lunes, diciembre 9, 2019

COSTUMBRES | 13-08-2019 15:56

Juguetes sin género: ¿una tendencia que llegó para quedarse?

Los productos para los chicos son un símbolo de los cambios sociales en contra de los estereotipos. Cómo se adaptan la familia y la industria.

Cuando su grupo de amigas le preguntó a Carla Manzella qué quería que le regalaran a su hijo Juani para su cumpleaños de dos, no lo dudó: pidió una cocinita de juguete. Hacía tiempo que lo veía volverse loco cada vez que se encontraba con una en casas de amigos o en el colegio y le pareció ideal. Ni ella ni su marido Fernando consideraron jamás que aquél pudiera ser un juguete “de mujeres”, y a Juani el regaló le fascinó. “Para mí, ni los colores ni los juguetes tienen género. Es la sociedad la que determinó eso, y es una traba que tenemos que empezar a romper. Cada nene tiene que jugar con lo que le divierta, le interese y lo concentre”, opina Carla.

Como ella y Fernando, son cada vez más los padres que abolieron los prejuicios a la hora de elegir juguetes para sus chicos. En tiempos de “deconstrucción”, cuando todos los estereotipos se ponen bajo la lupa, aquellos con los que se forma a los niños también están ganando una nueva mirada. Y así como hay chicos que juegan con cocinitas, también hay chicas que prefieren un disfraz del Hombre Araña o una pista de autitos. Lo notan los padres, lo notan los docentes y profesionales y de a poco también lo registra la industria, que comienza a responder con productos y sobre todo, con un asesoramiento de ventas acorde a esta nueva apertura de pensamiento.

(Te puede interesar: Feminismo futbolero: furor por la selección argentina)

Emular roles. No hay duda de que las muñecas son uno de los juguetes históricamente “femeninos”. Desde chicas, a las mujeres les gustaba peinarlas, vestirlas, darles de comer y llevarlas consigo a todos lados. Dentro de este rubro, sin embargo, los bebotes son un tanto diferentes. Son muñecos pero su foco no está puesto tanto en lo estético como en el rol que cumplen, y así atraen a niños y niñas por igual. “Cuando abrimos nuestro primer local en Quilmes, empezamos a ver cómo los nenes conectaban con el bebote. Lo ponían en el cochecito, lo hacían pasear y hasta se lo ponían como a caballito. Y la reacción de los padres, sobre todo de los hombres, era anular ese impulso de los chicos. Veíamos como una bajada de ‘esto es más para tu hermanita’”, describe Marcela Laje, encargada de Comunicación de la marca Le Bebot, creadores de bebotes en diversos tamaños sumamente realistas.

“Mi papá cuenta que él jamás cambió un pañal, y en cambio hoy mi marido tiene una participación activa en la crianza de nuestros hijos. Entonces, ¿por qué anular ese instinto del nene que solo está reproduciendo lo que el papá, su referente masculino, hace con él?”, plantea.

La búsqueda de mayor igualdad de derechos por parte de la mujer también significó un cambio en el tablero de las rutinas familiares. Y así como ellas hoy ocupan espacios tradicionalmente destinados a los hombres, ellos comenzaron a hacerse cargo de cuestiones que antes se pensaban como netamente femeninas. Entre ellas, el cuidado de los chicos. Algo que hoy los niños buscan emular en el juego.

(Te puede interesar: Feminismo con código de barras)

“Ya tenemos casos en los que el padre no tiene ningún problema, y los chicos tienen más de un bebote y vienen a buscar el huevito y accesorios, lo sacan a pasear en cochecito y no hay ningún prejuicio de por medio”, describe Laje. Los padres comprenden la importancia de respetar la elección de los chicos, entendiendo que el juego, sobre todo en la primera infancia, es tanto exploración como emulación.

Para María Ferrer, creadora de Bolonia Kids, un emprendimiento de cocinas y juguetes de madera, la venta de sus productos a varones es un punto en crecimiento. “Si bien sigo vendiendo más para mujeres, la cantidad de gente que compra para varones va subiendo. Y sobre todo me piden mucho tonos que podríamos considerar 'unisex'. Blanco y negro y blanco y verde son las dos combinaciones de colores que más vendo. Es más, diría que el rosa se está dejando de usar, es el modelo que menos sale”, apunta.

Junto a su socia, Carina Barrientos, realizan cocinas pero también parrillas, carritos de supermercado, juegos de ollas, heladeras, cafeteras y hasta un horno pizzero, entre otros productos culinarios a escala infantil. Y mientras los abuelos son los que más eligen los colores clásicos como rosa y celeste, la gran mayoría de los padres se decanta por los tonos neutros y el estilo más limpio y minimalista. En esa línea, el producto más vendido es la ‘cocina IKEA’, que usó de inspiración a la marca sueca y está diseñada imitando los azulejos estilo ‘subway’, con base blanca y detalles negros. “Esa es una tendencia del diseño que elegimos adaptar para estos juegos, y combinó muy bien con esta movida de evitar la distinción por géneros”, apunta Ferrer.

Tanto en el caso de Le Bebot como en Bolonia Kids, sin embargo, quienes compran invirtiendo los géneros clásicos son los padres. “A un varón que no es tu hijo todavía no está tan normalizado que le regales un bebote”, sostiene Laje.

(Te puede interesar: El lado B de ser mamá: una nueva mirada desmitifica la maternidad)

Educar a la industria. En este camino de reaprendizaje de roles, las compañías de juguetes también debieron replantearse su asesoría de venta y su enfoque de marketing. En la empresa Giro Didáctico, por caso, el año pasado abordaron el Día del Niño desde la propuesta de jugar con libertad y bajo el lema “ni rosa ni celeste”. Así, en su vidriera podía verse una chiquita disfrazándose de superhéroe y un varón saltando a la soga o cocinando. “Es muy común que un nene de dos años quiera limpiar la casa, y en el mercado cuesta conseguir juguetes de limpieza que tengan colores unisex, siempre son o lila o rosa”, ilustra Laura Weisvein, una de las fundadoras de la marca.

A los vendedores, en tanto, en Giro Didáctico se les pide que ya no pregunten si quien recibe el regado es varón o mujer. “Hoy sólo consultan si la persona que compra conoce al chico y si sabe a qué le gusta jugar. Lo decidimos porque no queremos esquematizar ni herir susceptibilidades, y también para no restringir la creatividad del que recomienda”, describe Weisvein.

Desde el lado de la clientela, asegura ver también otra conversación entre las parejas. Mientras antes las madres tal vez dudaban frente a un cierto producto no obvio para el género de su hijo por miedo a lo que diría el padre, hoy ese tema se charla abiertamente y se percibe mayor apoyo de ambas partes. “Se ve una aproximación mucho más abierta. Creo que los padres están entendiendo que lo que se refleja e imita es su rol. ¿Por qué va a negarse a comprarle un bebote si él mismo le cambia los pañales a su bebé?”, razona la socia gerente.

(Te puede interesar: Los superheroes imperfectos invaden la tele)

Entre los juegos que fueron democratizándose señala las cocinas y los artículos de limpieza, pero además agrega los disfraces (“hay chicas que piden el del Hombre Araña; creo que ayudó mucho que se hayan sumado heroínas a las clásicas películas o series”) y los juegos de arte.

Abrir el juego. Suele decirse que los chicos son sabios. Carentes de prejuicios y vírgenes aún de dogmas sociales, ellos juegan libres y sin necesidad de adosarle un significado extra a cada juguete. Cuando algo los divierte, lo eligen sin ninguna noción de las connotaciones involucradas en cada elección. Quienes terminan poniéndole ese peso son los adultos, a quienes en verdad hay que reeducar.

“Tenemos que cambiar nuestros paradigmas. La mayoría de nosotros fuimos criados bajo la creencia de que las muñecas son para las nenas y las pelotas para los nenes. Que el rosa es de mujeres y el celeste de varones. Y si por ejemplo una nena jugaba con una pelota, era vista como ‘varonera’ o ‘bruta’. Esta nueva ola plantea que sólo son juguetes y son para jugar, sin importar el género”, sostiene Laura Turner, psicopedagoga y miembro de un equipo interdisciplinario dentro de la Dirección General de Cultura y Educación. Y es que para enseñarle igualdad a los niños, es vital que sean las generaciones mayores las que cambien la forma de ver el juego y se apropien de estos nuevos conceptos. Que hagan tabla rasa a lo aprendido acerca de las diferencias entre géneros y consideren a los chicos con la mente abierta.

Aunque visible, para la especialista este camino aún tiene un largo recorrido por hacer. En especial porque debe atravesar a todos: padres, madres, docentes, profesionales que trabajan con niños y comerciantes e industria. “Porque a pesar de que el cambio está en auge, seguimos encontrando el huevito de chocolate rosa y celeste”, dispara. Aportar a esta nueva concepción será vital para propiciar una niñez con más oportunidades, donde los chicos puedan jugar a todo y explorar con libertad sus posibilidades. “Negarles el juego puede ser negativo, porque a ese chico se le está frustrando su expresión de deseo”, advierte Turner.

(Te puede interesar: La hora de las femibandas: rock, punk, recitales y feminismo)

Ahora bien, ¿qué decirle a un padre o madre que tiene dudas sobre si dejar que su hijo juegue con determinado producto? Según la especialista, se les explica que no hay nada en un juguete que sea unidireccional y unicausal.

“El juego involucra muchas áreas, y somos los adultos los que le damos un significado desde nuestros miedos y expectativas. El niño simplemente está explorando, jugando, y nada más. No le está poniendo el peso que nosotros le ponemos”, apunta la profesional. De hecho, cuantos más juegos y actividades exploren los niños, más se estará propiciando un desarrollo integral y libre.

Uno de los grandes deseos de cualquier padre es ofrecerle a su hijo la mayor cantidad de posibilidades en la vida. Pues abrir el juego, en el sentido más literal de la frase, es una de las mejores formas de iniciar ese camino.

por Vicky Guazzone

Galería de imágenes

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario