Domingo 7 de agosto, 2022

ECONOMíA | 14-01-2015 00:47

Argentina, Brasil y China

Cae el comercio exterior, pero se reduce el déficit.

En 2014 el comercio bilateral con Brasil registró su peor caída desde la crisis del 2009. Las exportaciones argentinas cerraron el año con una caída del 14% mientras que las compras en el exterior cayeron 27,2%. Como resultado, el déficit bilateral se redujo sustancialmente (- US$ 141 millones). O sea que el comercio bilateral con el principal socio comercial cayó más del 21% respecto al 2013: alcanzó los US$ 28.427 millones, monto inferior incluso a los niveles comerciados en el 2008.

Otro agujero negro del ingreso de divisas al país surge del déficit comercial de la Argentina con China: alcanzará este año los US$ 6.300 millones de dólares, un 8% más que en el 2013. La cuenta comercial con el gigante asiático ha mostrado un saldo negativo creciente a partir del 2008 (en el 2007, se registró el último superávit, de US$ 77 millones). En el 2014, las exportaciones a China cayeron 17% y las importaciones un 4%. El intercambio muestra una clara asimetría: las ventas argentinas se explican por los envíos del complejo sojero y, en menor medida, por el petróleo, mientras que las importaciones se conforman por un conjunto diversificado de productos industriales. Si se analiza por rubros, el año pasado, la soja concentró el 71% de las ventas al país asiático y el aceite de soja otro 7%. El segundo rubro fue el petróleo crudo con una participación del 3%. De China se importaron fundamentalmente máquinarias y aparatos eléctricos en un 32%.

Origen del swap. En ese contexto, ya tiene media sanción del Senado el convenio de cooperación económica firmado durante la visita del presidente Xi Jinping al país. Si bien en los considerandos se reconoce la necesidad de revertir el desequilibrio comercial entre ambos países, no queda claro cómo se va a lograr. Una mayor apertura con China en términos de inversión industrial e infraestructura en “sectores prioritarios” estará acompañada por facilidades para importar bienes manufacturados de ese país. Esto no solo podría implicar desplazar producción local sino que también podría limitar la posibilidad de desarrollar las capacidades nacionales necesarias para salir a exportar bienes de mayor valor agregado. Según los analistas de abeceb, el acercamiento con China podría profundizar el proceso de sustitución de Brasil como proveedor de productos industriales en un escenario de debilidad del intercambio con el principal socio del Mercosur: en lo que va del año, las compras al país vecino se han reducido en un 25% mientras que las importaciones desde China solo lo hicieron en un 4%.

La firma de los acuerdos con China forman parte de la estrategia de acercamiento llevada adelante por la Argentina desde mediados del año pasado en el marco de la cumbre del Grupo BRICS. La iniciativa apunta a consolidar una alianza fuerte en la búsqueda de apoyo internacional político y financiero para la debilitada macroeconomía local: debe recordarse que fue en ese encuentro de los BRICS que se acordó el Swap financiero de monedas con China utilizado para recomponer las reservas del Banco Central.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios