lote como unicornios Auth0, Vercel, Aleph y Mural. Y Bitfarms, las ya nombradas Ualá y TiendaNube, lograron sus membresías al club en agosto.

Y hay muchas más aspirantes al título aprovechando la ola. Y la mira que distintos fondos de inversiones han puesto en el talento argentino para potenciar empresas ya consolidadas que están listas para el siguiente peldaño. En ese lote destaca VU Inc., empresa referente en seguridad informática y prevención del fraude en América Latina, que en julio recibió una inversión de US$12 millones: se sumaron como socios Globant, BID Lab, Telefónica, Redwood Ventures, Bridge One y Myelin Venture Capital.

“Yo trabajaba en una multinacional famosa por su antivirus, y estaba a cargo de telcos, gobierno y banca. En 2003 ya me daban para instalar las primeras aplicaciones de banca móvil, y vi lo que costaba autenticar perfiles, veía como iba a explotar en 3G. Y como más velocidad también iba a significar más vulnerabilidades. Y ahí fundé VU”, cuenta Sebastián Stranieri, CEO y fundador de la compañía.

Stranieri de VU Security.

“Desde entonces hasta hoy el mercado estalló. Hay más competencia que nunca, y para una startup la duda siempre es que pasara con las grandes compañías. Pero ahí nosotros tenemos la ventaja de no ser tan grandes, de poder adaptarnos rápidamente. En nuestra área el problema que resolvemos cambia semana a semana. Si no te adaptás a eso terminás siendo negativo, el mayor desafío es mantenerse fit”, explica Stranieri, listo para dar el siguiente paso.

“Lo que mejor hacemos es sabernos adaptar. Estamos siempre a la vanguardia. Telefónica y Globant han invertido, y estamos encaminados a esa etiqueta loca de unicornio, que es una consecuencia de hacer bien las cosas. Usaremos ese capital para traer mejor gente y capacitar al equipo. Tenemos que seguir aptos para a un modelo globalizado. Estamos en 30 países y tenemos que estar disponibles las 24 horas para un cliente en Japón, Finlandia, etcétera. Y eso se logra con partners”, marca sobre la estrategia de corto plazo.

“Estamos en vías de seguir creciendo regionalmente, el próximo paso natural es seguir este camino y habrá otra ronda de financiamiento. Para que la compañía crezca en valor hay que seguir creando valor para la comunidad y no solo para uno. Y mantener el negocio saludable, que pueda multiplicarse en ventas, que seas ebitda positivo, como hace Globant, como hacen las de primer nivel”, cierra Stranieri.

“Hay un boom de las fintech y fondos para empresas que nunca generaron lo que nosotros, por eso nos sentimos muy cómodos en el paso que estamos dando. Sabemos qué es lo que estamos haciendo bien, no estamos inventando un mercado, tenemos un mercado, y tenemos un negocio. Ahora la idea es expandirlo”, apoya en la misma línea Julián Sanclemente, CEO de Alprestamo y Director General de DKS.

Considera que su empresa, un marketplace de productos financieros, necesita una inversión a la de VU, unos 12 millones de dólares, para dar el salto a los grandes mercados. “Todo el proceso de crecimiento de Al Préstamo desde 2017, se fue financiando con reinversión de la rentabilidad. No tenemos una venture capital que nos esté acompañando, pero si estamos en búsqueda para el desarrollo de nuevas tecnologías y la aceleración del proyecto”, apoya Pablo Blanco, CFO de la compañía.

Sanclemente y Blanco.

“Además de México, donde ya lanzamos, y lo que estamos haciendo en España, Colombia, Perú y Estados Unidos, queremos expandirnos a todo el mercado latinoamericano, y quizás podemos después en otros segmentos y Brasil, como el mercado importante. Y no descartamos alianzas para trabajar en otros mercados, pero necesitamos inversión para acelerar ese proceso”, puntualiza el CEO de la plataforma referente en la toma de préstamos personales.

“Nos conectamos directamente a los motores decisión de cada financiera y cada banco, y en microsegundos tenemos una respuesta. Venimos creciendo el 400% año por año. Tenemos una tasa de apertura del 35%, lo cual demuestra que nuestra base de datos es super sólida, y sumamos 70000 clientes nuevos por mes. Y estamos desarrollando todo el multi producto de nuestro sitio, donde no solamente tenés acceso a préstamos personales, sino a tarjetas de crédito, prepagas... Esa foto que tomamos hoy nos permite pensar que vamos a duplicar el año que viene”, celebra Sanclemente.

“Todo pinta que esto va a seguir creciendo. Los números ya no son solamente para la retroalimentación, sino son ganancias. Ganancias que estamos invirtiendo en expansión internacional y en colonizar nuevos espacios. Tenemos ganas de salir a pisar en otros mercados, no solamente en competencia, sino en búsqueda de talento”, se suma Santiago Echazú, cabeza de Paisanos.

“Paisanos arranca en el 2010, y la empresa fue mutando. Arrancó sobre la base de un volumen muy grande de trabajo, y decidimos estructurarla en un proyecto que en aquel momento era para Samsung, en la que teníamos que explicarle a la gente de qué se trataba Android. Teníamos un trabajo de software pero también de comunicación. Y el proyecto comenzó a escalar, crecimos como equipo y como empresa”, resume Echazú, fundador de la compañía.

“Hoy estamos en la parte de la curva de Gauss exponencial. Veníamos teniendo un crecimiento de un 11% anual en los primeros años y hoy estamos en un 300%”, agrega el referente de Paisanos que hoy tiene entre sus clientes más relevantes a RUS, Santander, MODO, Flixxo, Qira Pagos y Blockrisk entre otros.

“Hoy necesitamos unos 20 o 22 millones de pesos, un millón y medio de dólares, para desembarcar en España. Una capitalización que es inversiones para contratar. Hoy estamos en un momento en que los fundadores nos estamos corriendo de nuestro lugar directores y estamos volviendo a estar muy fuertes en la cultura y en la visión, y trayendo gente que tiene más habilidades para la gestión”, puntualiza Echazú.

Echazu.

“Latinoamérica es una tierra fértil para innovar. Localmente encontramos mucho talento, y nosotros somos muy buenos formadores de talento también. Y se están dando un par de condiciones en el ecosistema, pero también queremos expandir el reclutamiento de gente a otros países, porque es estratégico por el modelo nuestro de negocio. En ese crecimiento lo de ser unicornio quizás se de como una conclusión, pero no es un objetivo en sí mismo”, aborda sobre el crecimiento y la valoración de la empresa.

“Lo importante es que haya un valor más allá de lo monetario. Lo que termina convirtiendo en unicornio a una empresa es la flexibilidad y la practicidad que tenga. Eso creo que es lo que caracteriza a muchas de las compañías argentinas que llegaron al unicornio en el último tiempo, con una ola de buenas noticias”, cierra Echazu.

“La cantidad de unicornios que Argentina generó en el último tiempo es un indicador válido de que el país tiene excelentes desarrolladores. Y con una economía mucho más barata en dólares que otros lugares, se impone. Pero no es sólo financiero, el talento argentino es real. España tiene 3 unicornios y Argentina 11. Y no para de generar nuevos. Y la economía española es mucho más rica mucho más pujante, pero Argentina se destaca por el talento”, compara Tomás Manzitti, fundador y COO de Intuitivo, la empresa que quiere ser el Amazon Go de Latinoamérica.

Intuitivo resolvió con cámaras un código QR que se integra con los procesadores de pago, la conversión de las heladera de dispendio en inteligentes: las puertas de la máquina expendedora se abren y la persona puede comprar el producto que desee. El sistema de Intuitivo detecta y sabe cuáles artículos fueron tomados. Y esto resuelve además problemas de logística y permite obtener métricas de compra en tiempo real y establecer una conversación directa con el consumidor.

“Nosotros lo que buscamos desde el comienzo es una tecnología que aporte una solución de manera universal, y que sea disruptiva. Hay un factor común con muchas de las empresas que han surgido en Latinoamérica y ahora se confía más en tecnologías que no provienen de hubs tecnológicos centrales. Hoy estamos operando para Brasil, pero también en Estados Unidos, y la idea es seguir expandiéndonos a otros mercados en la medida que podamos”, cuenta Manzitti.

Intuitivo.

“Necesitamos financiación para contratar a los mejores y seguir expandiéndonos, estamos en un área tecnología bastante novedosa, no es que aparecen 4000 prospectos para contratar en Linkedin. Y es todo un desafío formar a esos profesionales, para lo cual necesitamos esa inversión”, sigue. Pero insiste en que en ese crecimiento el unicornio no es un objetivo.

El unicornio no lo veo como una meta en sí. Nosotros miramos a esos unicornios que fueron construyendo un producto único en lo suyo, que vienen creciendo al 300 o 400 por ciento sobre la base de sus clientes. La idea no es llegar a esa valoración por la vía financiera sino sobre la base de un modelo sostenible de crecimiento. Sí me preguntas a dónde va Intuitivo no sé si es hacia un unicornio, aunque quizás esa sea la consecuencia. Nosotros queremos llegar a cambiar el retail, y que las marcas quieran usar nuestra tecnología. Si nosotros cumplimos eso, seguramente seamos un unicornio”, concluye Manzitti en una línea de pensamiento que se repite entre los aspirantes.

Galería de imágenes

En esta Nota

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios