SOCIEDAD | 31-07-2019 12:45

Adopción en Argentina: la cara oculta del debate

Un veinte por ciento de los chicos adoptados son devueltos. Egoísmo adulto vs. carencia infantil.

Adoptar en Argentina puede llevar más de diez años y, sin embargo, el 20% de los chicos que son entregados a una familia son devueltos. Los motivos que le dan al Ministerio Público Tutelar (MPT) son diversos. Una pareja se dio cuenta de que quería un perro, y no un hijo. Otra prefería que fuera biológico, así que cuando lograron concebir restituyeron a los dos chicos que habían adoptado. Un nene recibió el peor regalo el día de su cumpleaños: sus “padres” no podían tenerlo más y volvió al hogar de tránsito en el que había vivido.

No existe ninguna ley que diga que el Estado le tiene que dar a un adulto, un hijo. Tiene que haber una reforma cultural para que se entienda que es un instituto para satisfacer el derecho de los chicos y no una demanda de los adultos”, explica Yael Bendel, asesora general tutelar del MPT. En esa línea, agrega: “Creo que el 90% de la cuestión pasa por ahí. Si van a adoptar para darle una familia, para cuidarlo, para amarlo, no va a importar el lío que haga después o los problemas que se vayan suscitando. Ahora, si lo adoptan para tener una familia perfecta, para cubrir el deseo de hijo, para cumplir con los mandatos sociales, ahí suceden las devoluciones, porque van a empezar los conflictos que tenemos todos”.

“No lo quiero más”. En el Consejo de los Derechos del Niño están acostumbrados a escuchar esa frase seguido. Cuatro palabras que alcanzan para justificar la “devolución” de un hijo. Entre 2017 y 2019 hubo 61 niños sobre un total de 300 —según los informes del MPT en CABA— que, luego de la ilusión de tener una familia, fueron nuevamente abandonados. “Esto no es lo que yo soñaba”, se excusan los adoptantes. La expectativa frustrada frente a su ideal de adopción y el comienzo de la adolescencia son los motivos más frecuentes que los llevan a desistir.

(Te puede interesar: Nicola Costantino: “La maternidad está mal transmitida”)

Isabel Boschi, psicóloga especialista en familia y sexualidad explica: “La idea de cómo imaginan la paternidad y la maternidad tiene que ver con estructuras muy complicadas de la sociedad. El lugar en que se ponen un hombre y una mujer cuando pueden procrear es un certificado de ‘normalidad’, de realización, con toda la idealización que eso implica”.

Chicos-grandes. En el país hay 4.580 personas inscriptas para adoptar y 2.731 niños en estado de adoptabilidad. El problema: los futuros padres tienen demasiados requisitos y sus pretensiones no coinciden con los chicos que esperan a tener un hogar. La mayoría de ellos (el 70%) están en etapa escolar, pero el 89% de los postulantes quieren bebés de hasta un año. El 70% (que incluye al primer grupo), aceptan niños de hasta cuatro años. El 17% de hasta ocho años y solo el 1%, de hasta doce.

Aunque se encontraran en el rango de edad más buscado, las posibilidades para los niños que anhelan una familia quedan reducidas a un porcentaje muy pequeño por otras cifras. El 44% de los inscriptos no quieren grupos de hermanos, el 51% acepta hasta dos y solo el 5% hasta tres. Por último, el 84% no adoptaría un hijo que tenga problemas de salud.

(Te puede interesar: El lado B de ser mamá: una nueva mirada desmitifica la maternidad)

“Es fundamental concientizar y rediscutir la concepción romántica de la maternidad y la paternidad, trabajando sobre los prejuicios y preferencias de los pretensos adoptantes, porque sino los chicos van quedando en hogares y cuando cumplen 18 años tienen que irse y quedan sin ningún tipo de contención”, señala Andrea Petrone, abogada, concejal de Río Cuarto (Córdoba) y creadora de la campaña nacional “Por Nuevas Normas para la Adopción” .

Doble abandono. Después de catorce años, una adolescente que había sido adoptada cuando era chica fue “devuelta” por sus padres, que alegaron que generaba demasiados conflictos. No fue el único caso. Hubo una seguidilla de situaciones similares, en las que las dificultades de la adolescencia parecían pesar más que el deseo de criar a un hijo. De las 61 devoluciones que registró el MPT, 47 eran de chicos que tenían entre 9 y 17 años. Solo tres correspondían a niños menores de 3 años, pero esos casos existen más de lo pensado.

Hace tiempo, un bebé fue devuelto a los siete meses porque le detectaron una enfermedad que en sus primeros días de vida no tenía. Y sobran las experiencias en las que un adulto acepta a adoptar a un grupo de hermanos en los que hay un bebé, pero luego intenta restituir a los más grandes. “La devolución es un segundo abandono, pero la construcción es distinta: parecería que se lo llevan como prueba. Vuelven a los hogares destrozados. El trabajo es muy difícil, a veces, irreparable. Los chicos no lo pueden creer, porque ellos apostaron a una familia y los padres no los quisieron, otra vez. El vínculo de confianza, el amor, la esperanza de tener una familia ya está quebrada”, advierte Bendel.

(Te puede interesar: La agenda hiperactiva de los bebés de hoy: cómo estimularlos sin abrumarlos)

Soluciones. Aunque se presentaron diversos proyectos de ley que buscan modificar el sistema de adopción, y suenan algunas propuestas como exigir la cuota alimentaria a quienes devuelven niños y penalizar la entrega directa —sucede en el circuito ilegal—, todos los especialistas consultados por NOTICIAS insisten en que la principal transformación debe ser cultural e implica dejar de ver la adopción como una solución para los adultos.

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario