Wednesday 19 de June, 2024

ESPACIO NO EDITORIAL | 03-04-2024 07:28

La salud laboral y la igualdad como derecho humano

¿Te preocupan la violencia y el maltrato laboral? ¿Tu empresa u organización está comprometida con la salud laboral? ¿Sabías que un Plan de Igualdad y protocolos de acción específicos pueden ser la clave para el éxito y la seguridad de tu empresa?

Para empezar la salud laboral son aquellas medidas diseñadas específicamente para proteger y promover la salud, el bienestar y la seguridad laboral de todos/as las personas trabajadoras. Esto implica la prevención de accidentes, enfermedades laborales como así también la promoción de un espacio laboral sano, próspero y seguro. En este contexto  #argentina a través de la ley 27.580 es uno de los 9 países que ratificó el tratado internacional (Convenio  OIT 190) que reconoce el derecho a un trabajo libre de violencia y acoso. Es el primer tratado internacional que manifiesta la corresponsabilidad del estado, empresas y sindicatos a desarrollar espacios de trabajo libres de violencia. Asimismo este convenio se aplica en sentido amplio ya que abarca la violencia y el acoso que ocurre durante el trabajo, en relación con el trabajo o como resultado del mismo, incluidas las violencias sufridas en el ámbito de la tecnología. A su vez el mismo convenio oit 190 define a la violencia en el mundo del trabajo como un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia y el acoso por razón de género. En este sentido, algunas de la situaciones más frecuentes de maltrato laboral son:

1)Acoso verbal o psicológico: lo que puede incluir insultos, gritos, burlas, desprecios, criticas constantes y comentarios humillantes.

2) Difamación: los rumores falsos o la difamación pueden utilizarse para dañar la reputación de una persona en el trabajo, lo que puede tener efectos graves en su bienestar psicológico y en su carrera.

3) Acoso/hostigamiento sexual: incluye conductas sexuales no consentidas, comentarios o tocamientos inapropiados, insinuaciones sexuales y otros comportamientos similares: incluye la violencia sexual a través de plataformas digitales.

4)Despido silencioso: es una creciente forma de acoso laboral en el que las empresas empujan a sus personas trabajadoras a renunciar sin indemnización. La empresa desmotiva a los-as trabajadores/as mediante una politica institucional de NO incentivar el crecimiento laboral. Por ejemplo: no haciendo una revisión de todos los factores relevantes de retribuciones: la clasificación profesional, la edad, la antigüedad, el tipo de contrato, el porcentaje de jornada, el nivel de estudios, el recomendable cambio de sector, la salud laboral, el ascenso, la seguridad en el trabajo, la conciliación laboral y familiar, etc.

5) Brecha de género: a)Techo de cristal: invisible pero real, limita el ascenso de las mujeres a puestos jerárquicos. b)Suelo pegajoso: las mujeres se concentran en empleos peor pagos y con menos oportunidades de crecimiento. c)Segregación horizontal: las mujeres se encuentran en sectores específicos del mercado laboral, como el cuidado y la educación.

d)Paridad: la participación equitativa de todas las personas en todos los ámbitos de la vida laboral es fundamental para una sociedad justa, prospera y segura. En el contexto empresarial, la salud laboral y la igualdad  son fundamentales para garantizar el bienestar físico y mental de las personas trabajadoras, así como para mejorar la productividad y la eficiencia en el lugar de trabajo.

Ahora bien, ¿Por dónde puedo comenzar para establecer estrategias de género para mí empresa? En primer lugar por el DIAGNÓSTICO PARTICIPATIVO: Conocer el grado de avance de tu empresa en materia de igualdad de género, Identificar las necesidades y desafíos específicos dentro de la organización, detectar las brechas de género en diferentes ámbitos como la contratación, el desarrollo profesional, la remuneración, las condiciones laborales, etc. A partir de allí, se puede realizar un plan de igualdad o acción especifico,  estos son instrumentos que contienen recomendaciones de acciones concretas para alcanzar la igualdad de trato y oportunidades de todas las personas en una empresa o institución. ¿Qué beneficios aportan los planes de acción? Reducen las brechas de género, mejoran el clima laboral, aumentan la productividad, fortalecen la imagen de la empresa.

La salud laboral, la inclusión, la diversidad y la equidad en las empresas no sólo son un derecho, sino también una estrategia de éxito. Las empresas con mayor diversidad e inclusión son más innovadoras, creativas y resilientes. La equidad beneficia a todas las personas, independientemente de su género, identidad, cultura, capacidad o edad. Cuando todas las personas tienen las mismas oportunidades, todos/as ganamos. Las empresas son más eficientes, las comunidades más sanas y las economías más prósperas.

Datos de contacto:

Mail: [email protected]

Instagram: @porjusticia.abogada

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios