EN LA MIRA DE NOTICIAS | 10-10-2019 11:11

Carrió está diciendo la verdad inconfesable de Cambiemos

Los exabruptos de Lilita resumen el clima conspirativo de un gobierno que implosiona.

Como un equipo que ya presiente la derrota en tiempo de descuento, Cambiemos hace catarsis en la cancha, dejando a la vista sus internas y sus broncas paranoicas contra los jueces, la hinchada, el periodismo, la policía, los adversarios y hasta el mal estado del campo de juego. Fiel a su estilo, Elisa Carrió gana protagonismo en medio del caos.

En esos momentos desesperados, se rompe la cadena de mandos antes de la pitada final, y suele surgir un DT de facto que se pone al frente del barco sin timón. Su rol aparente es ordenar al equipo para terminar dignamente ese maldito partido que lo llevará al descenso. Pero termina siendo un simple vocero del resentimiento y el descalabro general ante el fracaso. Esa y no otra es la posición que hoy ocupa Lilita.

(Te puede interesar: El proselitismo solitario de Elisa “Lilita” Carrió antes de las PASO)

En su pelea tuitera con el exiliado PRO Nicolás Massot (que salió en defensa de la llamada “a la política” del Gobierno), Lilita simplemente le puso alto volumen a una canción que se tararea por lo bajo en todo el oficialismo. Empezando por el Presidente. El titular de Maxiconsumo, Víctor Fera, declaró hace unas horas que el propio Mauricio Macri le confesó que “a los enemigos los tenía en la espalda, no en el frente".

(Te puede interesar: La cruzada de los Massot contra el aborto)

Aunque el empresario señaló a Mario Quintana y a Marcos Peña como los supuestos traidores, la lista de culpables internos y externos de la debacle PRO es muy variada y crece a medida que se acercan las elecciones definitivas. El ministro de Justicia, Germán Garavano, le apunta a la Corte, por su sospechosa independencia extrema de la voluntad de la Casa Rosada.

(Te puede interesar: El ultimátum de Carrió al Gobierno: el origen de su odio a Garavano)

Cansado de culpar al candidato opositor por la crisis financiera, ahora el oficialismo se la agarra directamente con los presuntos votantes del Frente de Todos. Así surgió la idea de acortar los planes sociales, otro improvisado globo de ensayo que volvió a enfrentar a Miguel Pichetto con Carolina Stanley. Tampoco se salva el “círculo rojo” de empresarios y sindicatos, a quien el macrismo también culpa de la escalada inflacionaria.

(Te puede interesar: La otra Vidal: Carolina Stanley, la cara social del ajuste)

Mientras tanto, María Eugenia Vidal, ligada a Carrió por un pacto de sororidad política, refresca su alianza con el radicalismo provincial pensando más allá del 27 de octubre y del 10 de diciembre. No pocos ven en ese gesto la continuación del frustrado Plan V que suponía relanzar el macrismo sin Macri. No queda claro todavía si Lilita incluye o no a la gobernadora bonaerense en su denuncia de una supuesta operación en curso para “entregar la cabeza del Presidente”. Los críticos de Carrió sostienen que ella es la menos indicada para denunciar conspiraciones.

*Editor ejecutivo de NOTICIAS.

por Silvio Santamarina*

Galería de imágenes

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario