Martes 21 de septiembre, 2021

OPINIóN | 23-02-2017 19:17

¿Se viste realmente bien Juliana Awada?

Su belleza y buen gusto son una carta ganadora, pero no está a salvo de las críticas. Por qué lo peor de su look puede resultar un acierto. Fotogalería de la visita a España.

Asistir a las demostraciones de buen gusto y elegancia de la primera dama, Juliana Awada, se ha transformado ya en una pasión para los argentinos. Y qué mejor oportunidad para disfrutarla que una visita oficial en toda regla, con el condimento de una rey y una reina como anfitriones y varias veladas y reuniones de gala en grandes palacios.

Aunque bajó del avión demasiado casual y un poco despeinada, Juliana recuperó la elegancia en el encuentro con los reyes de España. Lució un tapado rosa suave prendido con lazo en la cintura y cuello de piel -de la casa de moda preferida de Awada, Menáge à Trois- y zapatos de Valentino, color nude, con tachas -ya los había usado varias veces-.

El look estaba a la altura de la situación, pero presentó varios problemas. Primero, el conjunto era del mismo color que el de la reina Letizia. Segundo, el cuello de piel del tapado despertó rechazos varios. Aunque se aclaró que el material era sintético, muchos dudaron de que una etiqueta como Menáge, una de las más refinadas y costosas de la Argentina, usara accesorios falsos. Otro punto: usar pieles es políticamente incorrecto, aquí, en España y en el fin del mundo. Juliana, en especial porque es primera dama, debería evitarlas. Ultima objeción: el peinado recogido voluminoso, sumado a la piel, "hacía ruido" en un look tan depurado. Y, para colmo, la visión de Letizia, tan minimalista,  aumentaba la sensación de que algo sobraba.

Tercer look: el vestido de gala de Gabriel Lage. Soberbio como todas las creaciones de este diseñador, tal vez resultó demasiado escotado para sentarse al lado del rey. Juliana parecía casi desnuda respecto de los demás invitados. Y en este caso, también le jugó en contra el negro total de Letizia.

Cuarto look: Lo usó en la apertura de ARCO. El vestido tenía falda tableada, con cinturón y cuello bordado, también de Menáge à Trois. Correcto y sencillo, este no es el estilo que mejor le sienta a la primera dama.

¿En qué acierta siempre Juliana Awada? En elegir diseñadores argentinos (menos los zapatos, que en esta gira fueron de Valentino y Gucci) y en apostar a los colores y cortes que mejor le quedan y más resaltan su belleza natural.

¿En qué se equivoca? Todavía no maneja a la perfección las reglas del protocolo o la repercusión que puedan tener algunas prendas en los medios. La moda siempre dice mucho más que las palabras y cada uno interpreta el mensaje como quiere. Habrá quienes la critiquen por mucho, otros por poco.

¿Un error que es en realidad un acierto? Suele acusársela de lucir "under dressed" (vestida por debajo de lo necesario) en muchas ocasiones. Es decir, de conservar los códigos de su vida anterior y no adaptarse a la formalidad e importancia de su agenda actual.  Sin embargo (los especialistas en marketing del macrismo deben saberlo) su sencillez siempre es un punto a favor. Una primera dama que prefiere los jeans, los ponchos y las zapatillas a la Alta Costura y los tacos no deja de resultar ubicada y cercana.

Su mejor secreto es conservar, contra viento y marea, esa simpleza.

También te puede interesar

por Adriana Lorusso

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios