SOCIEDAD | 17-10-2019 19:01

Uno de los asesinos de Cabezas recibe un plan del Gobierno para estudiar Derecho

Horacio Braga prendió fuego el auto donde estaba, esposado, el cuerpo del fotógrafo de Noticias. Ahora percibe 8.437 pesos por mes del programa "Hacemos Futuro" de Desarrollo Social. Cómo rehizo su vida.

A más de 22 años del crimen de José Luis Cabezas, uno de los asesinos del fotógrafo, Horacio Braga, busca rehacer su vida en La Plata. Según confirmó el Equipo de Investigación de Perfil Educación, el ex "hornero" trabaja como procurador para distintos estudios de abogados, vende pan casero y cobra una asignación mensual otorgada por el Ministerio de Salud y Desarrollo Social que conduce la ministra Carolina Stanley.

Braga es uno de los cuatro ladrones del barrio platense de Los Hornos que fueron convocados por policías bonaerenses para participar del crimen del fotógrafo de la revista Noticias en 1997. Fue el que prendió fuego el auto donde estaba el cuerpo, esposado, de Cabezas. El programa de subsidios que recibe Braga es la nueva versión del plan Argentina Trabaja y Ellas Hacen de la gestión kirchnerista. Ahora se llama Hacemos Futuro y lo perciben 250 mil personas.

Según el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, el plan Hacemos Futuro busca "promover el acceso a la educación formal, prácticas formativas de libre elección y a la salud, para esto los titulares reciben un subsidio, el cual se cobra mediante una tarjeta del Banco Nación, cuyo fin es incrementar su autonomía económica y fortalecer su inclusión laboral". Braga cobra mensualmente por parte de la Anses un monto de 8.437 pesos.

Se hizo beneficiario de este plan a través de la organización Tupac Amaru que lo contactó por ser parte del "Frente de Liberados", un grupo que fundó Braga junto a otros ex convictos para fomentar su reinsercion social. Esto fue en octubre de 2015, a dos meses de que la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner dejara el gobierno.

Desde aquél entonces no fue lineal el cobro. En diciembre de 2017, Braga fue suspendido por no presentarse a actualizar sus datos. Solicitó un nuevo turno y se reintegó en junio de 2018. Voceros de Salud y Desarrollo Social confirmaron la información al Equipo de Información y justificaron el beneficio otorgado, ya que Braga "actualmente se encuentra cumpliendo con los requisitos obligatorios que le permiten seguir siendo parte del programa". ¿Cuáles son los requisitos del beneficio? El relevamiento o actualización anual de datos, la presentación de un certificado de educación formal obligatoria y un certificado anual de salud.

Libre desde mediados de 2018, Braga cumplió su condena con la Justicia y hoy reparte su tiempo entre su rol como procurador, la venta de pan casero y su familia. También planea conformar una cooperativa para fabricar bloques de cemento en Punta Lara, localidad balnearia del partido bonarense de Ensenada. Sin embargo, según reconoció ante el Equipo de Investigación, Braga se siente un "leproso" que no puede conseguir un trabajo estable por haber sido parte de la banda que planificó, ejecutó y encubrió el macabro plan perpetrado en una cava de General Madariaga enero de 1997.

Hace poco protagonizó una 'fake news' que lo vinculaba a Florencia Saintout, candidata a intendenta del Frente de Todos en La Plata y presidenta del bloque de Unidad Ciudadana en la Cámara de Diputados bonaerense desde 2017. "Primero me llamó gente del intendente Julio Garro para ensuciarla a Saintout y del kirchnerismo local también me llamaron para que blanquee que no había ningún vínculo", comentó Braga para esta investigacion.

Cada quince días se cruza en los Tribunales de La Plata con quien lo reclutó para el crimen: el expolicía, y ahora cuestionado abogado, Gustavo Prellezo. "Baja la cabeza cada vez que lo veo. Ni buen día nos decimos", declaró Braga. La rivalidad entre ambos es muy fuerte, hasta llegaron a golpe de manos en la cárcel, y tiene razón de ser: el líder de aquél crimen acusó en abril de 1997 a Braga de ser el que disparó el arma que mató a Cabezas.

Braga ya no reside en Los Hornos, barrio de La Plata en donde lo reclutaron junto al resto de la banda. Pero a ese lugar regresa cada tanto para visitar a sus padres. Hoy vive de forma modesta junto a su esposa y sus hijos de 4 y 10 años. Y planea rendir los últimos exámenes que adeuda de la carrera de Abogacía en la Universidad de La Plata, lo cual le permite contar con el beneficio social. Debe dos materias: Notarial y Derecho Internacional Privado.

Se autodefine como "peronista", aunque tiene recuerdos amargos de la gestión kirchnerista. Tuvo un paso relativamente fugaz por la cooperativa de trabajo textil Kbrones, de la Unidad Penal N° 12 de Gorina. Se trata de una de las primeras empresas cooperativas creadas en la Argentina para cubrir las necesidades de trabajo de quienes salen de la cárcel y hoy tiene una importante cartera de clientes privados. También tuvo un impulso clave en el Ministerio de Desarrollo Social, de la mano de la entonces ministra Alicia Kirchner, tanto en la compra de maquinarias como en contratos de fabricación. Y marchó en la última movilización por el 24 de Marzo junto a una columna de ex presos.

Para Braga, haber formado parte del crimen de Cabezas lo eyectó del proyecto ya que "políticamente quemaba" y la cooperativa ya estaba en condiciones de ser contratada por el Estado. “Él tuvo un trato correcto acá, como cualquier persona que ha pasado. Siempre expresó que quería que le demos una mano, que quería cambiar. Quisimos ayudarlo", explicó para esta investigación Julio Fuque, presidente de la cooperativa.

"Hace un año y medio que pagué mi deuda. Todavía estoy peleando con el tema de los antecedentes para que llegue la extinción de la pena para, por ejemplo, poder salir del país. Aún no tengo posibilidad de hacer el pasaporte y no aparezco en los padrones electorales. No puedo votar", se quejó Braga.

A los 47 años se siente discriminado. Dice que sabe computación, que tiene hasta quinto año de inglés cursado y que estudia Diseño Gráfico, pero no consigue trabajo. "Todo por culpa de mis antecedentes y la carga pública que traigo por la cagada que me mandé de pendejo. Soy un fuego que quema", aseguró.

Los integrantes de la banda que asesinó a Cabezas fueron condenados pero hoy gozan de todos los privilegios de la libertad. Sin embargo, cada 25 de enero se transforma en una fecha oscura. Uno de los estudios en donde trabaja Braga está justo enfrente del monumento al fotógrafo de Noticias en La Plata, en 6 y 51. Durante el último aniversario, Braga pasó cerca del acto que realizaban colegas y periodistas y prefirió esquivarlos. "Lamentablemente no me puedo esconder. Nunca lo hice porque, judicialmente, no le debo nada a nadie", declaró ante el Equipo de Investigación.

Por el remordimiento que dice tener por el crimen cometido, Braga constantemente pide "perdón" al igual que lo hizo en una carta que le enviaron Los Horneros el 15 de junio 1997 a la familia Cabezas, cinco meses después del asesinato.

A Gladys Cabezas, hermana del fotógrafo de Noticias, la noticia de que Braga cobra un subsidio por estudiar Abogacía no la sorprendió. "Va a seguir siendo un asesino toda su vida. Dice que no le debe nada a la sociedad, pero le debe algo a alguien: a los hijos de José Luis por haberle quitado la vida de su padre", completó Gladys ante Equipo de Investigación.

*Del equipo de Investigación de Perfil Educación.

por Pablo Rodríguez

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario