Martes 29 de septiembre, 2020

SOCIEDAD | 01-08-2019 15:44

Quién era Linette Guerra, la fallecida bróker de Claudia Villafañe en Miami

Fue quien le armó sociedades en Miami a la ex de Maradona para adquirir los departamentos cuestionados judicialmente por "El Diez". Qué otros clientes famosos tenía.

“Sólo quiero mi plata”. Fueron las palabras que utilizó en su momento Diego Maradona para justificar el reclamo de los 80 millones de pesos que le exigía a su ex, Claudia Villafañe. Este dinero, según la auditoría que ordenó en 2014, habría estado invertida en propiedades ubicadas en Miami. Y en medio del escándalo surgía un nombre hasta ese entonces desconocido: Linette Guerra, una bróker estadounidense, hija de cubanos, que habría sido la pieza clave para el armado de las sociedades con las que se habrían comprado los departamentos reclamados por "El Diez", la misma agente de bienes raíces que falleció ayer por causas aún desconocidas.

En los movimientos inmobiliarios cuestionados, Claudia no estaba sola. Dalma y Gianinna Maradona, las dos hijas del jugador, también formaron parte de algunas de esas sociedades armadas entre Villafañe y la fallecida Guerra. Es que esa era una maniobra legal que utilizan los brókers en Miami para que los clientes que les compran departamentos paguen menos impuestos –sobre todo eviten el impuesto a la herencia– a la hora de realizar la transacción inmobiliaria. Todo gracias a Linette, quien junto a su marido, Mariano Pastor, supo gestar una cartera de clientes importantes que la llevó a convertirse en la agente de los famosos argentinos.

Amigas y socias. Claudia y Linette se conocieron en el ’98, en el palco que Diego tiene en la cancha de Boca. Las juntaron amigas en común de la farándula argentina y se hicieron muy compinches. Además, Linette tenía muy buena relación –y algunas sociedades en común– con su colega Osvaldo Díaz, el bróker que armó las primeras dos sociedades de las Maradona en Miami: “Gia Dal Mar Copr.”, creada en 1999 por Claudia, Dalma y Gianinna; y “Giamar 1606 inc.”, armada en el 2003 sólo por Claudia. En ninguna de estas dos sociedades figura Diego. Y, según los informes de la División de Corporaciones del Departamento de Estado de Florida, ambas se encontraban inactivas a la hora de los reclamos de "El Diez".

Linette había comenzado a trabajar con Claudia a partir del 2006, tres años después de que su amiga se divorciara de Maradona. El 13 de noviembre de ese año crearon “Giamar 2207 LLC”, integrada por Claudia Villafañe y por Gianinna Dinorah Villafañe, y “Dalmar 0487 LLC”, de la que forman parte Diego, Dalma, Gianinna, Claudia y su íntima amiga, Silvana Ekshian. Ambas se mantenían activas al momento de la presentación judicial.

En el 2008, un año después de anunciar que se haría un complejo habitacional en Miami que llevaría el nombre “La Mano de Dios”, Linette armó una nueva empresa para las mujeres del Diez: “Giamet 2503 LLC”. Esta sociedad se creó y se desactivó en pocos días.

Estaba conformada por Claudia Dalma y Gianinna, con Guerra como agente registrada, y, según los abogados de Maradona, habría sido usada para realizar la compra y venta de un departamento en la que se habría obtenido una ganancia de casi un millón de dólares.

En la actualidad, Maradona no sólo denunció que Claudia tendría tres propiedades en Miami por un valor de 6 millones de dólares y que las habría comprado como inversión cuando Diego se peleó con Guillermo Coppola, sino que además su abogado en Miami,  Eduardo Rodríguez, denuncia que Villafañe estafó a "El Diez" y dice que pedirá su indagatoria.

Sucede que en el supuesto momento de la adquisición de estas propiedades, el jugador le había hecho un poder a Villafañe para que cuidara de su dinero. “Diego estaba muy mal. Él le entregó un poder ‘absoluto’ a Claudia, el cual tuve en mis manos. Ella, viendo que él iba derecho a la banca rota, decidió invertir acá”, le explicó en su momento a NOTICIAS una abogada de Miami, amiga de Villafañe. Pero el problema no era ese, sino que Diego no se habría enterado por Claudia sino por la auditoría que orden{o en 2015 de la existencia de estos departamentos: Uno está ubicado sobre la avenida Alton Road y lo habría pagado 208.500 dólares; otro en el lujoso complejo “The Beach Club Hollandale” por un valor de 560.000 dólares y el último en el exclusivo Yacht Club Portofino. Estas compras se hicieron a través de las únicas dos sociedades que entonces se encontraban activas y que fueron creadas por Claudia y la fallecida Linette.

“Mantengo la privacidad de mis clientes. Hace 18 años que soy bróker de ‘La Playa Properties’. Mi cartera de clientes en Estados Unidos, Latino América y Europa se mantiene con confidencialidad”, se limitó a responder en ese momento Linette a NOTICIAS al ser consultada sobre su amistad con Claudia y su participación en la formación de las empresas que desataron la ira de Diego.

Sociedades para todos y todas. Linette no sólo era muy buena a la hora de vender propiedades, además conocía a la perfección una maniobra legal en Estados Unidos que les hacía pagar menos impuestos a sus clientes. Eso, sumado a que ella siempre supo rodearse de famosos con dinero y dispuestos a invertir en su país, la llevó a convertirse en la bróker preferida de los famosos.

El país del Norte será la mayor potencia mundial, pero no logra escapar a los artilugios legales de los latinos a la hora de evadir impuestos. Y la forma que encontraron es la creación de sociedades. De esta manera se obtienen dos beneficios: evitar pagar el impuesto a la herencia y descargar impuestos a la hora de realizar una transacción inmobiliaria. Sucede que, a diferencia de la Argentina, en Miami es posible crear y disolver una sociedad con sólo cargar algunos datos personales y hacer un click. El costo de esta maniobra ronda los 500 dólares y puede hacerse por internet. Pero para esto es necesario tener un contacto local, quien aparecerá en los papeles como “Agente registrado”. En los casos de las ventas de Linette, la “agente” era ella misma.

Para los ricos y famosos argentinos no es un problema invertir en Miami por medio de sociedades, sino que el tema es declararlas en la Argentina. “Para comprar un inmueble en Miami es mejor hacerlo por medio de una sociedad, es legal y no te genera ningún tipo de inconveniente. El problema lo tienen quienes no declaran las sociedades ante la AFIP”, le explicó a NOTICIAS un empresario que poseía una sociedad junto a Linette. Y ese es otro de los escollos que deberán enfrentar Claudia, Dalma y Gianinna ante la entidad recaudadora de impuestos de nuestro país, que ya las está investigando.

Según se desprendía de la auditoría que los abogados de Maradona, Víctor Stinfale y Matías Morla, le presentaron a Claudia Villafañe y su letrado Fernando Burlando, el reclamo no es sólo por los tres departamentos que Claudia tiene en Miami, sino también por las ganancias obtenidas de transacciones inmobiliarias realizadas en los EE.UU., operaciones que superarían millón de dólares.

En el 2000, tres años antes de separarse de Diego, Claudia –según la denuncia de "El Diez"– habría adquirido dos departamentos alegando ser soltera: uno ubicado en la avenida Alton Road, valuado en 196.225 dólares, que habría sido vendido en el 2011 en casi 300.000 dólares; otro en el Yacht Club Portofino tazado en 291.700 dólares, que fue vendido el mismo día, obteniendo una ganancia de 50.000 dólares. En el 2002, Claudia habría comprado una tercera propiedad por 715.900 dólares, que habría vendido en el 2011 por 1.850.000 dólares.

En marzo del 2003, Diego y Claudia se separaron. Al poco tiempo, el Diez le otorgó un poder “absoluto” a Claudia para que administrara sus bienes. Cuatro años pasaron del día de la firma del divorcio cuando Claudia volvió a invertir en Miami.

El conflicto tuvo momento en el que estuvo a punto de saldarse en silencio. En secreto, poco después de iniciado el reclamo, Diego y Claudia, junto a sus abogados, tuvieron una reunión secreta en la que los letrados llegaron a pactar cerrar el reclamo con la recuperación de los 3 millones de dólares que la madre de Dalma y Gianinna poseería en una caja de seguridad de Uruguay. Pero esto quedó en la nada cuando Diego, según contó un allegado del Diez, miró a la cara a Claudia y la trató de “ladrona”. Claudia se enojó, se levantó y se fue.

En la actualidad. Diego y Claudia siguen peleando. Y esta mañana se despertaron con la noticia del fallecimiento de Linette, una de las pocas personas que sabía la verdad.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios