SOCIEDAD | 12-03-2016 13:31

La reclusión total de Aníbal Fernández

El ex candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires está solo y no le atienden el teléfono. Planea una venganza contra sus enemigos.

Los días mediáticos de Aníbal Fernández, el ex jefe de gabinete de Néstor y Cristina Kirchner, y ex candidato a gobernador bonaerense, parecen haber quedado en el olvido. Hoy está recluido en el Club de Campo Toca y es vecino de su amigo y hombre de confianza, José Luis Meiszner (ex secretario de la Conmebol investigado por la Justicia estadounidense por el FIFAgate). Y desde allí planea su venganza.

Se dejó crecer la barba y, según sus allegados, su estado de ánimo da miedo. Y si bien muchos lo señalan como "el mariscal de la derrota" en las últimas elecciones presidenciales, él culpa a Cristina Fernández por haberlo mandado a competir en elecciones internas en vez de designarlo directamente como hizo con Daniel Scioli.

Hoy, el teléfono de Aníbal ya no suena como antes y, cuando llama él, muchas veces no lo atienden. Él siente que está solo.

Por si fuera poco, hay dos jueces que le quitan el sueño: Claudio Bonadío , quien lleva adelante la causa sobre irregularidades en el plan "Qunita" y María Servini de Cubría, la responsable de investigar "el tráfico de medicamentos" y el triple crimen. En la primera está procesado junto a otros 22 empresarios y funcionarios y podría dejarlo tras las rejas.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario