Viernes 3 de febrero, 2023

SOCIEDAD | 06-01-2012 12:02

Amor para la Macri rebelde

Llevó al modelo a vivir con ella en el búnker esteño de Franco. Seducción y androginia.

Es la estrella trash de Punta del Este. Todos lo veranos, instalada en el complejo Manantiales que habita su padre Franco, Florencia Macri se las ingenia para romper los moldes en las tan correctas y chic playas del Este. “Freak”, la definen sus amigos. Vive de noche, duerme hasta tarde, baja muy poco a la playa, huye del sol y se la pasa de gira por fiestas en las casas de sus amigos. Este verano, para disfrutar de su peculiar verano encontró un nuevo acompañante tan cool y desfachatado como ella. El hombre en cuestión es Facundo Pellegrino (24), un ascendente modelo, flaquísimo y alto, que trabajó en campañas para Christian Dior y Ay Not Dead entre otras marcas, y que no se despega nunca de ella.

Son la pareja del verano en el Este. Por las tardes suelen visitar junto a sus amigos el restaurante con más onda de Manantiales, “No me Olvides”, que regentea Nicolás Palacios, el hermanastro de Flor. Allí se dejan ver, se abrazan, se tocan, se besan y posan sin pudor para el éxtasis de los veraneantes.

Ella y él

Una remera negra de Dos Minutos, la banda punk argentina, gorra negra y lentes oscuros son parte del uniforme de él. Ella elige pantalones babucha, una musculosa y una gorra amarilla. El pelo cortísimo y su look andrógino ya son su marca registrada en la más chica de los hermanos Macri. Los dos enamorados toman vino con amigos sentados sobre la vereda de “No Me Olvides”. Se los ve relajados.

Flor y Facundo se conocieron en septiembre del año pasado. Ella había terminado un mes atrás su relación con el diseñador gráfico Germán Werner y estaba en busca de contención. Al poco tiempo de conocerse se fueron a vivir juntos a un departamento que alquilaban en Palermo. Y ahora que descansan en Punta del Este, los arquitectos y decoradores están terminando de poner a punto un piso de 300 metros cuadrados sobre la porteña Avenida Del libertador que Flor compró para estar más cómoda. El nuevo hogar queda en el mismo edificio en el que vive Guillermo Coppola.

Instalados en el complejo Manantiales ,suelen almorzar con Franco Macri, el patriarca del clan, en la terraza de su departamento. Ellos duermen en el piso de abajo, que también pertenece a Franco. Desde allí tienen vista al mar y suelen esconderse de los fotógrafos que van en busca de una imagen de la familia. El departamento que Flor tiene en el mismo complejo está en obra y por eso no lo habitan. Hace un año, la joven decidió que quería modificarlo y aún no terminó los preparativos. Los amigos de ella no tienen muchas expectativas de que vaya a terminarlo en el corto plazo. “Se cuelga”, grafican. En el complejo también vive Nuria Quintela, la ex de Franco, que sigue manejando los negocios del pater familias. Entre ellas hay una buena relación, pero el estilo de Nuria es más cuidado y prefiere no compartir las rutinas de la joven Macri.

Florencia y Facundo llegaron a Uruguay el 20 de diciembre para pasar las fiestas en el Este. En Navidad y Año Nuevo brindaron en familia y luego se escaparon a festejar con todo su grupo de amigos hasta que salió el sol.

A Pellegrino, sus amigos lo describen como “un sacado”. “De él se puede esperar cualquier cosa. Es arriesgado y divertido. ¡Y si tiene ganas, puede ir a la playa desnudo!”, se entusiasma uno de sus compañeros de aventura que conoce sus atributos.

Además de modelo, el nuevo novio de flor es DJ y trabaja para la revista Regia, una publicación bimensual sobre fotografía, moda y arte urbano que se edita en papel y también se puede ver por internet. Las fotos que ilustran la revista tienen una estética bien fashion con toques punk. Modelitos con poca ropa y poses sensuales se repiten con el correr de las páginas. Él figura como asistente de dirección y además es uno de los más creativos dentro de la publicación.

¿Nueva vida?

Atrás quedó el romance de Flor con Nicolás Barlaro, condenado a tres años de prisión por el secuestro de Ariel Strajman en el 2002, que tantos dolores de cabeza le trajo a la familia Macri y sobre todo a Franco. Florencia es la más consentida por el padre que suele perdonarle todo y le permite que se aloje en su casa con todos sus amigos. Ella, dicen en su entorno, es “malcriada y caprichosa”. Y además, la más descontrolada. No les teme a los excesos ni a las frases y actitudes provocadoras. En su entorno aún no saben si fue en serio o en broma cuando les declaró, entre risas, su admiración y fascinación por la belleza de la modelo Chloe Bello, ex novia de Gustavo Cerati. “Me gustaría conocerla más”, cuentan que dijo sonriente. Por las dudas, sus interlocutores también se rieron.

Desde hace un tiempo, una de las actividades que más la entretiene es la fotografía. Armó varias exposiciones en Buenos Aires y siempre lleva una cámara digital encima. Desde que está con su nuevo novio no para de sacarle fotos. En el balcón de Manantiales estuvieron un largo rato jugando con burbujas. Ella aprovechó para retratar el alocado momento. En octubre pasado presentó una muestra de fotos en el ciclo “Buenos Aires Photo” junto a otros artistas. Parte de la exposición incluía las imágenes que Flor suele sacarle a su novio en todo momento.

Los amigos de la pareja juran que están muy enamorados y que a ella le encanta bromear con que podría tener un hijo con Facundo. El joven ya tuvo la aprobación de Franco para ser parte del clan. El ritual de ingreso es sencillo: consiste en abrirle las puertas de la casa de Punta del Este y permitir que se aloje con comodidad.

A pesar de que a ambos les gusta la noche en Punta, no suelen visitar Tequila, el boliche más exclusivo del Este. Prefieren las fiestas privadas en casas de amigos en las que tienen más intimidad. En las recorridas nocturnas los acompaña Cecil Sain, una íntima amiga de Florencia y diseñadora de sombreros y bonetes que está de novia con Pety Peltenburg, el ex socio de Poli Armentano y que fue dueño de las discos El Cielo y Buenos Aires News. Cecil tiene el mismo look que Florencia. Usa el pelo cortísimo, es hiperflaca y hasta tiene casi el mismo color de cabello.

Su agitada vida nocturna, parece buscar un descanso en la compañía de Nico Palacios, su hermanastro y confidente que vive en Punta del Este durante todo el año y que es uno de los íconos hippie chic del verano esteño. Además de “No Me Olvides” administra el restaurante “Fish & Market” donde también suele alimentar a su hermanastra.

Con nuevo novio, desinhibida y con ganas de pasarla bien, Flor Macri encara otras vacaciones en Punta del Este. Los amigos de la pareja se entusiasman con el nuevo amor, aunque también advierten: “Son explosivos. Entre ellos, cualquier cosa puede pasar”.

por Nicolás Diana

Galería de imágenes

Comentarios