Monday 27 de May, 2024

EMPRESAS | 28-04-2024 08:00

Una alianza innovadora en la publicidad

¿Pueden convivir estos dos recursos supuestamente antagónicos, o entrarán en una contienda épica?

En el siempre cambiante mundo de la publicidad, dos fuerzas aparentemente opuestas están convergiendo. Por un lado, tenemos a la creatividad humana, esa maravillosa y sorprendente capacidad que ha impulsado la publicidad desde sus inicios. Por el otro, está la inteligencia artificial (IA), con su promesa de eficiencia, análisis de datos y capacidad para predecir las tendencias del mercado.

¿Pueden convivir estos dos recursos supuestamente antagónicos, o entrarán en una contienda épica?

La creatividad humana, con su imprudencia y sus desvaríos, ha sido el caballo de batalla de los publicitarios durante siglos. Desde el "Think small" de VW hasta el "Just Do It" de Nike, esa creatividad ha sido la fuerza impulsora detrás de los anuncios más icónicos y exitosos de todos los tiempos, y multipremiados en festivales como Cannes Lions o FIAP, entre otros.

Por otro lado, la inteligencia artificial se presenta con sus gráficos de barras y sus algoritmos de aprendizaje automático, prometiendo optimizar cada centavo invertido en publicidad.

¿Entonces, de qué sirve la creatividad humana cuando se tienen algoritmos?

Después de todo, ¿qué podría ser más emocionante que una hoja de cálculo bien diseñada?

Claro, la IA puede analizar montañas de datos y predecir las tendencias del mercado con una precisión casi espeluznante. Pero, sin dudas, no puede escribir un jingle pegadizo que se quede en la mente de la gente durante décadas, ni contar una historia tan vívida de una marca, que haga que los consumidores no puedan evitar enamorarse de ella.

La creatividad humana puede ser desordenada, impredecible, trasgresora, pero es esa misma trasgresión la que ha dado lugar a algunas de las campañas publicitarias más brillantes, impactantes y atrevidas de la historia. Mientras tanto, la IA se queda atrapada en su mundo de datos y análisis, incapaz de entender verdaderamente las complejidades del corazón humano. Sin embargo, hay otra manera de ver esta realidad. En la era digital, la inteligencia artificial también está emergiendo como un co-equiper muy valioso para los creativos publicitarios. Con sus algoritmos avanzados y análisis de datos, la IA puede identificar patrones y tendencias en el comportamiento del consumidor que pueden escapar al ojo humano. Esto permite a los anunciantes optimizar sus campañas, llegar a audiencias específicas y obtener resultados tangibles de manera más eficiente que nunca.

Pero la verdadera magia ocurre cuando se combinan la creatividad humana y la inteligencia artificial para crear experiencias publicitarias verdaderamente impactantes. Las mentes creativas pueden aprovechar el poder de la IA para generar ideas innovadoras y personalizar mensajes publicitarios de una manera que antes no era posible, llevando la publicidad a nuevas alturas. Por supuesto, hay desafíos que enfrentar en esta relación que recién se inicia. La ética y la privacidad de los datos son consideraciones importantes que deben abordarse cuidadosamente. Además, es crucial recordar que la IA es una herramienta, no un sustituto, de la creatividad humana. Es la combinación de esos dos factores lo que puede abrir infinitas posibilidades.

En última instancia, la creatividad humana y la inteligencia artificial no deberían ser vistas como rivales, sino como aliadas en el desafiante mundo de las industrias creativas. Ambas fuerzas, juntas, pueden alcanzar audiencias más amplias y generar resultados que antes parecían imposibles. Así que, en lugar de verlas como fuerzas opuestas, al menos hasta que la IA aprenda a pensar “fuera de la caja”, celebremos esta alianza innovadora que está dando forma a una nueva manera de hacer publicidad.

*Daniel Marcet es CEO del FIAP (Festival Iberoamericano de la Publicidad).

 

por Daniel Marcet

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios