jueves, noviembre 21, 2019

EN LA MIRA DE NOTICIAS | 17-10-2019 10:46

Vidal tuvo su propio Día de la Lealtad

La gobernadora fue ovacionada de pie por los empresarios reunidos en el Coloquio de IDEA en Mar del Plata. Bronca con Macri.

Unas horas antes del simbólico 17 de octubre, María Eugenia Vidal tuvo su propio Día de la Lealtad. Fue en territorio bonaerense, más precisamente en Mar del Plata, en la apertura del Coloquio de IDEA, la tradicional e influyente cumbre empresarial que sirve para testear la temperatura del establishment.

Anoche el clima era de indisimulable calentura. Aunque no se explicitó sobre el escenario de IDEA, en los pasillos se criticaba duramente a Mauricio Macri por no haber considerado a tiempo la posibilidad de activar el Plan V para intentar bloquear el revival kirchnerista. En su discurso, Vidal acompañó ese malestar general con un guiño a la platea: no mencionó en ningún momento al Presidente. La burguesía nacional lo considera piantavotos y, mucho peor, principal responsable de haber dejado el futuro argentino de nuevo en manos del “populismo”.

(Te puede interesar: El triste exilio de María Eugenia Vidal: volver a casa de mamá)

Se sabe que al “círculo rojo” no lo une tanto el amor como el espanto. El objeto principal de ese miedo no es Alberto Fernández, y ni siquiera su matrimonio por conveniencia con Cristina Kirchner. El nuevo nombre del terror es Axel Kicillof. El muy probable gobernador bonaerense a partir de diciembre asusta por la presión fiscal que, según rumorean en la trastienda de IDEA, lloverá sobre los bienes y la rentabilidad empresaria radicada en la Provincia.

(Te puede interesar: Coloquio de IDEA: de la nostalgia al volantazo)

Ante ese pesimismo, la imagen de Vidal como líder opositora representa para el establishment un contrapeso, aunque sea emocional, para transitar la era del hielo camporista. Hada madrina del “círculo rojo”, Vidal podría crecer a la izquierda de Macri y a la derecha de Kicillof, en un mágico punto de equilibrio que se parece mucho a lo que los hombres y mujeres de negocios buscan desesperadamente: el llamado “peronismo racional”. Se lo pidieron a Massa y a Lavagna. Y ahora le prenden la última vela a María Eugenia. Por eso ayer, en Mar del Plata, fue San Vidal.

(Te puede interesar: Axel Kicillof: el elegido de CFK para condicionar al próximo Presidente)

*Editor ejecutivo de NOTICIAS.

por Silvio Santamarina*

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario