lunes, noviembre 18, 2019

SOCIEDAD | 17-06-2019 13:09

Encuesta: padres y autoritarismo

Nuevo sondeo exclusivo de la consultora fundada por Durán Barba sobre cómo somos los argentinos. Hoy: la mano dura en la familia.

Cuando Adorno escribía sobre la personalidad autoritaria, encontró que buena parte de quienes tenían una tendencia al autoritarismo eran quienes tenían una posición machista y vertical sobre la autoridad familiar. En algunas sociedades era común ver la predominancia de la figura del padre. Era quien tomaba las decisiones, ponía las reglas y dirimía cualquier desaveniencia. Era el decisor normativo pero también moral que determinaba lo bueno y lo malo, lo permitido y lo prohibido. El mundo cambió notablemente en los últimos años y la horizontalidad prevalece en las decisiones del hogar y de la vida en general.

Algunas posiciones anticuadas trasladan este enfoque al funcionamiento social paternalista. Observamos que estas visiones buscan organizarse de tal forma que la autoridad y protección se concentren en un líder o una institución todopoderosa, mesiánica. El Estado y el Caudillo adoptan estilos paternalistas y autoritarios con el supuesto fin de resguardar y guiar a los demás. De indicarles cuál es el buen camino. El problema surge cuando en este esquema no se toleran las libertades y la autonomía de los individuos.

(Te puede interesar: El derrumbe del patriarcado)

Nos pareció interesante investigar en qué medida existieron patrones paternalistas en las familias, y si estos siguen estando vigente en nuestros días entre los argentinos. En el conjunto del país y en la Provincia de Buenos Aires, un tercio de los encuestados nos cuenta que cuando eran niños quien tomaba las decisiones era el padre de la familia. En la Ciudad Autónoma este porcentaje se reduce al 20%. Los resultados nos muestran que la predominancia del padre existía pero no de manera abrumadora con el rol decisor dentro del núcleo familiar y que fue disminuyendo a lo largo de los años al punto de que hoy los más jóvenes indican que fue la madre quien tomaba las decisiones en la casa cuando eran niños. En la gran mayoría de las familias argentinas, las decisiones las tomaban juntos.

Cuando indagamos acerca de si los patrones paternalistas siguen existiendo, los resultados son interesantes: para aproximadamente seis de cada diez argentinos, el jefe del hogar debe ser compartido tanto entre la madre y el padre; este porcentaje asciende a siete de cada diez cuando vemos los datos en la Ciudad de Buenos Aires.

(Te puede interesar: Nicola Costantino: “La maternidad está mal transmitida”)

Sin embargo, observamos que en la Provincia de Buenos Aires, prácticamente no ha habido cambios con respecto a la figura paterna en comparación a lo que ocurría y lo que creen que debiera ser: así, para el 29%, el padre debe ser el jefe del hogar. Esta idea parece reforzarse entre el segmento más joven, donde vemos a un 36% inclinándose hacia la figura paterna. Esto mostraría, para Adorno, un lugar mucho más fértil para liderazgos de carácter autoritario.

Los cambios culturales se van dando de manera paulatina y es de suponer que la revolución de las comunicaciones y las luchas de las mujeres en estos años podrían ayudar a revertir esta postura de la gente que vive en la Provincia. Aún así, la gran mayoría de los argentinos se aleja de ideas atrabiliarias y propone como ideal que las decisiones en el hogar se tomen en conjunto.

En junio, celebramos el Día del Padre como homenaje a los padres biológicos o sociales en la diversidad de familias argentinas. Inicialmente se celebraba esta fiesta en agosto, en conmemoración al nacimiento de Merceditas, la hija del general San Martín, pero años después nos acoplamos a la fecha internacional en el tercer domingo del mes de junio. Si bien existen amplias campañas comerciales orientadas al consumo, no se ha perdido la esencia principal de este día entre los argentinos para reunir a la familia

por R. N.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario